Au Champ Des Morts: Dans la Joie

Image result for au champ des morts

Para finiquitar las reseñas de lanzamientos destacados del pasado mes de Enero he tenido mis dudas. Inicialmente pensé en comentaros acerca de lo ofrecido en el enésimo trabajo discográfico del rubiales de Ty Segall, obra disfrutable si bien lo cuál tampoco es excesivamente noticiable, y posteriormente se me pasó por la cabeza la teatral y entretenida obra de Foxygen titulada Hang. Del disco de Japandroids no me he olvidado, simplemente el mal sabor de boca me impide aportar nada nuevo a lo que comenté para DiabloRock. Al final, me he decantado por abrazar la oscuridad y darle espacio a una banda pequeñita francesa, Au Champ Des Morts, y el que ha sido su primer elepé titulado Dans la Joie.

En primer lugar, considero necesario recalcar mi condición de seguidor muy esporádico y puntual de un subgénero como el black metal. Igual de cierto es, que a raíz de todas las corrientes de vanguardia que fusionan la tradición black con un sinfín de otros subgéneros he conseguido adentrarme en una serie de bandas con las que sí disfruto en vertientes más melódicas de dicho género. De esta forma, bandas bajo la etiqueta de blackgaze como Altar of Plagues y sobre todo Deafheaven y Alcest se han convertido en los últimos tiempos en parte relevante de mi sustento musical. Precisamente vecinos de los últimos son el cuarteto Au Champ Des Morts. Una banda comandada por Stéphane Bayle, veterana figura que ya en su día estuvo asociado al género con Anorexia Nervosa.

En Dans la Joie nos encontramos con un trabajo en el que hay momentos de black-metal atmosférico que pueden recordar a Wolves In The Throne Room pero en el que durante muchísimos momentos los blast beats se apoderan de todo. Un trabajo en el que los totuososos paisajes dibujados por la sección instrumental se complementan con la intensidad desgarradora de los gritos de Bayle. Si queremos simplificar mucho lo incluido aquí y tirando de referencias citadas anteriormente, podríamos decir que Dans la Joie es el pariente extremo de las obras más oscuras de Neige o que en sus momentos calmados se acerca a el binomio de últimos trabajos de los californianos Deafheaven.

 

Disco corto en cuanto a temas, que no en minutaje, entre los siete cortes hay uno por encima de los diez minutos y sólo uno por debajo de los cinco, con lo que se alcanzan los 50 minutos de propuesta que a mí personalmente no se me ha hecho bola (como sí me ha pasado con otros casos de música de parámetros similares). Los cuatro primeros temas me parecen redondísimos y entran de una sentada. Desde los compases iniciales de Nos decómbres el aroma a visceralidad instrumental inunda mis auriculares y me quedo absorto en el viaje por el campo de los muertos. Una canción, que en su parte central se torna desbordantemente intensa y que en su desenlace me recuerda a Alcest si se aislase la pista de la voz.

 

 

Todavía más exigente y alejándose por completo de lo onírico de bandas como Alcest, se muestran en Après le carnage. Una canción excepcional que desde ya pasa a formar parte de mis favoritas del año y a acompañar en playlists de metal “extremo” a temas de gente como Panopticon. Mayor cantidad de claroscuros hay en el tema que comparte nombre con el álbum, una canción que parece morir a los cuatro minutos pero que tras un minuto y medio de letanías lejanas resucita de entre los muertos. El ambiente denso black se torna más ambiental, místico y atmosférico en los dos últimos cortes, con una             L´étoile du matin en el que las voces limpias hace que de nuevo sobrevuele el nombre de sus compatriotas. Un tema que en su desenlace incluso tiene un minimomento de empoderamiento de un solo de guitarra magnífico. Finalmente, Le fin du monde cierra reposadamente el viaje ofreciendo una outro de tono diametralmente opuesto al núcleo del disco, algo que yo personalmente agradezco en obras que se adentrar en estas frecuencias sonoras.

 

 

Dans la Joie, cuya portada me recuerda al Coal de Leprous, ha conseguido conquistarme en su capacidad para aglutinar en su propuesta la rabia y fiereza de la tortuosidad hiriente del black más old-school con una base melódica que atrapa bastante rápido. Una ejecución de lo que se denomina black-metal atmosférico excelsa en el que la belleza asoma entre la oscuridad y que probablemente le servirá para que el nombre de esta banda francesa empiece a hacerse un sitio dentro del ala extrema del panorama metálico internacional.

 

Track by track en un tweet:

  1. Nos décombres: de entre los escombros surgen los alaridos de Stéphane Bayle. Impecable instrumentalmente. Desarrollo hacia el blast beat final glorioso.
  2. Après la carnage: manteniendo el mismo ímpetu. La batería en modo escabechina es tremenda. Cuando el ritmo baja lo hace por poco tiempo. Canción circular.
  3. Le sang, la mort, la chute: compases iniciales puro Alcest. Coros tétricos por parte por la voz de la bajista. Combinación de intensidad y ambientes. Buen corte.
  4. Contempler l´abîme: siguiendo la misma línea que los dos primeros temas. Centelleante batería combinada con patrón de guitarra sostenido.
  5. Dans la Joie: con tramos sofocantes en los que la negrura lo cubre todo. Hay un puente central que parece el fin del tema pero aún queda vida/muerte.
  6. L´étoile du matin: post- black metal cercano a unos Wolves in The Throne Room. El registro vocal limpio no me enamora. Gran solo!
  7. Le fin du monde: el día tras la noche. Lógico final para servir de contrapunto. La voz de Cécile G otorga otros matices al combo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s