Alcest + Anathema: Sala Apolo 13/10/17

IMG_20171013_195553.jpg

Una de las propiedades matemáticas que estudiábamos en los ya lejanos años de colegio era aquella de la conmutatividad. O sea, la que enunciaba aquello de que “el orden de los factores no altera el producto”. Pero como en el mundo de la música no siempre son de aplicación las rígidas propiedades de la ciencia, afortunadamente dicho sea de paso, nos encontramos con un concierto como el acaecido ayer en la Sala Apolo en el que el nombre grande del póster eran Anathema y el nombre pequeña eran los franceses Alcest. Multitud de veces hemos asistido a conciertos en el que el telonero o artista invitado poco nos ha interesado e incluso nos lo hemos saltado. No fue ese el caso de ayer en Barcelona, en el que el ambiente en la entrada ya presagiaba que quizás el principal atractivo de la velada podía ser el primer combo y no el principal. Lo dicho, el orden aquí sí que alteró el producto o resultado de la noche.

Con puntualidad salieron a escena comandados por Neige los del país vecino Alcest. Una banda esencial para entender la evolución sonora de eso que se denomina blackgaze que tan buenos resultados ha dado en los últimos quince años. Presentando mayoritariamente el fantástico disco que publicaron el pasado año – Kodama, de hecho entró en mi Top 10 de favoritos– los primeros compases fueron los del tema de nombre homónimo de su última referencia. Desde ahí, los allí presentes asistimos a una pulcra ejecución con un sonido celestial y casi perfecto en el que todo sonaba al milímetro. Mención especial merece en este sentido el batería Jean Deflandre aka Winterhalter que bordó todos los pasajes de los temas con una capacidad para el blast beat, el doble pedal y demás recursos que impresionan en directo. En un año en el que pude ver a su paisano y reputado baterista Mario Duplantier (Gojira) y ahora a él, cabe preguntarse qué comen estas bestias gabachas para tener tal pegada.

 

IMG_20171013_194353.jpg

Por otro lado, Neige lo bordó al micro. Visiblemente emocionado durante varios tramos con la acogida del público. Brutal en los pasajes guturales poniendo la piel de gallina con los alaridos de temas pretéritos como Là où naissent les couleurs  nouvelles o la celebradísima Percées de lumièreéste sería a la postre el único en sonar del excelso Écailles de lune- y en las más recientes Oiseaux de proie y en Eclosion. Una perfección instrumental de las de caerse la baba al respetable. El entorno abrumado dejaba perlas del tipo “unos putos vituosos es lo que son”. Visto el recital que dieron en apenas siete temas como para rebatir al buen muchacho que profería dichas palabras. Ayer con la emoción del momento decía que era uno de los mejores conciertos que he visto y de las mayores exhibiciones en cuanto a sentido de melodía/técnica que haya presenciado, hoy un día después y repasando algún testimonio de una calidad que no hace justicia a lo acontecido me reafirmo y añado que Alcest son un tesoro algo menos reconocido de lo que debiera. Neige con esa apariencia de buen hombre se quedó al final sólo sobre las tablas para agradecer al respetable como ilustra la foto debajo de estas líneas. Gracias a vosotros caballeros. Grandes.

 

IMG_20171013_195815.jpg

 

Tras el vendaval de emotividad que había arrasado la Apolo era el turno de unos Anatahema que en mi mente contaban de partida con el hándicap de unas últimas obras irregulares. En la parroquia se podía discernir aún esos seguideres de su lejana y olvidad época mezclados con toda una nueva generación de oyentes que han llegado a ellos con su etapa más melódica y “abierta” por definirlo de alguna manera. A la banda capitaneada por los hermanos Cavanagh no se le puede reprochar absolutamente nada. Son hiperprofesionales y cuentan ya con un repertorio lo suficientemente extenso como para saber hilar un buen setlist. Eso sí, por momentos me dio sensación de que sonaban demasiadas pistas pregrabadas (teclados mayoritariamente) que hacen arquear la ceja.

 

IMG_20171013_205030.jpg

En la primera parte del set enlazaron temas de su nuevo álbum, The Optimist, junto con el back to back de apertura de Weather Systems. Unas dos partes de Untouchable que sonaron gigántescas aupadas por los coros del público, algo que sería tónica general durante todo el concierto, en más de una ocasión animado por los propios miembros de la banda que durante las dos horas de actuación se mostró más cercana de lo que les tenía en mente. Muy convincente Vincent Cavanagh en sus tareas al micro, algo que por suerte o desgracia cada vez comparte más con la embelesadora voz de una Lee Douglas que parece cada vez más integrada y protagonista de los temas. La cantante rubia posee una voz prodigiosa y se lució en casi todos los temas.

 

IMG_20171013_223326.jpg

 

Quizás el tramo más disfrutable fue el que tuvo lugar antes del parón para el bis donde cayeron de una tacada Pressure, A Simple Mistake y el sintetizado subidón via vocoder que es Closer. De A Simple Mistake confesar que es mi tema fetiche de los de Liverpool y que no pierde un ápice de emoción cada vez que me la enchufo. En su versión en directo quizás no me agradó que durante muchos tramos la voz principal fuese la de Lee.  Para el bis dejaron espacio para que un sorprendetemente rechoncho Danny Cavanagh tocara un tema de su disco en solitario – bastante turra por cierto- para una cover de Portishead, una cover de la intro de Shine On You Crazy Diamond en el cierre de Fragile Dreams y un mash-up en la despedida curioso entre No Surprises de Radiohead y la universal What a Wonderful World de Louis Armstrong.

 

IMG_20171013_220509.jpg

Concierto a ratos tremendamente bonito y algo menos entretenido por momentos pero con una elección de temas que hace que el nivel decaiga y coqueteen con adormecer a las ovejas en las canciones que se apoyan exageradamente en los tópicos de la balada. Han jugado todas sus bazas a la emotividad y a la épica y eso para bien o para mal condiciona su música y en consecuencia sus directos. Con el sabor en el paladar aún de la soberbia hora con los franceses que había tenido lugar justo antes los británicos en mi corazón ya tenían perdida la batalla, por lo que quizás estoy siendo muy subjetivo en mi veredicto, pero ya saben que en esto de la música el orden de los factores algunas veces sí que consigue alterar el resultado.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s