En las antípodas IV

Por esta sección aparecerán artistas cuyas latitudes están distantes, o no. En cada capítulo viajarán desde las antípodas dos grupos para acabar encontrándose en el núcleo del universo sonoro. Y es que los polos opuestos se atraen. O eso dicen…

En esta nueva edición, aparecen por aquí dos dúos que tienen bastantes elementos diferenciales entre ellos. Uno de ellos es compuesto por chicos, el otro por chicas. Uno de ellos son del nordeste, las otras del noroeste peninsular. Unos se basan en el uso de la melodía como principal componente, las otras en cambio son todo potencia y sonidos pesados. Lo que sí comparten ambos conjuntos es la innegable capacidad para enganchar con sus por ahora dos trabajos discográficos. Estamos hablando de Cala Vento y Bala.

Bala: Oh Galicia Calidade!

La imagen puede contener: una persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, concierto y noche

 

Bala son un dúo de origen gallego conformado por Anxela Baltar y Violeta Mosquera y que durante este 2017 ha publicado su segundo disco titulado Lume. Un pepinazo de importantes dimensiones y que me ha dejado patidifuso ya que hasta hace bien poco desconocía la existencia de esta formación. Investigando a posteriori, he visto que ya contaban con otro magnífico trabajo de debut (Human Flesh, 2015) en el que ya se vislumbraba todo el potencial que atesoran estas dos mujeres. Podríamos decir que Bala se mueven entre géneros como el stoner, el noise-rock y otros derivados de cualquier música de carácter pesado. Pero a fin de cuentas, me quedo con su autodefinición del vídeo que sigue a estas líneas: “Somos dos y hacemos ruido, básicamente bastante ruido, mucho ruido”.

 

 

Con toda la visceralidad de unos Melvins y apoyado sobre áridos riffs son capaces de cascarse temas tan brutales como el single de su última referencia, Colmillos con esa explosión cuasimetálica de alto octanaje. Aún más pesada se muestran en Omertá con un tempo de inicio en el que coquetean con el doom antes de dar rienda suelta a un estribillo que es una auténtica jauría de lobos hambriento. Uno de los mejores temas del Rock español de lo que llevamos de año de largo.

 

 

Pero si hasta ahora os he comentado lo feroz que se desenvolvía Anxela en castellano, la verdad es que tampoco lo hace nada mal cuando se pasa al idioma de Shakespeare. En Lume temas como Upside Down y sobre todo Liar muestra a una banda que musicalmente se acerca a terrenos Sludge enfangándose a más no poder para nuestro disfrute. Rara vez sobrepasan los 3 minutos de duración y es que lo suyo son petardazos partenucas de mecha corta, llegando incluso a recordar a la locura y descontrol de todo unos The Dillinger Escape Plan en un corte como Humo en el que dejan sin aliento en otros tres minutos de desenfreno que pocas bandas de nuestro panorama nacional pueden ofrecer actualmente.

 

 

Todo un pedazo de suerte el haber conseguido toparme finalmente con la existencia de éstas gallegas a las que he comprobado que en ciertos medios musicales españoles empiezan a darle la cancha que realmente merecen. Sobra hacer cualquier tipo de comentario por el hecho de que sean chicas las que noqueen de tal manera, algo que por desgracia aún es relevante y noticiable para según quién. Sin duda otro combo al que seguirle la pista muy de cerca y a las que pagaría sin inmutarme por verlas en sala desplegando el arsenal de caña que atesora un Lume que es una de mis más positivas sorpresas de 2017Moitas grazas!

 

Cala Vento: Apología del buenrollismo

Resultado de imagen de cala vento

 

La música que practican los amigos Aleix Turon y Joan Delgado se acerca bastante a la actitud que describen en el tercer corte de su última referencia discográfica (Fruto Panorama). Y es que como cantan en Hay que Arrimar: “Ya está bien de poesía, hay que tararear y así ganar complicidad con los que no quieren pensar”. Todo un auténtico leitmotiv de una música que ciertamente se basa en sus aires festivos, con melodías sencillas, dicho esto como un cumplido, adictivas canciones de esas que te dibujan una auténtica sonrisa en la cara y que te alegran el día.

 

 

A medio camino entre la jarana de los primeros Japandroids (sí, los que molaban y no los del pestiño de principio de año…) y las letras costumbristas y cotidianas de unos Nuevo Vulcano, éstos dos jóvenes se han hecho en poquísimo tiempo un hueco importante en parte de la hiperpoblada escena indie de tierras catalanas. Apadrinados por una gran figura como Éric Fuentes, han puesto en años consecutivos dos discos en el mercado vía BCore. Y si en el primero destacaba por encima de todo el tracklist esa oda festiva que es Isabella Cantó, en su sucesor tampoco andan cortos de buenos temas que ahondan en esa versión de ellos a lo Yuck o Japandroids con canciones como Fetén o una Isla Desierta creada con la misma esencia con la que sus paisanos Nueva Vulcano nos han deleitado durante tanto tiempo.

 

 

Con esa vitalidad que derrochan propia de la juventud que atesoran el dúo catalán parecen predestinados a confirmarse en los próximos años como uno de los baluartes del pop-rock alternativo en castellano llamados a tomar el testigo de una nueva generación de bandas. Y es que a riesgo de equivocarme, a la par del dinamismo y frescura que inundan las melodías de la banda, incrementadas por esas letras mundanas con las que identificarse rápidamente todo apunta por lo que se lee y se ve que Aleix y Joan son dos tíos de puta madre que a pesar de los parabienes mantienen los pies en la tierra.

 

Muchas veces nos complicamos las vida tremendamente, y nos gusta divagar acerca de Schopenhauer o del experimento del gato de Schrödinger y mientras tanto la vida se nos escapa a pasos agigantados. Cala Vento lo tienen claro, su música es está hecha por y para el disfrute. El disfrute de ellos y el nuestro de paso. Alegra también comprobar que también se aprecian en su música otras influencias y enfoques, como en Tus Cosas donde me recuerdan a aquellos olvidados Templeton. De una forma u otra, consiguen entretenerme sobremanera. Y como el léxico catalán es rico en verbos, usaremos ese tan bonito y que tanto le gusta al gran David Broncano y a un servidor: Hem de gaudir més!

Un comentario en “En las antípodas IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s