Crónica Primavera Sound 2018 (Parte 2/3)

Resultado de imagen de fotos viernes primavera sound

Tras una semana intensa en la que cada tarde/noche hemos tenido conciertos en la ciudad condal dentro de la programación del, cada año más macrofestival, Primavera Sound, volvemos por estas latitudes para contar peripecias, momentos brillantes y otros que no tanto. Aún a la espera por ver si se confirmaba alguna actuación en principio no programada, lo que sí hubo en la segunda jornada grande fue modificación de planes debido a que se cayó de última hora del cartel Migos, copando su puesto los cacareados ya previamente Los Planetas. En fin no nos adelantemos y vayamos por orden a contar lo vivido durante la jornada del Viernes 01/06/18 .

Tras tener una mínima duda de si acercarme al Auditori a ver la propuesta de los compositores del soundtrack de Stranger Things finalmente decidí que lo mejor era copar descanso y volver a arrancar la jornada en el Fòrum a la torera hora de las 17:00 en el coso del escenario Adidas. Allí tuve la suerte de volver a ver a Doblecapa -segunda vez este año tras haberlos visto en la Fabra i Coats junto a Viva Belgrado- con su propuesta incandescente a lo White Stripes con sonido sureño a ratos y más vigoroso en otros. El grupo de la escudería Aloud -todo queda en familia- solventó su poco más de media hora con bastante buen sonido y con esa seña de identidad que es el sonido que Mario Navajas saca de la Cigar Box Guitar con los habituales slides. Bola de energía es todo un pildorazo. Buen bolo para entrar en calor.

IMG_20180601_170223.jpg

Con menos conocimiento de la banda, llegaba a la siguiente parada en el escenario Primavera a ver a las norteamericanas Waxahatchee. El rato que pasé por allí no me quedé prendado especialmente con su rollo algo más luminoso y colorido de las referencias que en la propia web del Festival habían citado de comparativa. En fin, que de allí seguimos el paseo sin mucho rumbo para ver algo de un grupo con mucho más empaque como son The Breeders. Pero antes dio incluso lugar de ver de refilón algún tema suelto de La Bien Querida, artista que sin ser santo de mi devoción en absoluto, sabe rodearse la mar de bien como muestra de que por allí andaba de guitarra Manuel Cabezalí de Havalina. Volviendo a la otra punta de la amplia Mordor en el escenario Mango salieron las gemelas Deal para atender a una buena cantidad de personal congregada para ver cómo suena en directo su reciente All Nerves. Algo menos de cuatro canciones anduve por allí ya que me picaba bastante la curiosidad por ver que se escondía detrás del proyecto de Jonsi, Liminal Soundbath.

 

Tras unos buenos 10 minutos o 15 esperando en cola a que hubiese algo de aforo para entrar a The Warehouse, finalmente pude acceder y para mi sorpresa aquello era la oscuridad absoluta y todo el personal estaba o sentado en el suelo o directamente tumbado echándose a la fresquita. Música muy de fondo que en quince minutos agotó mi poca paciencia, unido a una puesta en escena con una performance de tres mujeres vestidas de blanco tenebrosamente y portando algo que parecían velas en círculo alrededor del set de quienes se intuían que eran Jonsi y sus otros dos acompañantes. El olor, como poco peculiar, tampoco ayudó a que me quedase. En resumen, como performance quizás si lo que buscabas era abstraerte del ruido externo debió estar bien, pero no era para nada algo que entrase en ese momento en mis planes.

IMG_20180601_203120.jpg

 

Acto seguido nos dispusimos al escenario Rayban para tomar una buena posición con cerveza en mano para ver a uno de los combos que más horas de escucha les llevo dadas en 2018. Hablo de Rhye. Tras un fantástico Blood que me parece de lo mejor de la añada, tenía muchas ganas de ver a Michael Milosh acopañado de un buen séquito. Hasta dos personas que alternaban cuerdas/vientos, una teclista y los más habituales guitarra, bajo y batería. Gran sonido y una propuesta que en directo resultó mucho más movida y bailonga que lo sensual y vaporoso del sonido de estudio. Sabiendo que los me perdería el Domingo por cansancio/mal tiempo disfruté al máximo del concierto. Los ratos de percusión doblados de Milosh sonaron a la perfección, y sobre todo temas como Count To Five y Open justificaron que anduviese por allí en vez de ir a ver al reverendo Father John Misty predicar.

 

Justo después llegaba el solape. En singular porque sin duda confluían dos bandas que obviamente les tengo en estima. Mogwai y The National. La decisión al final vino condicionada a que sus últimos discos me parecieron muy diferentes de nivel y me quedé con el gran sabor de boca de la última referencia de Mogwai, y por qué no decirlo, porque a Mogwai siempre se les ve. El precio que pagué por estar en tercera línea justo en la zona de altavoces que sacaba todo el potencial de las guitarras y del atronador rasgado de cuerdas del bajo de Dominic Aitchison fue dejarme algo de mi calidad auditiva. Cayeron Hunted by Freak, una celestial I´m Jim Morrison, I´m Dead y una Rano Pano que un servidor hubiese intercambiado por San Pedro de aquel gran disco que sacaron en el ya casi lejano 2010. De lo mitiquísimo qué decir de la madre de todos los clímax que es Mogwai Fear Satan. Imperecedero tema que ya puedo decir que he presenciado en directo. Y sin embargo, me quedo con el jolgorio y lo espectacular de esa joya que es Remurdered con ese sinuoso coqueteo entre lo sintetizado y lo distorsionado. Old Poisons para cerrar y ya teníamos asegurado que el oído derecho zumbaría durante un par de días. Gloria eterna a los escoceses. Si algún día los Shellac causan baja de su presencia perenne del cartel del Primavera que por favor estos buenos hombres tomen el testigo. Bien lo merecen.

 

 

Con algo de margen posterior para el respiro y para hacer trabajar a mi mandíbula, decidí sobre la marcha que no había nada que me interesase más que ver a Los Planetas. Un grupo que pese a haber tocado mil veces en mis alrededores, tanto en Andalucía como en Barcelona ahora, jamás había visto. Y para allí que me fui. Concierto agradable, del que muchos reseñarán la aparición “estelar” de Yung Beef. No comments. Tampoco entro a valorar el aparente declive físico que denota la imagen de un Jota que estuvo parlanchín por momentos agradeciendo a la peña del festi. Mejor y más destacable quedarse con los himnos Un buen día, Santos que yo te Pinte y una Alegrías del Incendio fantástica. Concierto alargado más de la cuenta que a alguno le supo a gloria, y no tanto a los fans que esperaban en la otra punta de la explanada a que terminasen los granadinos y empezasen Haim. Para un servidor, agradable concierto pero que no queda entre el Top del festival.

IMG_20180602_015321.jpg

Tras el momento indie con Los Planetas había que patearse el recinto para pillar sitio a uno de los conciertos que tenía subrayado desde el día de confirmación del cartel. A los británicos IDLES había que verles. Tras un disco como el que han sacado, y las buenas señales de este 2018 – hoy mismo presentan nuevo tema y noticias jugosas de nuevo concierto en la ciudad condal– eran fijos en el Clashfinder. Y allí que nos metimos con toda la peña británica que coreó hasta el último escupitajo de un Joe Talbot sensacional. El concierto más divertido y cafre del festival con diferencia. Un no parar. Desde Heel/Heal hasta cerrar con Rottweiler. Coreadísimos los estribillos de Mother y Well Done. Brutal el frenesí final de Divide & Conquer, fantasía hooligan en Faith In the City. El acabose. Pogos en la zona central. Bromas y reivindicaciones continuas por parte de Joe Talbot. Unos bailes chorras indescriptibles. Los guitarristas Lee Kiernan y Mark Bowen haciendo crowdsurfing. Una puta macarrada tal y como ansiaba. Punk pasado por el filtro del siglo XXI con dosis de acidez y humor negro por doquier. Tardaré en olvidarme de esa hora.

Con los últimos aplausos y la sonrisa en la boca fue el momento de subir rápido las escaleras para buscar el pelanas de Ty Segall que ya pegaba guitarrazos en el Primavera. Muy en modo hombre orquesta, como cabía esperar dada su última obra, pude presenciar al menos la segunda mitad de un show entretenidísimo de un artista ciertamente genial. Gran sonido nuevamente en ese escenario y grandes dosis del fuzz habitual del artista californiano. Otra vez será con más tiempo. Los que lo vieron íntegramente hablaron bastante bien del concierto.

Resultado de imagen de primavera sound

Finalmente di por concluida la noche con los húngaros Dope Calypso que en el pequeñito y coqueto NIght Pro me defraudaron un poco en cuanto a una puesta en escena algo kitsch que no llegé a comprender. Los ratos que viran más hacian al garage de estribillos suenan bien pero por momentos me parecieron algo falsetes en su propuesta. Dado que el cansancio ya hacía mella, prefería volver el camino de vuelta a casa y quedarme con las agradables sensaciones de los conciertos de Rhye y sobre todo Mogwai e IDLES que deambular en busca de lo poquito de programación que le restaba a la jornada. Lo que parecía una jornada floja, quedó más que arreglada gracias sobre todo a unos colgados de Bristol que reventaron el Adidas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “Crónica Primavera Sound 2018 (Parte 2/3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s