Touché Amoré + Code Orange: Sala Bóveda 21/06/17

IMG_20170621_230640.jpg

Fecha marcada en rojo en mi agenda la del día de ayer. Y no era para menos. Con objeto de su visita al Download en Madrid, se había conseguido fijar cita en la ciudad condal a modo de ese concepto hortera denominado Warmup Party para así poder disfrutar de dos de las bandas del cartel del festival. En concreto de los estadounidenses Code Orange y, por encima de todo, de Touché Amoré. Una velada que se presagiaba intensa y grande, pero que ni siquiera en mis mejores augurios se acercaba a lo que verdaderamente aconteció anoche. Vayamos por partes.

Tras el cambio de recinto de la Razz 3 a la cercana Sala Bóveda, quedaba un poco la incertidumbre de con que sonido íbamos a lidiar los presentes. Se podría decir que el sonido no fue todo lo limpio que debiese en el caso de las dos bandas que pisaron las tablas, pero es igual de necesario afirmar que no supuso ningún impedimento para el disfrute general del cancionero de los dos grupos.

 

Sobre las 21:00 llegó el turno de los aguerridos y brutales Code Orange. Ante un parroquia dividida entre personal metalero y personal hardcoreta- a juzgar por las indumentarias de los allí presentes- salieron con el arsenal dispuesto los de Pennsylvania. Reconozco que Code Orange es un grupo al que le he dado ya varias oportunidades con sus trabajos, sobre todo especialmente tras las buenas críticas cosechadas con su trabajo Forever de este año, pero con el que no logro de conectar. Más allá del engorilamiento que pueden provocarme su mezcla de Metalcore con dejes industriales no termino de encontrar tantos factores diferenciales como leo sobre compañeros de generación y estilo. Muchísima ejecución basada en la fortaleza y pegada en la batería de Jami Morgan y en la mezcla algo más imaginativa de las guitarras con Reba al frente. En resumen, tras verles en directo tampoco me he hecho fan. Mención aparte para el mosh pit generado desde el inicio en el que el personal se asalvajó todo lo que quiso y más. Por suerte el parte de guerra quedó inmaculadoalgo que no siempre es así, aunque alguna piña se quedó bien cerquita de mis dominios.

 

IMG_20170621_211652.jpg

Y tras el parón de rigor para que Touché Amoré montaran su equipo, llegaba el momento que llevaba esperando desde que conseguí la entrada. Ver entrar en escena a Jeremy Bolm, arropado por el resto de la banda, a apenas dos palmos de mí. Unos Touché Amoré de los que ya he escrito describiendo mi amor platónico en alguna otra ocasión, y que por méritos, casi totalmente objetivos, recibieron el discutible honor de ser coronado como mi disco favorito del 2016. Y como era de esperar, fue sonar los primeros acordes de la guitarra de Flowers and You y la mayoría de los presentes acudimos a la llamada intensa de Jeremy de acercarnos, saltar, sudar y no parar durante lo que duró el concierto.

Con un calor asfixiante en la sala, en apenas dos o tres temas los allí presentes ya estábamos casi tan empapados como el hiperactivo Elliot Babin en los parches, y es que casi nada faltó en un Setlist pluscuamperfecto. Tras el arranque de la citada canción introductoria del Stage Four, llegó el turno de la otra gran opening song de los californianos: Tilde. Comunión perfecta entre público y banda, con una rabiosa intepretación línea a línea de todos los que allí estábamos. Como para no. I’m parting the sea between brightness and me. Para nuestra sorpresa no hubo el habitual enlace hacia Pathfinder -tema que caería más tarde con mismo brillante resultado- sino que volvieron al fantástico Stage Four con New Halloween y ese up-tempo con el que saltar como un poseso unido a tan personal letra.

En más de un momento, la entrega del público hizo que el propio Jeremy hiciese constantes gestos y señas de agradecimiento al personal de primera línea así como su típica cercanía compartiendo micro con el público en algunos versos. Muchos momentos me vienen a la mente y se funden unos con otros. Momentos como ese parón en The Great Repetition, o en el que alguien que hizo stage diving me cayó encima, Displacement con Jeremy visiblemente emocionado, Nick Steinhardt haciendo los coros en Palm Dreams, o una DNA tremendamente alocada en mitad de una algarabía de criaturas sudorosas y poseídas sin necesidad de más droga que las pasionales y desgarradores letras de Jeremy. Criaturas de las que un servidor era uno más, sin haberse percatado en qué momento sucedió tal transformación. Y lo mejor es que todo eso sólo ocurrió en la primera mitad de un concierto casi sin posibilidad de respiro. Ese era el nivel. Imaginen si pueden.

IMG_20170621_230629.jpg

Posteriormente aún hubo lugar para recuperar algún tema inesperado como Home Away From Here de su celebrado disco del 2011, del que un poco antes Amends ya había sonado con ese perfecto cambio de ritmo y clímax final. Pero para sorpresa de las agradables el haber oído Posing Holy en directo. Más grande que la vida misma. Un tema que en menos de 3 minutos es pura vida. Pese a ser un genial tema creía que no estaría en el Setlist pero para mi gozo sí que entró. Avancé algo de posiciones y delante de Steindardt lo dí todo. Algún gesto me dedicó el guitarrista y diseñador. A esas alturas y con el triufo y puerta grande ya asegurada todavía tenían en la recámara una sucesión realmente matadora de: Harbor– con atronador grito conjunto en el verso “But if I’m going down with you Then you’re going down with me”- , una conmovedora y rabiosa a partes iguales Rapture en la que espontáneamente el personal arrancó un coro a lo “futbolero” con la sinuosa y melódica línea de guitarra, seguidas de Just Exist y la citada Pathfinder. Personalmente desde Posing Holy hasta Pathfinder todo pasó en un santiamén y tirando de la emoción del momento podría decir que es el mejor tramo en directo que he vivido ever.

Tanto así, que el final recuperando la antigua Honest Sleep e incluso con el bis por aclamación popular de Gravity, Metaphorrically me supo casi a poco en comparación con todo lo que había sucedido minutos antes. Un balance de 20 canciones, sin bajar el pie del acelarador en ningún momento, de hecho sus incursiones shoegaze como en Water Damage o Skyscraper no fueron interpretadas, dejando con una sonrisa enorme en la cara a todos los presentes y con la sensación de haber asistido a algo extraordinario. Una experiencia de esas que perduran, de las que con el paso de los años recuerdas un poco como una nebulosa y que más allá del “yo estuve allí” entran a sumar en esa columna, por desgracia finita, de tus mejores momentos vitales.

 

IMG_20170621_222446.jpg

Anoche, en el camino de vuelta en el Metro y fruto del fragor del momento, decía que lo acontecido era #bolodelaño. Hoy con un poco de perspectiva, voy más allá y me atrevo a decir que no he asistido a un concierto con una atmósfera/entrega/comunión banda-público/call it whatever cercana ni por asomo. Y lo más grande de todo esto, es que todo fue a gracias a cinco tíos tanto o más normales que el escribe o el que lee esto. Para muestra la anécdota que tuve en la salida de la sala al cruzarme con un empapadísimo en sudor Elliot Babin, con quien pude cruzar rápidamente la siguiente conversación que intento transcribir tal y como fue:

-Hi Elliot, well done Mate! Great Job! What a concert!

-Thanks to you for being here. We really appreciate it.

 

Una gratitud, la que la banda regala con una honestidad y un amor a su público como pocas veces se encuentra en este mundillo plagado de pseudoestrellas y otros tantos a punto de estrellarse. Detalle también el que el técnico de sonido repartiese todo el agua disposición a las hordas sedientas. No se me ocurre un ejemplo más claro de aquello de recibes lo que das. No hay más. Afortunados los que ayer vivimos aquella hora y pico, o lo que durase. Y es que los momentos inolvidables no se miden por cuánto se prolongan en el tiempo, sino por cuán fuerte te golpean en las entrañas. Un golpe, cuyos efectos perdurarán para siempre.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s