Primavera Sound 2018 y el toreo de salón

Dos de los pelotazos más grandes en las últimas temporadas dentro de la escena nacional se estructuraban en torno al verídico hecho de que en estos tiempos que vivimos todo el mundo tiene una opinión sobre lo que sea. Hablo de Opino de Que de Ojete Calor y Opinión de Mierda de Los Punsetes. Con la facilidad que otorgan las RRSS cualquier hijo de vecino puede opinar, y lanzar su visión para la posteridad, sobre la fisión nuclear, la estabilidad política en Micronesia o la cotización del metal por poco o nulo bagaje que se pueda tener sobre el tema. Me acuerdo en un día como hoy de un par de términos cuyo origen proviene del mundo taurino – universo del que lo que más me interesó siempre fue su variedad léxica y aportación a la linguística patria con multidud de expresiones, palabros y terminología variopinta- y que vienen de perlas: “ver los toros desde la barrera” y “el toreo de salón”. Pues eso, hoy es el día tras la convulsa tarde de ayer, con filtración de los siempre atinados IDLES incluida, en que el misterioso cartel de esta edición del Primavera Sound ha sido presentado. Y claro, como no podía ser de otra manera hoy todos opinan opinamos que si vaya porquería, que si vaya pasada, que por qué no vienen tal y que qué carajo pintan pascual. Y todo eso desde el confort de nuestro salón, a priori y simplemente juzgando los nombres impresos en la imagen que encabeza este post. Bueno, y cómo uno siempre fue un poco cagueta pues los toros mejor desde la barrera así que toreemos un poco de salón.

Hacer un análisis de un cartel como el del Primavera Sound tiene un poco de intento estúpido en primer lugar porque rara es la vez que de antemano se conoce el grueso de los artistas -en parte ese era, ¿o es?, uno de sus encantos- y como en todo festival al final se acaba dando una impresión global en base a la cabecera tocha, “los nombres que venden abonos” que dicen muchos.  Si tuviera que condensar en pocas líneas mi sensación general tras haber visto el cartel es que la cabecera, gustos aparte, es sólida y está a la altura, pero que justamente en ese punto fuerte de los nombres de línea media y pequeños donde suelen colar tropecientas referencias asombrosas este año no encuentro tanta profundidad. 

Así, y a modo de apuntes escuetos mi opinión de mierda acerca de los puntos positivos y los negativos que encuentro a estas alturas de la película de la propuesta de este año:

 

El vaso medio lleno:

  1. La cabecera. Si comparo esta edición con la pasada para mí Arctic Monkeys/The National >> Bon Iver/The XX. Nombres como Björk o los ínclitos Migos me interesan poco o nada lo cual no quita que cabezón por cabezón me parezca una propuesta superior a casi todas las últimas ediciones (Radiohead jugaba en otra liga en 2016 y la edición de 2014 en ese sentido era casi inalcanzable).
  2. Nombres como The War On Drugs (con Grammy bajo el brazo por cierto) por muy tatareado y que casi se supiese de antemano no dejan de ser una gran alegría. Cuarto mejor disco del año pasado para un servidor. Gran noticia.
  3. Recopilación de nombres que mola mucho encontrarse: IDLES, Mogwai, Ty Segall, Sparks, Car Seat Headrest, Slowdive. Éstos últimos toda una sorpresa que viniendo en Sala en Marzo regresen al festi con tan poca distancia.
  4. Seguro que de aquí a Junio conocemos nuevos nombres escondidos en el cartel que tienen mucho que ofrecer. Por lo pronto gente como Flat Worms o Art Ensemble of Chicago me parecen propuestas que seguro te arreglan ciertos huecos.
  5. Menos profundidad de cartel = menos solapes. En principio el que la lista de “must see” sea menor hace que ,quizás, la experiencia sea más cómoda y menos traumática cuando se publique la programación desglosada por horarios y escenarios.

 

El vaso medio vacío:

  1. ¿Dónde están las guitarras pesadas? Sobre todo viniendo de dónde se viene en cuanto a propuesta metalera la oferta me parece justita y muy insuficiente dada la tendencia que llevaban los programadores estos últimos años. Dead Cross, Sumac y Watain – todos en la jornada del Sábado juntitos por cierto- me parece escasísimo. Zeal & Ardor bien, pero tampoco arregla el asunto.
  2. Demasiado peso para tendencias electrónicas y eso que ahora se denomina música urbana (trap, R&B, Hip-hop y derivados). En fin, que no entro en que ese nicho de mercado también tenga que tener su cabida pero que nombres como Migos, C. Tangana o Tyler, The Creator tengan tanto peso a mí personalmente pues no me va. Al final, esa reflexión de la evolución de los carteles en festis europeos vs yankis al final parece que se cumple a medias.
  3. ¿Y las reacciones del vídeo de marras? ¿Por quién lloraba la señora mayor? No hay por donde cogerlo ciertamente. Marketing o algo se nos escapa que tengan guardado. De las supuestas reuniones de Fleetwood Mac, o los delirios-probablemente bajo estupefacientes o similares- de cierto personal del propio foro del PS hablando de Dire Straits y Led Zeppelin mejor ni acordarse.
  4. Los que pronosticábamos en las quinielas nombres que no han caído como The Oh Sees, Chelsea Wolfe, At The Drive-In, Wolves In The Throne Room, Toundra, Courtney Barnett o Godspeed You! Black Emperor gracias a Dios no nos jugamos los cuartos en casas de apuestas normalmente.
  5. Las propuestas nacionales me parecen muy flojas. Hemos pasado de Jardín de la Croix, Triángulo de Amor Bizarro, Belako, Berri Txarrak, Melange y Rosalía a María Arnal i Marcel Bagés, Vulk, Mujeres y Doblecapa. Y si la comparativa no es dolorosa de por sí, que el nombre nacional más tocho en tamaño sea el de C. Tangana pues no es de mi agrado la verdad.

 

En resumen, hoy todo quisqui ha opinado, como un servidor ya ha hecho arriba. No sé aún como saldrá la corrida y si la expectación será para tanto o no, o si al final la faena será un completo fracaso o puerta grande pero ya hemos ejercido nuestro legítimo derecho a torear de salón y opinar además que el toro en corral muy buenas hechuras no se le ve. En principio no creo que vea los toros desde la barrera y salvo novedades me lanzaré al coso del Fórum para disfrutar de al menos la docena de nombres que a bote pronto me apetecen mucho de ver. El debate de si merece la pena económicamente daría para otra parrafada, ya si eso otro día y tal.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s