Crónica Primavera Sound 2018 (Parte 1/3)

IMG_20180602_193947.jpg

Tras una semana intensa en la que cada tarde/noche hemos tenido conciertos en la ciudad condal dentro de la programación del, cada año más macrofestival, Primavera Sound, volvemos por estas latitudes para contar peripecias, momentos brillantes y otros que no tanto. Un año, en el que al margen de lo musical he descubierto que la marca Fila – en mi mente tan viejuna- es ahora lo más entre la chavalada modernuqui que lo peta, que los calcetines ahora se llevan con pantalón corto cual guiri británico harto de sangría en Benidorm y que todo ese paraguas que denominan músicas urbanas en el 90% de los casos es una farsa engañajovencuelos. En fin, vayamos a lo vivido durante esta semana.

Lunes / Martes / Miércoles 28-30/05/18

El Lunes y Martes eran las jornadas previas a la programación principal del Parc del Fòrum y allí que nos encaminamos para picotear de algunas bandas que tenían bastante que ofrecer. Tras pulserización de rigor el Lunes, nos dispusimos para ver en la Sala Apolo 2 a los neoyorquinos The Men. Show vigoroso en los primeros compases con su dupla de guitarristas a piñón. Posteriormente y con la incursión del saxo en temas de sus últimos largos ganaros en matices pero perdieron en contundencia. Buen rato para arrancar la semana pero sin más. El día después podría haberse titulado la noche polaca, y es que fuimos de los que hicimos doblete con Kurws y Trupa Trupa. A los primeros había ganas de verles tras descubrirles recientemente en esa locura electrizante casi jam arrítmica que es su propuesta. Quizás con algo de paja y autocomplacencia pero bastante disfrutables. Sus compatriotas Trupa Trupa mucho más luminosos lucieron a buen nivel y con temas bastante accesibles como To Me o la más movida Falling convencieron plenamente.

 

mde

 

La jornada de puertas abiertas del Miércoles era más bien escasa en cuanto a propuestas que me interesasen musicalmente, y es que si quitamos que la programación del Auditori con María Arnal y el exclusivo concierto de Spiritualized orquestado para el que era necesario tener ticket -los cuales volaron- poco donde rascar había. Mucho curioso para ver de qué rollo iba ese chaval tan “radical y punki” que es Yung Beef. Nada, lo que vi de reojo, como era de preveer era de verguenza ajena así que quitando el rato agradable con Wolf Parade, nada a reseñar de una jornada donde Javiera Mena y su rollo verbenero tampoco era de mi agrado. A Belle & Sebastian me los ahorré, aunque según leí fue de lo único potable de la noche.

 

Jueves 31/05/18

Arrancamos con puntualidad a las 17:00 en el escenario Adidas con F/E/A. Su propuesta instrumental, con la que hace nada han regresado de la mano del adelanto PL5, era de las que había que ver sí o sí. A ratos cercanos a Godspeed You! Black Emperor y en otros a los menos expansivos Russian Circles, consiguieron calentar los ánimos de la parroquia que allí estaba presente ávida de instrumental. El primer temazo del festival fue de ellos cortesía de una A1 enérgica e impetuosa. Para Otoño se espera su nuevo disco y todo apunta fenomenal.

Tras los mallorquines, nos movimos al anexo Pitchfork donde The Zephyr Bones desplegaron su buenrollismo sobre las tablas. Con un sol de cara que dificultaba ciertamente seguir al cuarteto, la verdad que ofrecieron un concierto sólido, corto y con detalles de que hay mucho más trabajo del que aparenta en su psicodelia melódica.

Justo a la finalización del combo afincado en Barcelona nos dispusimos a ir al Auditori para buscar una de las propuestas más divergentes de la norma musical imperante del festival. Y es que con Art Ensemble of Chicago tuvimos una hora justa de jazz libre como el viento arropado por percusiones a ratos más convencionales del género y en otros más tribales. Una manera de oxigenar el menú y digno de aplaudir que bandas como éstas se sigan colando en el carte pese que la chavalada más joven vaya más en otras líneas.

IMG_20180531_202658.jpg

Desde el Auditori nos dismo el paseo para pisar por primera vez Mordor para ver a todos unos The War On Drugs. Quizás el nombre propio de mi agenda del día. Con un discazo bajo el brazo como A Deeper Understanding – con una repercusión mayor si cabe tras el Grammy- había que estar sí o sí en la actuación de Adam Granduciel y sus secuaces.  Una pena la duración de un concierto que sólo pudo incluir temas de sus dos últimas, y más aclamadas obras. El primer punto álgido justo con el sol cayendo fue esa exquisita Strangest Thing que trajo todo su ároma clásico y buen gusto al escenario Mango. Me extraño que no cayese las más movida Holding On de su última obra que hubiese encajado bastante bien a juzagar por cómo se vino arriba el personal presente en la similar en cuanto a tempo Red Eyes. Con ese arpegio y batería galopante de la intro, Red Eyes, fue otro de los momentos de la jornada. Under The Pressure también fue alabada y quizás el cierre Eyes to The Wind no era el tema más adecuado dada las dimensiones del concierto. Un temor, el de que ese calor íntimo de The War On Drugs se viese chafado por lo mastodóntico del espacio que no llegó a confirmarse. Brillante actuación.

IMG_20180531_205947.jpg

No quería por nada del mundo perderme a Anna von Hausswolff, así que fui casi al trote de vuelta al Adidas. La sueca con los primeros acordes ya empezado daba muestras de su portento vocal con un concierto que creció en intensidad y que incluso superó casi en cuarto de hora la duración prevista en la programación. Con un repaso íntegro del magnífico Dead Magic la sueca conquistó a todos los presentes que completaron la catártica experiencia que fue su actuación. En varias ocasiones dio las gracias a los allí congregados la cantante y organista, dado que sabía que un nombre que podía acparar masas como Björk tocaba en su franja. Espectacular intepretación en The Mysterious Vanishing of Electra con ese crescendo  brutal, o en la locura final de Ugly and Vengeful con su patina tenebrosa impregnando todo. Una artista que sin duda ofreció una de las actuaciones más magnéticas de toda la edición y que por méritos propios merece copar rankings a final de año con un disco tan bello, punzante y cautivador como pocos. Sobresaliente.

IMG_20180531_221642.jpg

Tras un concierto tan excelente, me entró la habitual pereza post-comida de cruzarme el recinto para seguir el plan establecido, que en principio incluía a Nick Cave, pero finalmente me decidí por experimentar y pasearme a curiosear por otros lares. Así me vi echando un rato en The Warehouse, o lo que he venido a llamar jocosamente la cuevita electroyonqui. Posteriormente también tuve tiempo de de echar un vistazo desde la parte superior del anfiteatro del Rayban a ese nuevo ídolo de la chavalada joven que es C. Tangana. Nada a comentar, al margen de que este al menos parecía cantar, algo que se agradece cuando vas a un concierto. Tampoco eran para mí Fever Ray con su estrafalaria puesta en escena ni un Vince Staples que aunque con undirecto potente a pecho descubierto en la soledad del escenario que hacía botar al Rayban  no me arrancaba las ganas de bajarme a integrarme con la parroquia.

 

sdr

Así llegamos a Zeal & Ardor, uno de sus nombres etiquetados como hype dentro del metal de los últimos años. Tenían que demostrar si lo suyo es de verdad o no, y ciertamente no aprovecharon la ocasión. Tiraron de bastante tema nuevo aun no publicado, pero ni siquiera cuando recuperaron Come On Down, Blood In The River o Devil is Fine acabaron de convencer. Quizás buena culpa de ello fue un sonido que dejaba en un segundo plano, por no decir tercero, a las guitarras en pos de las armonías vocales de Manuel Gagneaux y sus dos acompañantes a los coros. No entró en el setlist la última canción adelantada de Strange Fruit, Built on Ashes, la cual me apetecía de ver en vivo. Me decía un colega, que donde a un grupo se les ve las costuras es en el directo y por desgracia a Zeal & Ardor se le vieron más de lo que pensaba. Tras ellos y con una sensación algo agridulce ejercí de voyeur efímero para ver a Nils Frahm de camino a la salida. Y es que nombres como Here Lies Man o los también hypeados Carpenter Brut tendrán que esperar a un futuro para que los vea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s