TOP 25 Discos 2018 (IV): 10-6

foto post tangana.png

Nueva entrega ya metidos en el Top 10. Antes de presentar los siguientes cinco discos me gustaría comentar un poco brevemente el impacto, si es que ha sido tal, de la vuelta a la tele pública de un programa eminentemente musical en un horario medianamente decente. Hablamos del estreno este año de La Hora Musa en TVE presentado por Maika Makovski. Mucho se ha reivindicado ese espacio cultural musical en la televisión pública desde tiempos inmemoriales. Muy lejos quedaban ya aquellos matinales Música Sí y su posterior reencarnación en Músicauno. Más allá del espacio residual dado a los Conciertos de Radio 3 y a ese zapping musical de archivo llamado Cachitos de hierro y Cromo no había un espacio donde pudiese presentarse contenido musical, hacer reportajes, entrevistas, etc… Es por ello que en un principio, y visto incluso en perspectiva, cualquier cambio es obviamente para sumar y a mejor. No se puede dudar que el resultado al menos en cuanto a mimo en la producción de sonido está muy conseguido. Otra cosa es que estemos alineados al respecto de la selección de artistas que han ido desfilando. Al menos podremos decir que gente tan underground como Santo Rostro, en colaboración con Toteking, o cosas más o menos afines de lo que aquí circula, como Zeal & Ardor o The Hellacopters, han tenido su ratito de exposición en la tele pública. Podría haber sido peor, miren lo ocurrido en el otro “programa musical de TVE” con el numerito de Tangana a lo señoro Alex Turner versión 2018. Si es que a veces somos felices con poco.

10 – Harakiri For The Sky: Arson

Resultado de imagen de harakiri for the sky arson cover

Ya venimos a colar un disquito de post-black-metal, blackgaze, black metal ambiental y derivados. Pues sí. Y es un sí rotundo puesto que el proyecto gobernado por el austriaco Mattias Sollak aka M.S. ya ha venido entregando obras más que respetables y un material de tantos quilates como intensidad. No es una excepción este Arson, publicado apenas en los albores de 2018, Febrero, ha continuado viajando junto a servidor dentro de esa vena que podríamos denominar el metal intenso y bonito. Ese mismo que les ha valido en los últimos años tanto éxito a bandas como Deafheaven – no comments acerca de la bajona global que me ha dado su nuevo disco que reseñé para DiabloRock -Alcest, Altar of Plagues, Wolves in the Throne Room, Agalloch y otros tantos. Y me guardo un nombre también que promulga un poco la teoría del one solo man band porque en este mismo post aparecerá. En cuanto a contenido Arson es una hora y once minutos de vigor y rabia desbordante, sacando todo el fuego interno en un ejercicio de técnica y capacidad con lo mejor de las virtudes del ritmo marcado perennemente por la batería de doble bombo, y unas incendiarias guitarras que van a degüello en ciertos momentos. Implacables se presentan en Fire, Walk with Me, melódicamente insuperables con uso de los teclados incluidos en You Are The Scars, y dolorosamente punzantes ayudados por la desgarradora lírica de Tomb Omnia gritada dejándose el alma y algo más J.J. en el apartado vocal. Categoría especial y subrayable en fluorescente el cuarto corte Heroin Waltz. Una canción que a buen seguro hará las delicias de aquellos que añoran las acústicas afiladas que se clavaban en el alma de Agalloch. Habrá quien critique la obra por el exceso del recurso lineal de estar todo el rato en alto, como si todo estuviese en mayúsculas digamos, pero quien aquí escribe encuentra cierta dosis de dinamismo con la citada reposada Heroin Waltz, y los contrapuntos de Voidgazer e incluso la colaboración femenina vocal de Silvi Bogojevic, de Graveyard Lovers, en la cover Manifesto. Disco solidísimo al que ni sobra ni falta nada.

9 – Rolling Blackouts Coastal Fever: Hope Downs

Resultado de imagen de rolling blackouts coastal fever

¿Quién no echa de menos el veranito cuando llega el frío Invierno? Salvo que seas islandés y no estés acostumbrado al buen tiempo y a los días largos de solana, a quien más y quien menos le entra esa nostalgia de recordar los días más calidos que quedaron atrás. Contrariamente a la imagen de la portada de Hope Downs, disco largo de debut de los australianos Rolling Blackouts Coastal Fever, todo el contenido musical y propuesta que este quinteto promulga es música que retrorae a servidor automáticamente a la época estival. Y es que por mucho que ellos se autodefinan como a caballo entre el soft punk y el tough pop los suyo es beber de la fuente del jangle y el lo-fi. Ya nos habían avisado de sobras con un EP previo que los puso en órbita con temarrales como French Press y Fountain of Good Fortune y ahora han llegado con un disco de debut la mar de majo, entretenido y sin fisuras. Golosinas sónicas de 3- 4 minutos con orfebrería cristalina de guitarras rítmicas en Mainland o Talking Straight. Eso por no citar una habilidad tremenda para parir estribillos contagiosos – facilones dirán algunos- y cultivar el noble arte del hacer un pop de guitarras bien facturado que cada vez es más difícil de encontrar. Reseñable igualmente la capacidad para desdoblar voces, intercambiarlas y mantener ese ritmo de pulsión constante evocador y buenrollista. ¿Alguien vislumbra que hubiese pasado si los Arctic Monkeys hubiesen publicado un tema como Sister´s Jeans? Pues seguramente la repercusión se hubiese visto elevada y se habrían encontrado referencias hasta fuera del Planeta Tierra. Vítores y alabanzas para una sección rítmica contagiosa que hace que se te vayan las zapatillas en cortes como Exclusive Grave, otra joyita juguetona. Y algo debe beberse en Australia y en extensión en Nueva Zelanda para que estas latitudes sonoras se hayan cultivado tanto y tan bien. Nombres como The Go-Betweens o The Goon Sax son referencias más o menos obvias y claras cuando uno oye la música de estos buenos chicuelos. El rollo garagero suave aquí tiene también su hueco. Merecedores de estar aquí en un año flojete dentro del espectro alternativo. Futuro prometedor. Y claro Sub-Pop detrás del talento una vez más…

8 – Panopticon: The Scars of Man on the Once Nameless Wilderness (Part 1)

Resultado de imagen de panopticon the scars of man on the once nameless wilderness

Hago trampas y cerceno la segunda parte de raíces folclóricas de la nueva obra de Panopticon, o lo que es lo mismo de Mr. Austin Lunn. Un tipo que en su bagaje ya tiene varias piezas que podemos considerar imprescindibles dentro del black atmosférico de nueva ola. Autumn Eternal siempre estará un pedestal para mí, pero este señor ha regresado con unos temas coronándose como un elegido, tocado por la varita para este asunto. Seguramente a el creador del asunto no le haga gracia que obvie la segunda parte, pero bueno ahí está para quien busque su faceta acústica más reposada, yo sin embargo me tengo que decantar por esa capacidad e inventiva no sólo de sacar riffs melódicos magníficos sino volver a asombrarme con su trabajo a las baquetas aporreando parches y bombo. Tremebunda técnica en el uso de los blast beats, y todo esto en una producción bastante cruda y homemade que de primeras dificulta entrar en calor y pillarle el punto. Con todo lo dicho, es imposible no apreciar la inmensidad que atesoran temas gigántescos como Blåtimen, En Generell Avsky o la perfección absoluta in crescendo de The Singing Wilderness con unos cinco minutos finales que entran en mi podium absoluto de momentos musicales favoritos del año. Austin entregado clavándolo, abrazándote con esa percusión espectacular y con una interpretación y trémolos de auténtico jefazo. Si esto no es lo más épico de toda la temporada yo ya no sé nada. La fría nieve helándote y abrasándote a la vez en un tema prodigioso. La velocísima Sheep in Wolves Clothing es otra muestra de poderío supersónico instrumental que extenúa con solo pensar la velocidad/coordinación con la que hay que aporrear la bataca. No menos brillante En hvit ravns død con su cambio de tempo con esos cuervos a mitad y un final explosivo y épico marca de la casa con Lunn desatado. ¿Es este hombre el best kept secret del metal de forma global? Podría ser perfectamente. Su relevancia sigue siendo la que es, y eso pese a que pocos cuentan con una trayectoria reciente con tanta calidad. Austin Lunn en modo Dios es mucho Austin Lunn.

7 – Sleep: The Sciences

Resultado de imagen de sleep the sciences

Ensalzaba en la entrada anterior el comeback de A Perfect Circle poniéndolos en la escueta lista junto con los casos a favor de Slowdive o Alice In Chains de bandas que volviendo una pila de años más tarde siguen conservando el mojo y acaban entregando un discazo a la altura de su buen nombre. Y me olvidaba adrede de Sleep. Es curioso como servidor ama a bandas que por desgracia no pudo disfrutar en su momento cénit de creatividad, o incluso en su vida como banda, debido a que en aquellos momentos no era más que un mequetrefe mocoso ajeno a las bondades sónicas del trío californiano. Con el tiempo y mi desarrollo -escaso, pero al fin y al cabo desarrollo- me enganché a aquellos premonitorios discos que marcaron la senda por la que medir la etiqueta stoner para siempre. Y más tarde, en concreto el pasado año 2017, mediante la epifanía que supuso en mí ver a Sleep peinando al populacho hacia atrás en el escenario Primavera y con su single The Clarity acabé por adorar irremediablemente a la bartola del amigo Matt Pike. El trío californiano comandado por Matt Pike y Al Cisneros, acompañados desde su regreso a la actividad musical por el batería de Neurosis Jason Roeder, vuelven a dar una lección magistral de pétrea distorsión y baterías doomies en su sorpresivo regreso con The Sciences. Durante 53 minutos Pike saca todo el potencial y jugo sónico de su Gibson Les Paul y su habitual muralla de amplis Orange. El acople y chirriante inicio introductorio del primer corte ya te envuelve en la humareda y colocón de riffs. Una confirmación de que el rodaje en directo que ha tenido desde su vuelta a la acción le ha valido volver a encontrar la forma -obviamente no nos referimos a la forma física ni a una salud demasiada mermada por el verde y los abusos del alcohol- y así ofrecer una nueva exhibición a las seis cuerdas que complementada con su obra publicada de High On Fire hace que este drogota deba ser encumbrado como guitarrista de año sí o sí. Quien quiera riffs pesados tendrá un buen tropel en el excelso tramo central que inaugura Marijuanaut´s Theme – nueva referencia a la hierba- y que concluye con Giza Butler, de comienzo mucho más experimental y expansivo. Pocos momentos para respirar, si bien un buen tramo del cierre en The Botanist deja entrever un sonido más cristalino en las guitarras con un solo espacial absolutamente delicioso. Para el despistado que se le abre el apetito que no tarde y se enchufe su música ya, o que empiece por la recomendable selección y repaso en uno de los programas de Radio Primavera Sound que sí molan. Visceral e intenso, un disco a la altura del poder que atesoran en directo donde directamente hacen que te vibre el bazo.

6 – Car Seat Headrest: Twin Fantasy

Resultado de imagen de car seat headrest twin fantasy

Es imposible que te caiga mal Will Toledo. Incluso aunque no hayas escuchado su música jamás, su imagen a medio camino entre Iñigo Errejón y el actor Alex Lawther -exacto el que hace de psicopatilla en de The End of the Fucking World– es de esas achuchables, de las que les encanta a una abuela para pellizcar en la mejilla y reñir por canijo. Pero que a nadie engañe la imagen desgarbada y sin hechuras de rockstar del norteamericano, este jovenzuelo nacido el 1992– jodida precocidad, o cómo jode irse haciendo viejo uno- es uno de los mejores compositores de la actual generación de músicos dentro del panorama alternativo y lo demuestra con Car Seat Headrest. En Twin Fantasy (Face To Face), regrabación de los temas que ya había autoeditado de mala manera Twin Fantasy (Mirror To Mirror) en 2011, volvemos a encontrarnos con los motivos por los que todo el mundo le dora la píldora a este imberbe afincado en la mágica Seattle. Desde la entradilla con My Boy (Twin Fantasy) ya tenemos motivos para sonreír y afirmar que lo ha vuelto a hacer el muy cabrón. Esas estrofas en falseto y el arpegio presagiando el coro en explosión siguiente contiene el alma del Teens Of Denial. Actitud a raudales en esa manera de cantar, que a ratos parece tímida – hecho que concuerda con la afirmación de que en sus inicios se grababa a escondidas dentro del coche para que nadie le oyese- y que por momentos tiene ese deje casi etílico-desganado-resacoso que recuerda a los primitivos y aprovechables berridos de lo primero de Julian Casablancas con los Strokes, maridando de maravilla con composiciones como la melódica Sober to Death y la cara B High to Death. ¿Y quién más es capaz de dar a luz algo como Beach Life-In-Death? Pues nadie. Trece minutos absolutamente deliciosos sabiendo tocar la fibra, sabiendo personificar a la perfección el perfecto narrador de historias musical. Ahí está todo, guitarras destartaladas, coros de aires desgarbados, ruidismo y una interpretación vocal visceral por parte de un Will que suene tan honesto como de costumbre. Para mayor éxito, durante el recorrido del viaje hay varios requiebros que pillan desprevenidos y consiguen que te mantengas alerta durante toda la duración hasta el cierre circular del tema. Una montaña rusa de emociones. Y para quien prefiera la versión de los Car Seat Headrest más festiva, esa misma que pudimos disfrutar este año dentro de un Festival, tiene para babear las más directas Nervous Young Inhumans y sobre todo una redondísima Bodys que representa y captura toda la esencia de un tipo y un proyecto al que se le caen de los bolsillos los temazos. Si Bodys no te saca una sonrisa y no te pone a saltar con su estribillo entonces estás muerto en vida, amigo. La grandeza de lo simple, el culmen de lo que todos buscan, el hallazgo del santo grial musical, es decir, componer e interpretar canciones perfectas con una facilidad pasmosa. Will Toledo 4 President.

Un comentario en “TOP 25 Discos 2018 (IV): 10-6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s