TOP 25 Discos 2017(III): 15-11

dave grohl GIF

Dave Grohl cada vez que ve Concrete & Gold en una lista de lo mejor del 2017

Metámonos en jardines. Decir lo que gusta y cantar las alabanzas de lo que mola no es difícil, pero sacar la mierda a la luz, confesar verdades incómodas y endiñarle a los ídolos que has tenido tanto tiempo en un pedestal es algo más complicado. Así que por qué no confesar que, en mayor o menor grado, los siguientes discos me parecen flojos, poco inspirados cuando no directamente truños. En ese saco podría meter a Concrete & Gold  (Foo Fighters), Sleep Well Beast (The National), Near To The Wild Heart Of Life (Japandroids), Science Fiction (Brand New), The Optimist (Anathema) y categoría especial para lo nuevo de Weezer y Arcade Fire (ni merecen ser nombrados sus títulos para no seguir mancillando el poco buen nombre que les queda a ambas bandas). En resumen, que dado que la música es reflejo de la vida, no todo es bonito, bueno y cuqui. Ahora sí, entremos en faena y en material que sí creo merece la pena.

15- Mogwai: Every Country´s Sun

Image result for every country sun

Con todos ustedes el disco que más debería justificar de los veinticinco de la lista. ¿Por qué digo esto? No es que estemos hablando de un bodrio sónico al que tenga que defender a capa y espada, pero es que cuando hablamos de un nombre como Mogwai la sombra siempre es muy alargada. Y con sombra vengo a referirme a una carrera dilatada de 20 años como punta de lanza de un post-rock que se ha aupado cada vez más a las alturas de los carteles de los festivales y por extensión al oyente rockero medio. Every Country´s Sun no es el mejor disco de la carrera de los escoceses ni de lejos, pero ciertamente me ha reconciliado con una de las bandas a las que más aprecio le tengo. Tras un par de titubeantes lanzamientos, vuelven a regalar un disco que a mi modo de ver se convierte en auténtico grower y no queda mal parado ante un Hardcore Will Never Die, But You Will – su última referencia más redonda- volviendo a esa senda que tantos réditos les ha valido a Stuart Braithwaite y compañína, la del crescendo épico marca de la casa hacia el ruidismo bonito. Aquí encandilan, como ya señalaba en su momento en otros designios de la red, el poderío de Crossing the Road Material, 20 Size, Don´t Believe The Fife, Battered at a Scramble y por encima de todas Old Poisons a la que el gran Black Gallego apuntaba como el TEMA, ese que según él siempre salva la papeleta de los de Glasgow– con una fiereza que retrotrae a tiempos pasados. Mención especial y muy personal a ese “sí, pero no, ¿o sí?” que es Coolverine que se ha erigido en una canción favorita casi sin quererlo, o quizás por mérito de esa entrada de bajo de ese hombretón llamado Dominic Aitchison. Difícil explicar esta conexión con un disco que ya sé que a muchos sonará a “más de lo mismo” pero que para mí toma el testigo de Kodama de Alcest como el Grower más gordo que ha pasado por mis orejas en 2017. Larga vida a esta gente.

 

14- Amenra: Mass VI

Image result for amenra mass vi

Amenra son un ciclón de intensidad. Lo sabíamos, pero los belgas han dado con la tecla con este sexto intento. Seguramente algo olvidados desde la última vez que publicaron trabajo de estudio (2012), al pensar en la Bélgica musical me vendría a la mente en primera instancia el fantástico trabajo que sus compis y vecinos Oathbreaker entregaron en 2016. Sin embargo la banda ha sabido dar factura a uno de los trabajos más intensos que hayan visto la luz en todo 2017. Asfixiante post-metal, gritos ahogados en depresivas guitarras que lo mismo se acercan a Neurosis que te hacen pensar en combos más negros sobre todo debido a los instantes vocales. Cuarenta minutos en seis canciones, con una estructura casi matemática de tema largo rondando la decena de minutos seguido de breve interludio. Children of the Eye representa desde la salida todo lo bueno y rico de este catártico disco. Paso firme, alaridos y algún leve resquicio por donde se cuela algo de luz en la negrura para que la oscuridad no sea absoluta y remate para elevar las almas. Más que merecido verles aupados por la crítica de medios tan destacables como Revolver o Spin. La angustiosa Plus près de toi es también digna de subrayar por contener unos lamentos conjugados con una línea de guitarra final que da para que lo mismo te desnuques a bajas revoluciones como para que se te caiga una lagrimita. Y si hay que sólo quedarse con un tema, ese debe ser, el enorme esfuerzo de la emotiva A Solitary Reign que crece firmemente sobre un arpegio que no me costaría imaginarme en las cuerdas de la Fender de Neige de Alcest. Éxtasis para mis oídos, un tema que debería colarse en todo corazón de del que le tenga algo de aprecio a este género musical. ¿Puede ser mi tema favorito de metal oscuro del año? Probablemente. Un viaje por las cavernas de este inframundo en el que te topas con bellezas ocultas en la oscuridad y que vuelve a poner en el candelero metálico a Bélgica con un trabajo en el que han incorporado algunos elementos que otorgan un halo de respiro a su habitual post-metal meets Sludge/Doom. Discarral.

 

13- Atavismo: Inerte

Image result for atavismo inerte

Tengo muchos defectos, pero rara vez peco de hacer patria chica sin venir a cuento (no vale citar que puse Ulises de Viva Belgrado como mejor disco patrio en 2016). Soy gaditano y amo/detesto un millar de cosas de mi tierra. Pero ¿cómo negar que Inerte de mis paisanos Atavismo es el mejor disco parido en este país en 2017? Orgullo por partida doble, el de saber que de un tiempo a esta parte en la provincia se han movido un montón de bandas que han dado, dan y darán mucho que hablar (GAS Drummers Bourbon, Atavismo, The Electric Alley…) y el de encaramar como disco nacional favorito a una gente como Atavismo. Las dos veces que les he visto desde mi “exilio” barcelonés me han convencido cada vez más. Inerte enamora de primeras, y es que Pan y Dolor con su regustito al rock andaluz de Alameda o Triana es una auténtica maravilla para ponerse en bucle con los requiebros de la guitarra de Poti. Demasiado bonito para ser real. Y ahí no acaba la cosa, temas como El Sueño, con esa mezcolanza entre lo mejor del Stoner y el filtro prog/psicodelia, la presencia desbordante del bajo en La Maldición del Zisco, el desasosiego atmosférico dirigido con las mazas de Sandri Pow y la alucinógena y riquísima Volarás conforman un tracklist perfecto sin ninguna fisura. Un nivel altísimo el de una banda que ha producido una joya tan instantánea como espero que duradera en el imaginario colectivo. Vista la creciente respuesta de medios especializados nacionales, comentarios en RRSS y foros, así como la enorme acogida que he tenido suerte de presenciar en la Rocksound barcelonesa solo hace apuntar que la marca Atavismo debe ir adelante por mucho tiempo. Si Inerte no ha acabado más arriba en esta lista es simplemente por la gran competencia  y por que creo que para alcanzar la perfección absoluta a este trío le falta un poquito de más potencial en el apartado vocal. No obstante, un disco y una banda a la que reivindicar por derecho propio y por qué no decirlo, porque siempre es buena la excusa para ensalzar y apoyar la escena local underground de la tierra donde hemos crecido.

 

12- IDLES: Brutalism

Image result for idles brutalism

De la siempre inquieta Bristol -donde algún buen amigo anda…- ha llegado el que puede calificarse como uno de los debuts del año. Un sorpresón, un vendaval de aire fresco a la escena británica que tanta morralla de banda crea, pica y tritura a una velocidad altísima. IDLES publicaron Brutalism a principios de año y desde el minuto 1 se conviertiron en ese grupito sorpresa y gamberro al que te mueres de ganas de ver en una sala borracho como una cuba. Aún no se ha dado el caso, cosa que mi hígado agradece, pero a buen seguro que consiguen sonar tan inquietos, tronchantes, canallas y sinvergüenzas como lo hacen en canciones como Well Done, Mother o 1049 Gotho. Y es que no se dejen llevar por esa pinta de hooligans que gastan este quinteto – aunque les va como anillo al dedo para su música ciertamente- porque son capaces de aunar en su música virtudes del punk más radiable, el noise y esa capacidad innata para el hit y la melodía simple que también se les suele dar a los nacidos en la pérfida Albión. Líneas de bajo sucias que hieden a lo rancio de cualquier baño de un pub apestoso de Bristol y un frontman Joe Talbot, que magnetismo e imagene aparte, consigue engorilarte con su particular manera de cantar, véase ese atoramiento y frenesí al final de Date Night. Un pildorazo tras otro encadenados hasta alcanzar la notable cifra de 13 canciones. Quizás les habría venido algo de concisión para hacer la juerga aún más intensa, pero poca crítica se le puede hacer a estos flipados. Yo lo tengo claro desde que se me cruzaron, son la “nueva mejor banda” que ha dado Reino Unido en un gran tiempo. Un disco tan adictivo y que enseña todas las cartas en sus singles, no esperen música hiperintrincada aquí, esto es un guantazo a mano abierta y una oda a la festividad ebria y al disfrutar como enanosBrutalism ganador a mejor en la ficticia categoría comedia musical del año. Sonrisa imborrable durante lo que dura un disco como la copa de un pino. Amigos promotores de conciertos en salas de Barcelona, hagan algo para traer a estos tipos. Si se da tal circunstancia allí estaremos derramando birras.

 

11- Chelsea Wolfe: Hiss Spun

La princesa de las tinieblas ha regresado por la puerta grande este año con un Hiss Spun aguerrido y fiero pero con esa particular belleza que inunda todo cuanto toca Chelsea Joy Wolfe. La de Sacramento nos sumerge igual de lúgubre y tenebroso que de costumbre pero tira aquí de un acompañamiento más metálico. Las guitarras de Troy Van Leeuwen están milimetradamente insertadas en Spun o 16 Psyche, bordando unas composiciones que con la sola presencia de Chelsea ya sería una obra a tener en cuenta. Ambientes que a ratos me recuerdan a algún género cercano al indutrial (Particle Flux, Offerring, Strain…), y con un highlight como Vex en el que ese dios de post-metal llamado Aaron Turner aporta su vozarrón al final. Uno de los temas del año sin dudas. Sin embargo, cuando los ambientes se descomprimen y la desnudez de los temas lo permite, es cuando aún más brilla la artista norteamericana, mostrando todas las bazas de sus cuerdas vocales en Twin Fawn y en ese momento joya acústico marca de la casa que es Two Spirit. En la cohesión del conjunto se halla el mayor éxito en el haber de Hiss Spun,ya que aunque al inicio del trabajo se encuentren los temas de impronta más inmediata la sensación general es que se trata de otro disco más de la artista que necesita la suficiente atención y disgestión para procesar lo magno y excelso de la obra. Lo polifacético de esta artista siempre nos conduce a esperar el más difícil todavía en su siguiente paso, pero es que sin saber cómo lo hace, al final siempre acaba saliendo más que victoriosa del embate. La cantante de mirada más penetrante de toda la galaxia musical ha vuelto a deleitarnos con su figura y sus temas. Un plástico para ser escuchado con los cinco sentidos, y para ser transportado a la dimensión que Chelsea Wolfe acostumbra a hacernos viajar. La dama oscura. Siempre sugerente. Siempre intrigante. Siempre tan cautivadora. Imposible no caer rendido a sus pies.

 

 

Anuncios

Un comentario en “TOP 25 Discos 2017(III): 15-11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s