Exquirla: L’Auditori 17/11/17

IMG_20171117_211232[1].jpg

Velada marcada en rojo en la agenda. No era para menos. Poco importaba la coincidencia en fecha con los ruidosos y vigorosos Metz en la ciudad condal. El pasado Viernes noche estaba destinado para ser testigos en un marco genialmente elegido como es L’Auditori de Barcelona del que probablemente sea uno de los mejores discos publicados por un combo nacional en años. Exquirla, el proyecto que conjuga la maestría musical de Toundra con la personalidad y magia del Niño de Elche. Eso, y un disco como Para Quienes Aún Viven que muchos meses después sigue poniendo los pelos como escarpias. En definitiva, mucho hype previo antes de poder comprobar cómo defendían tan genial obra en vivo.

Vaya por delante que en ocasiones como la que hoy toca, la descripción/narración de los hechos vividos jamás consigue siquiera acercarse al impacto emocional vivido. El bueno de Carlos Forjanes se quedó cerca en su crónica, así que con tan difícil tarea, intentaré al menos compartir mi visión tirando de hipérboles y aún así no haré justicia como es debido al recital musical ofrecido por Exquirla.

No había ninguna banda de acompañamiento, simplemente el repertorio sabido de antemano del único disco del grupo. Así y con la cercanía de estar sentado en tercera fila llegó el momento de que Paco Contreras recitara los versos de La Canción de E. No sabía de antemano cómo iba a afectar a la experiencia del concierto el hecho de estar sentado en la platea del auditorio, algo ciertamente poco habitual para uno que acostumbra a rockear en conciertos bulliciosos, pero visto el resultado, no se me ocurre mejor marco y forma de haber disfrutado de la música de Exquirla. Máximo respeto y atención del respetable y una imagen imborrable del patio de butacas en trance cabeceando en los tramos musicalmente más explosivos. Todo un acierto en definitiva.

 

IMG_20171117_212049[1].jpg

 

El orden del setlist fue similar pero con alguna pequeña variación al orden del tracklist del disco. Así, tras la introducción llegó el turno de Destruidnos Juntos con las que ya pudimos comprobar el torrente de voz de Niño de Elche. Una capacidad como jamás haya visto en un vocalista, increíble cómo es capaz de modular su voz en algunos pasajes en los que casi susurra y juega con su respiración cercano al micrófono con otros en los que es capaz de sacar un grito de las entrañas que sonrojaría a más de uno y dos reputados cantantes de la escena rock internacional. Espectacular ese himno-llamada-a-la-acción que es Hijos de la Rabia, con unos inevitables cruces de miradas con el cantante  gracias a la cercanía a la que me situaba,  en los que simplemente se te encogía el alma.

IMG_20171117_212657[1].jpg

Otro brillantísimo momento de la noche llegó de la mano con la excelso y diverso musicalmente de El Gritó del Padre. Un tema que contó en la apertura con Esteban tocando su eléctrica con un arco, y a Niño de Elche jugando a grabar diferentes pistas superpuestas en la introducción cada una más asombrosa que la anterior. Talento se llama. Y cuando ya estás con la boca abierta y recogiéndote la baba que te cae llega el momento en que Paco Contreras se marca esos primeros versos tan dolorosos a la par que bellos con un chorro vocal que innegablemente bebe de su formación flamenca. Cada verso un balazo que te atravesaba aupado por una ejecución de arpegios de Maca a la guitarra que estuvo infalible. Explosión final de un tema que fue de lo más extraordinario de la noche. Niño de Elche desatado en una conclusión antológica gracias a una interpretación vocal prodigiosa.

IMG_20171117_215618[1].jpg

Y tras ese highlight, otro momento mayúsculo. Abandonaron las tablas la milimétrica sección rítmica que forman Álex y Alberto, para dejar entre la luz tenue del amplio escenario de la Sala Oriol Martorell a Esteban Girón con una acústica, a Maca con su Gibson y a Francisco Contreras desnudo con su voz y a vivo corazón abierto con Contigo. Ellos tres fueron capaces de dejar boquiabiertos a todo el auditorio con una interpretación hipnótica, de una belleza sideral y que eleva la canción a una dimensión muy superior a la ya de por sí magnífica grabada en el disco. Para guardar para los restos.

 

IMG_20171117_212053[1].jpg

Y si lo que ya había acontecido no era para ponerse de pie y aplaudir a rabiar, todavía quedaban por sonar Un Hombre y Europa Muda, las cuales sonaron en orden inverso a su orden dentro del disco. Sobran las palabras para dos temas que por sí solos ya justifican la existencia de este proyecto. Dos canciones cargadas de contenido, rabiosas, palpitantes, evocadoras y de un lustre que por desgracia rara vez vemos entre obras de artistas nacionales. Esos versos de Europa Muda que se entremezclan con Interrogatorio, ese progresivo crescendo de Un Hombre, ese estribillo de la última con el corazón en un puño y esa desembocadura final en el grito de ultratumba de Paco con el micrófono agarrado literalmente a bocados. Un mordisco que representa esa fuerza de la naturaleza que es Niño de Elche y que huye de convencionalismos para nuestro gozo. Un colofón a la altura, una guinda a un pastel que ya de por sí había sido suculento.

 

IMG_20171117_212651[1].jpg

 

A veces, nos hemos malacostumbrado a dar por sentado que nuestros venerados artistas actúen como estrellas inaccesibles que siempre están en un pedestal y que casi ” mean colonia”. Estos tipos no. Mientras actúan van sobrados de calidad y actitud pero en cuanto paran de tocar se les nota los mismos hombres inquietos e incluso “tímidos” que cualquier hijo de vecino. Ilustrativo a este respecto fue la interpelación que desde las gradas llegó a las palabras de Niño de Elche con las que el ilicitano casi parecía pedir disculpas por haberse agotado el repertorio y sólo tener el as en la manga de Canción de Amor de San Sebastián, a lo que alguien contestó que comenzaran otra vez desde la primera canción. Hecho constatable de que mis sensaciones de estar maravillado eran generalizadas. No cayó esa breva, y lo que sí disfrutamos fue de una bonita recuperación del primer tema que compusieron. Llegó la hora, y por segunda vez el auditorio se puso de pie para regalar una cerrada ovación a Alex, Alberto, Esteban, David y Francisco. Cinco hombres que casi sin quererlo han escrito este 2017 una página en la historia de la Música en español. Y cuando digo Música, lo hago para no encorsetar con las odiadas etiquetas que Paco Contreras aborrece. Y es que, al final ante todo uno es seguidor y amante de la Música. Sí, de esa de verdad, la que te llega y me da lo mismo que sea con un tipo que antes cantaba fandangos en YouTube que con cualquier otro estilo habitual dentro de los confines del universo Rock y Metal.

 

IMG_20171117_221705[1].jpg

Por favor, recuperen o háganlo por primera vez, oigan Para Quienes Aún Viven y disfruten de la Música en el sentido más amplio de este arte. Un proyecto, un disco y un concierto que no sé si tendrán continuación, pero que desde el Viernes Noche están a buen recaudo entre mis momentos favoritos musicales ever.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s