Car Seat Headrest: Twin Fantasy (Face To Face)

Resultado de imagen de car seat headrest twin fantasy

No hace mucho leía en mi timeline de Twitter que Will Toledo es el millenial musical con más talento del planeta. A bote pronto no me atrevería a hacer tal afirmación sin repasar algunos colegas coetáneos, no obstante con la revisión de Twin Fantasy -recuperado para la causa y ahora remozado con los medios necesarios para que se le pueda llamar disco de estudio como tal-  el jovenzuelo y talentoso William James Toledo Barnes consigue quedarse muy cerquita de ser el referente de toda una nueva generación ávida de nuevos héroes alternativos en el panorama indie-rock actual. En Twin Fantasy (Face To Face) volvemos a encontrarnos con el por qué todo el mundo le dora la píldora a este imberbe afincado en la mágica Seattle.

En mi cabeza, y salvando las obvias distancias, la carrera de Car Seat Headrest tiene bastantes trazas de similitudes con la de los Arctic Monkeys. Los británicos lo petaron en su era en la prehistoria de las RRSS vía Myspace antes de lanzar con todas las de la ley al mercado su disco debut, hecho similar y trasladable a la carrera del proyecto de Will Toledo con la salvedad de que este último usó su infinita capacidad prolífica autoeditando y lanzando vía Bandcamp hasta 12 trabajos, sí 12, hasta que el reputado sello Matador lo reclutase y de ahí saliese la edición de Teens of Style en 2015 y Teens of Denial un año después. El resto es historia valdría decir. Con Teens of Denial este muchacho de estética errejoniana acabó por conquistar a todos con una sólida base de indie y lo-fi regada por angustiosas y cotidianas dudas existenciales juveniles que sonaban a las mil maravillas. Cumplida la parte de salto al cuadrilátero y con los focos puestos sobre su figura ahora Will regresa con otro tratado magnífico donde todas las virtudes del disco predecesor vuelven a estar presentes.

Resultado de imagen de will toledo

Desde la entradilla con My Boy (Twin Fantasy) ya tenemos motivos para sonreír y afirmar que lo ha vuelto a hacer el muy cabrón. Esas estrofas en falseto y el arpegio presagiando el coro en explosión siguiente contiene el alma del Teens Of Denial. Actitud a raudales en esa manera de cantar, que a ratos parece tímida – hecho que concuerda con la afirmación de que en sus inicios se grababa a escondidas dentro del coche para que nadie le oyese- y que por momentos tiene ese deje casi etílico-desganado-resacoso que recuerda a los primitivos y aprovechables berridos de lo primero de Julian Casablancas con los Strokes que marida de maravilla con composiciones como la melódica Sober to Death y la cara B High to Death.

Aún más maravilloso es capaz de sonar cuando sabe tocar la fibra con temas que no tienen problema en irse por encima de los diez minutos como en esas dos piezas que ya de por sí merecerían una análisis propio, hablo de Beach Life-In-Death y Famous Prophets (Stars). Con duraciones de trece y dieciséis minutos más propias de estilos como el rock progresivo o el doom metal que de esta suerte de indie rock de tintes noise que practica este buen hombre, Will sabe volver a emular todo lo bueno contenido en aquella hímnica Drunk Drivers/Killer Whales. En la primera de las citadas sabe amoldarse como narrador de historias, indie salpimentando el relato con melodías que te taladran el cerebro y usando el recurso de la aceleración y frenado a la perfección. Un tema que contiene literalmente todo, guitarras destartaladas, coros de aires desgarbados, ruidismo y una interpretación vocal visceral por parte de un Will que suene tan honesto como de costumbre. Para mayor éxito, durante el recorrido del viaje hay varios requiebros que pillan desprevenidos y consiguen que te mantengas alerta durante toda la duración hasta el cierre circular del tema. Una montaña rusa de emociones.

La habilidad de Toledo para plasmar como compositor todos los sentimientos de las desbordantes visicitudes de sus dicotomías de la venida de la pronta vida adulta -téngase en cuenta que el material lo escribió a la edad de 19 años, por lo que esa frontera entre el fervor adolescente y la llegada de la vida adulta planea- sigue intacta en otros cortes como en Bodys o en la fulgurante y con reminiscencias a Weezer Cute Thing o en el single Nervous Young Inhumans. Denso líricamente y con mucho por desgranar como el anterior Teens of Denial y con recovecos deliciosos casi en cada tema. Letras que bordean el eterno foco del desamor y las promesas incumplidas. Retazos que dibujan una obra que incide en lo mejor de las dinámicas de un indie rock de paso alto y que por momentos se sumerge en o mejor del songwriting-folk o el lo-fi pop. En todos los registros, salen vencedores. Quizás después de un puñado de escuchas tenga que estar de acuerdo con esa afirmación del comienzo que hablaba sobre Will Toledo como el nuevo adalid del rock alternativo post-moderno.

Un comentario en “Car Seat Headrest: Twin Fantasy (Face To Face)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s