The Colour And The Shape 20 años después

Resultado de imagen de foo fighters

20 tacos cumple precisamente hoy The Colour And the Shape. También habría podría haber comenzado diciendo que se cumplen dos décadas desde la publicación del mejor y más completo disco de estudio de los Foo Fighters e igualmente estaría en lo cierto. Catorce canciones que supusieron un salto importante sobre su primera obra, sobre todo en cuanto a intención y aún más en pulcritud de sonido teniendo en cuenta que el primer trabajo de la banda fue grabado como proyecto personal integro de Dave Grohl. Producido por Gil Norton, The Colour And the Shape no es sólo el disco de My Hero y Everlong, que también, es un trabajo completísimo donde las mejores virtudes de la banda que hoy día triunfa como gigantes de Arena-Rock ya estaban presentes pero en el que la contundencia del conjunto es lo que le otorga lugar elevado por méritos propios dentro de obras coetáneas.

Muchos dirán que en ese disco Dave Grohl empezó a vender su alma al diablo de lo comercial y optar por el Rock de grandes recintos, yo sin embargo no veo donde está el problema teniendo en cuenta el resultado. El absurdo y estéril debate entre la clasificación de lo Mainstream/Underground me aburre soberanamente de la misma forma que esa tendencia a tachar de vendidos y renegar de cualquiera que consigue cierta reputación/difusión. U2 son una caricatura hoy día, pero nadie debería olvidarse de The Joshua Tree – disco que tuvo su treinta aniversario en Marzo-  igualmente se podría citar discos de carreras con derivas parecidas como las que llevan grupos otrora tremendamente disfrutables como los británicos Coldplay o Muse, ahora caídos en el horterismo supremo. Ahora bien y regresando a Foo Fighters, pese al resbalón de su último Sonic Highways y la razonablemente justificable sobreexposición mediática de su líder, no encuentro un descenso tan vertiginoso en una banda que gustos aparte sigo encontrando que está en plena forma y lo demuestra en sus largos directos.

 

Resultado de imagen de foo fighters stadium

Adentrándonos en The Colour And the Shape , el paso del tiempo no le hace mella a la potencia sónica y frenetismo de esa gran Monkey WrenchCanción que tras la intro, es la que da el pistoletazo de salida a este gran disco. Con ese gran peso en la batería que acostumbra la banda y con una línea de guitarra acelerada rota por varias paradinhas excelsas. Mención aparte para el final con Grohl dejándose las cuerdas vocales a base de bien. Le siguen otra serie de temas con buenos riffs de guitarra y sobre todo ese groove especial, con mención especial para el trabajo en el bajo de Nate Mendel en My Poor BrainUna canción que no tiende a ser citada dentro de sus grandes éxitos, pero a la altura de las más grandes por fuerza, gancho y ejecución.

 

En la misma línea guitarrera pero con estribillos coreables podríamos incluir a Wind Up. Pero como en todo buen disco también hay ciertos contrapuntos que dejan margen a respirar. Up In Arms muestra esa vena de balada rock con posterior crescendo eléctrico, una fórmula que alcanza su clímax con una debilidad personal como es February Stars. Un tema exquisito con una de esas explosiones finales que te erizan la piel y que en directo en medio de una multitud de almas brazos altos y cantando a pleno pulmón son de las que te sacan la lagrimita. En esa misma línea emotiva pero en modo desenchufado transcurre Walking After You, un tema que bebe de esa influencia del archiconocido Unplugged de Nirvana.

 

 

Diametralmente opuesta discurre la alocada Enough Space con sus aires más punks, también aportando al tracklist, al igual que lo hace una New Way Home en el que el progresivo crescendo nos vuelve a traer a los Foos más épicos campeonando en terrenos del Rock de grandes recintos.  Unas latitudes en las que reinan veinte años después gracias en parte a los dos temas citados en mi introducción de este Post. Sí, My Hero y Everlong. Ya se sabe que a base de sobreexponerse a algunos temas acaba uno por aborrecerlos. Esas canciones/grupos que tan bien definen los compis de La Plazoleta como “Felipescos”. Lo siento, pero a mí aún no me ha llegado a ocurrir con los dos susodichos temas. De My Hero sólo puedo decir que me corroen las ganas por escuchar la intro de la batería en directo y cantar a grito pelao el estribillo (Dios mediante, y salvo contratiempos como los que provocaron la cancelación en 2015 en Barcelona, lo presenciaré este verano en Lisboa) como si me fuese la vida en ello.

 

 

De Everlong nada que añadir. Un clásico. Un himno. Una enormidad. 

 

 

No sabemos si los Foo Fighters serán capaces de acercarse al nivel mostrado en este trabajo, que hoy cumple 20 años ,en su futuro más inmediato, no obstante cierto es que con Wasting Light lo consiguieron. Lo que parece innegable para un servidor es que los acordes de tantos buenas canciones incluidas en un disco – de horrenda portada ,por cierto- seguirán resonando durante mucho tiempo en aquellos que disfrutamos de una banda que en su terreno muy poquitos les pueden mirar por encima del hombro.

If anything could ever be this good again

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s