Leprous: Sala Bikini 10/11/17

IMG_20171110_215118[1].jpg

A nadie que leyese mi acogida del último trabajo los noruegos Leprous sorprenderé afirmando que soy de los que me posiciono en la trinchera de los que defienden la dirección sonora y evolución de la banda, una propuesta que cada día sigue sumando nuevas dimensiones con cada nuevo trabajo discográfico. Es por ello, y por lo “épico” y más cercano al prog-rock que al prog-metal de Malina , e incluso si cabe The Congregation, que el público que ayer nos reunimos en la barcelonesa sala Bikini era la mar de heterogéneo a juzgar por las camisetas que que vestíamos. En definitiva, una banda que como comentaba ayer, para bien y mal, comienza a trascender los límites y fronteras del metal, rock-progresivo y cualquier género vanguardista de esto del rock y metal de nuevo cuño. Una suerte poder comprobar como la banda era capaz de trasladar el fantástico Malina en directo.

Antes de que los nórdicos Leprous saltaran a escena, hubo una buena ración de bandas de apoyo. De los nombre pequeños del cartel, Alithia y Astrosaur, poco que comentar más allá del entretenimiento proporcionado por el guitarrista de los primeros ( Nguyen Phambam) que lució virtuosismo para nuestro disfrute y entrada en calor.

El artista invitado importante eran los islandeses Agent Fresco, una banda que se ha empezado a abrir camino en los últimos años con una propuesta en la que tienen sus momentos de rock alternativo/progresivo pero en el que el timbre de voz y sobre todo la manera de cantar de Arnór Dan Arnarson los acerca durante muchos tramos a texturas cercanas al rock melódico. Una especie de Anthony Green, sin llegar a lo magnífico de éste, con unos dejes más propios de géneros al R&B que al Rock en su registro pero que ciertamente defiende excelentemente su cancionero. Divertido concierto con plenitud de falsetos y sobre todo con un batería tan espectacular como el pelazo que lucía. Entretenidos.

IMG_20171110_211434[1].jpg

Con una puesta en escena grande, siempre hablando en términos del nivel al que está Leprous, incluyendo varias pantallas con proyecciones y sobre todo con el apoyo omnipresente de un cello, saltaron por cuarta vez a las tablas de la ciudad condal este año la banda capitaneada por Einar Solberg. Como siempre de estricto protocolo de pantalón, camisa y zapatos perfectamente engalanados para la ocasión abrieron con el back-to-back del nuevo Malina: Bonneville y Stuck. Grandioso el cierre de la segunda con esa explosión final a medias entre el cello y los teclados (el vídeo tras este párrafo de un asistente es testimonio de ello). Público entregadísimo desde el minuto uno, a sabiendas de que el repertorio estaría concentrado en los dos últimos trabajos – para mí un gozo éste hecho- tan sólo recuperando de Coal la celebrada The Cloak en uno de los puntos álgidos de la noche.

 

 

Ni falta tiene decir que como siempre la sección rítmica y guitarras sonó engrasadísima – pese a los problemilla técnicos al inicio del joven y recién incorporado guitarrista Robin Ognedal. De esa bestia parda llamada Baard Kolstad añadir que estuvo en un segundo plano mayoritario durante todo el set en parte debido a que en Malina su forma de tocar está más encorsetada por decirlo de alguna forma. Con todo, dejó momentos brutales cuando recuperaron Third Law y con esa brutalidad que es Captive. Sin embargo, a un crack como es Einar Solberg no le ví del todo fino, algo cascado de la voz en los pasajes en los que tiraba menos de sus habituales agudos operísticos y con el añadido de algún microcorte en el micro no pudo lucirse como tiene por costumbre. Eso sí, a actitud tanto al micro como a hacer headbanging puntuales casi nadie le gana. Quizás su merma de potencia vocal ya era causa para descartar que por ejemplo cantase una Contaminate Me.

IMG_20171110_220628[1].jpg

En lo musical optaron por cerrar el primer tramo antes del bis con el tema homónimo del nuevo disco y con The Weight of Disaster, tema que no es precisamente mi favorito de la banda, y que por un momento me hizo añorar alguna revisión de clásicos pretéritos como Passing, Dare You o Forced Entry. Aunque tampoco es que realmente importase demasiado con el genial bis que soltaron desencadenando una interpretación brutal de Lower de esas que se quedan en la retina y dejar para el final dos temas tan coreables y directos con un patrón ciertamente similar como son The Price y From The Flame con las que el respetable se desgañitó en los estribillos.

IMG_20171110_220857[1].jpg

Ganas de mucho más fue la sensación generalizada cuando Einar dio las gracias en el último compás de la citada From The Flame. Trece temas para un grupo que atesora una discografía tan rica como ellos da para que la gente se quedase reclamando One More Song! pero a la que los nórdicos no accedieron. Difícil ponerles un pero con su actuación y entrega pero seguro que buena parte de los allí presentes hubieran sacrificado un par de bandas de acompañamientos por que añadieran a su set Moon, Red, Coma, Foe Rewind por enumerar algunas. No obstante, dada su alta frecuencia de visita por estas latitudes no os sorprenda que en cuestión de meses los volvamos a tener por aquí derrochando esa calidad y capacidad que pocos como ellos poseen en la escena prog actual. Hasta entonces seguiremos quemando su fantástica discografía.

IMG_20171110_225809[1].jpg

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s