At the Drive-In: in•ter a•li•a

Image result for at the drive in

Ni tan mal. Me voy directamente al final. Esa es mi evaluación tras múltiples escuchas del disco con el que han regresado At the Drive-Inin•ter a•li•a cumple por momentos en algunos cortes. Sacia a nosotros, los sedientos fans de la hiperacrobática banda de El Paso, tras 17 años de sequía discográfica poniendo al fin continuación a aquel magnífico e inimitable Relationship of Command (RoC). Ahora bien, dejando de lado añoranzas, criterios sesgados de talifán y autoconvencimientos varios, tengo que decir que el disco es bastante irregular y “plano” durante gran parte del minutaje. Una obra que no tengo duda que dividirá opiniones entre crítica y público. Turno de mi veredicto tras una semana de darle cancha a in•ter a•li•a.

Partiendo de la base de intentar en la medida de lo posible olvidar todo el periplo anterior del grupo y obviando un legado innegable dentro no sólo del post-hardcore sino de todo el rock de los últimos 20 años me enfrentaba por primera vez a los 11 temas que componen el disco. Un trabajo, en el que desgraciadamente no ha participado Jim Ward. Y digo desgraciadamente porque su ausencia es digna de mencionar, máxime tras verificar que la garra de sus coros no ha podido ser suplida por Keeley Davis (otro ex-Sparta para seguir el culebrón).  He de confesar que durante la primera oída del álbum me quedé algo frío, y es que casi ninguna canción me hizo sobresaltarme como cabía esperar. Afortunadamente, con las escuchas he acabado encontrando alguna pieza que sí que vale su peso en oro, aunque contada con los dedos de una mano y sobrando alguno.

 

Entre los momentos en que la balanza se decanta hacia el lado bueno, podría incluirse el corte inicial No Wolf Like The Present donde la estructura angulosa de guitarras que tanto cultivaron en el pasado vuelve a renacer, arropando la voz de un Cedric Bixler que, a riesgo de equivocarme, ofrece durante todo el LP muestras de que el tiempo tampoco pasa en balde para sus cuerdas vocales. Su particular estilo sí que es totalmente reconocible con algunos recursos de su cosecha propia como ese tartamudeo en mitad del primer y olvidable adelanto Governed by Contagions o los susurros del cierre de la mucho más redonda Continuum. Señas de identidad que remiten a los ATDI que encandilaron con su urgencia y frenesí a finales de la década de los 90 culminando en RoC. El tratamiento de las sinuosas y afiladas líneas de guitarra del pelocho Omar Rodríguez López es otro de los puntos destacables. Buena muestra de la flamabilidad guitarrera queda albergada en para un servidor los dos mejores temas de todo el disco: HoltzclawHostage Stamps.

 

 

Una Hostage Stamps que en las últimas horas han clavado en directo en una actuación para el Show de Jimmy Kimmel. A tenor de la interpretación en vivo cualquiera vuelve a decir que Cedric está en baja forma. Me refiero a su habitual espectáculo circense encima de las tablas con el micro, no a la prominencia de su tripa. Dejando de lado su capacidad incendiaria sobre el escenario y regresando al trabajo de estudio, hay que decir que durante muchos tramos del tracklist la mente indirectamente piensa en el trabajo de aquel proyecto Antemasque. Algo que personalmente pienso es mala señal, ya que a pesar de haber dicho que muchos elementos definitorios de su identidad están presentes, hay momentos como Call Broken Arrow y Tilting at the Univendor que por “sencillez” y acercarse más al rock alternativo músculoso que al Post-Hardcore remiten al sonido Antemasque/Bosnian Rainbows que a lo que tenemos asociado como sonido ATDI.

 

En definitiva, sensaciones encontradas y dispares las que me provoca in•ter a•li•aPor un lado satisfacción de volver a escuchar música de un grupo que fue capaz de crear uno de mis cinco discos favoritos ever. Alegría inmensa al comprobar que aún son capaces pasados los años de crear pildorazos brutales ( Hostage Stamps, Holtzclaw, No Wolf Like The Present o Pendulum in a Peasant Dress) y tristeza también enorme al verificar que hay mucho tema que no tiene la chicha a la altura de lo habitual, encontrando además algún estribillo olvidable e ideas que no encajan como debieran (Governed by ContagionsCall Broken Arrow Ghost-Tape No. 9). Si ya de por sí me niego a dar una nota numérica a los discos, en este caso no sabría decir siquiera si aprueba el corte. Lo único que se me ocurre es constatar que al menos desde mi primer acercamiento al disco la cosa ha ido a mayores y que tras los fails de primeros adelantos por lo menos el sabor de boca ha mejorado. Por lo tanto: ni tan mal.

Track by track en un tweet:

  1. No Wolf Like The Present: apertura incandescente. El estribillo engancha.Todo suena afilado como debe y augura buen disco. Sonido urgente 100% reconocible.
  2. Continuum: recordando al Cedric de antaño y efectos procesados ala The Mars Volta. Final a saco que mola. De las más intrincadas y complejas del disco.
  3. Tilting at the Univendor: muy poca cosa. Primera señal de que todo no va rodado en el álbum. Podría haber formado parte de Antemasque tranquilamente…Aquí no.
  4. Governed by Contagions: debería gustarme pero tiene algo que me hace no soportarla. El rollo de la percusión en el estribillo de la guillotina quizás. Otro no.
  5. Pendulum in a Peasant Dress: vuelve el nervio. La parte de guitarras dobladas central me recuerda a Sparta! Gran desarrollo de guitarra en el estribillo y mejor cierre.
  6. Incurably Innocent: con algunos dejes que recuerdan a todo lo que molaba de ATDI. Directa y sencilla para lo que acostumbran. Definitoria del sonido ATDI 2017.
  7. Call Broken Arrow: inicio tétrico de 1 min. Gran peso del bajo en algunos versos. Otro estribillo muy random y olvidable. La explosión final merece la pena.
  8. Holtzclaw: las guitarras dejando respirar a Cedric y cuando vuelven a la carga geniales. Más hardcoreta/punk y directa. Pildorazo instantáneo. Así sí.
  9. Torrentially Cutshaw: con el pedal del acelerador a fondo. Muy directa. La más corta del conjunto. Cambio de tempo al final interesante. A medio camino.
  10. Ghost-Tape No.9: la más experimental. Gran peso del bajo. Remite a TMV etapa Noctourniquet. Muy plana e innecesario contrapunto. La peor de todas?
  11. Hostage Stamps: EL TEMA.Trallazo mayúsculo digno de codearse con cualquier himno pasado.Frenesí, rollo prog, paradinhas,etc… Sacada de chorra para acabar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s