Crónica Primavera Sound 2018 (Parte 3/3 Final)

IMG_20180602_193221.jpg

Tras una semana intensa en la que cada tarde/noche hemos tenido conciertos en la ciudad condal dentro de la programación del, cada año más macrofestival, Primavera Sound, volvemos por estas latitudes para contar peripecias, momentos brillantes y otros que no tanto. Un día que mayormente ha dado que hablar por el concierto de los Arctic Monkeys, su escasa duración y potencia, y la performance de las caretas de Puigdemont durante la sesión de clausura de DJ Coco. En fin no nos quedemos con detalles secundarios y vayamos a lo importante según mi óptica de lo acaecido en la jornada del Sábado 02/06/18, antes de que haya que comenzar a decidir si la inversión para 2019 a día de hoy ya renta.

Decidí empezar un poco más tarde de lo habitual el día, y como consecuencia de ello, no pude ver a Shellac tocando a ras de suelo en la entrada del recinto del Fòrum. Una pena. En mi calendario en cualquier caso el primer nombre propio era el de Car Seat Headrest, o lo que es lo mismo el de Will Toledo. Un grupo, que tras un enorme disco parido este año que crece y crece con cada escucha tenía que colmar expectativas. Y claro, hacelo en un espacio grande como el escenario Mango era una señal del salto cualitativo. Desde una posición privilegiada central en el corralito me situé para disfrutar de lo lindo junto con los presentes de una de las bandas con más talento y futuro de cuanta hayan pisado este año el Festival. Pese a la poca duración del concierto, himnos como Bodys, o esa versión con las percursiones tan presentes de Fill in the Blank hicieron desde un inicio que todos nos entonasemos y saltasemos y cantasemos al ritmo de los convulsos bailes de ese chico con pinta de ser un trozo de pan que es Will Toledo. Probablemente el mejor cronista de lo mundano dentro del indie, capaz de componer temas como una Destroyed By Hippie Powers más poderosa que las anteriores citadas, o ese momentazo regalado por una de sus mejores piezas como es Drunk Drivers/Killer Whales.  Todavía estaríamos allí cantando al son del otrora introvertido Will si nos hubiesen dejado. Uno de los conciertos del año pese a su poca duración y haberse quedado en el tintero un sinfín de temazos de sus últimas obras. Seattle, siempre fuente inagotable de talento.

 

Tras los norteamericanos era el turno de volver al tan a menudo visitado este año escenario Adidas, para ver a uno de los grupos que esperaba que más sorprendiesen. Y no me equivoqué. Jovial y divertido concierto de unos frescos Rolling Blackouts Coastal Fever. Con ese constante juego de dos guitarras eléctricas y una acústica unido a una sección rítmica muy compenetrada son capaces de surcar los mares a bordo de un indie buenrollista especialmente indicado para días luminosos como el que se dio. Típica banda que la próxima vez que vuelva al Primavera lo hará a un escenario de mayores dimensiones. Sonaron mis favoritas Talking Straight, Fountain of Good Fortune y el cierre con esa genial French Press. A poco que lo claven con su nuevo disco, y las señales no indican lo contrario, tienen un recorrido por delante fantástico.

IMG_20180602_201308.jpg

Era el turno de volver a ver en poquitos meses a todo unos Slowdive. Y si en la Sala Apolo, contra todo pronóstico, se dieron algunas circunstancias que hacen que no guardé un sabor de boca genial, en el escenario Primavera todo conspiró para que saliese a pedir de boca. Público respetuoso y por la causa de entregarse, repertorio clásico junto con su magnífica obra de vuelta, y un sonido del copón. Para llorar la tripleta Crazy For You con un cierre apotéosico, la marea de guitarras en Star Roving y Souvlaki Space Station celestial. De cabo a rabo una actuación magnífica, inmaculada y que los sitúa como otros de los ganadores de esta edición junto con IDLES, Mogwai, Anna von Hausswolff, etc… El preciosismo hecho música y grupo.

Tras secarnos la baba, emprendimos rumbo a lo que se esperaba que fuese una buena congestión en el acceso a la amplia Mordor para pillar sitio y ver a los Arctic Monkeys. Con toda la fanfarria que ha traído su nuevo disco, el cual ya conté por aquí que me parece tremendamente olvidable, llegaban los ingleses con probablemente uno de los cachés más altos del cartel. Algo que si juzgamos la duración del concierto pocos podrán justificar. Ya sabemos que el hueco que la organización les había dado no era para estarse dos horas y pico, pero me parece que para subir ese escalón a la liga de la élite necesitan convencer con actuaciones más sólidas. Y no sólo en tiempo. Un servidor estuvo hasta justo Crying Lightning, y he de decir que desde la distancia no sonaron especialmente bien. Algo bajos de sonido, y con un Alex Turner que por momentos me hacía gracia al ver su acento cada día menos british y más americanizado. Un tema tan potente como Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair que debería ser un fogonazo inmediato sonó carente de fuerza, ídem para una Brianstorm más alocada que potente. Y aún más triste contemplar que en directo 505 no supo transmitir toda la magia que debería. Los temas nuevos, pues eso, ni fú ni fá. Decepcionante actuación.

Imagen relacionada

Tras el fiasco de los monos, salí antes de la hora para rendir pleitesía a un ídolo como es otro Turner, pero no Alex de los Monkeys, sino Aaron Turner. El ex-ISIS ha sido una figura importantísima en el que personalmente me haya interesado por los sonidos post-metaleros y algunas corrientes asociadas con su formación aclamada. Aquí llegaba de la mano de Sumac, un combo con el que jamás he sentido el cosquilleo que sí me atravesó con su anterior proyecto. Llegué mientras el melenudo y barbudo frontman ponía a punto el sonido, y luego me quedé hasta el tercer tema. Todo la fiereza de los guturales y guitarrazos intacta. Según he podido leer, fue otros de los conciertos que no vi entero que más podía haber disfrutado.

IMG_20180603_015347_BURST001_COVER.jpg

Y finalmente, tras que posteriormente desistiese a quedarme al guateque de Mujeres y el bailoteo con Coco, llegó la hora de cerrar el festival con Beach House. Probablemente hice bien de quedarme de guinda con los de Baltimore. En formato trío, arropado por las baterías en directo de James Barone. Supieron crear el clima apropiado con su música, intrigante, sensual y seductora a ratos, y de oscuridad evocadora. Desde una mágica Black Car, el sonido del escenario Primavera volvió a confirmarse como la gran baza de ese recinto, y así continuó durante toda la magnética actuación del combo. Lucieron magníficos en los temas de su excelente 7, y cuando sacaron del baúl Master of None o Myth pues aún más cautivantes. Mención especial para el bueno de Alex Scally que realizó una actuación notable. Victoria Legrand cometió algún desliz vocal, menor en todo caso. Con un repertorio como el que ya atesoran se pueden dejar fuera clásicos en su momentos como Zebra o Norway y que la cosa no se resienta. Habrá que volver a verlos de nuevo en su paso por sala a la ciudad condal. Ovación cerrada.

Y así acababa la edición 2018 de este Primavera Sound. Un festival mastodóntico en cuanto a propuestas, inabarcable. Con decir que no he tenido tiempo y/u oportunidad de visitar la zona al lado de la playa electrónica (Primavera Bits) ya da idea de lo completo del programa.  Muy buenos momentos de esa siempre tan reivindicada segunda y tercera línea tan profunda que la organización siempre incluye, y esa confirmación de que el cabeza de cartel de este festival es un espacio como el Parc del Fòrum, que por muchas críticas que reciba por lo enorme, se convierte en necesario para alojar sin excesivos agobios a unas 70.000 personas por día. Igualmente alabable el esfuerzo de producción consiguiendo buenos sonidos en los múltiples recintos, y un relativo buen hacer en todo lo demás (accesos, transportes, bebida/comida,etc…). No se han ganado el respeto porque sí, y caigan mejor o pero, hay que reconocerles que van varios pasos por delante a la mayoría de festivales internacionales.

 

 

 

3 comentarios en “Crónica Primavera Sound 2018 (Parte 3/3 Final)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s