Informe Musical Semanal organizando BBC

Black-Mountain-Press-Photo-2019-770x470.jpg

Ha durado bastante tiempo la coñeta. Sí, me refiero a ese chismorreo que ha habido durante varios meses de que en la boda celebrada ayer de cierta pareja famosa acabarían tocando AC/DC. A algunos se le caían los palos del sombrajo al escuchar el rumor de que la ilustre banda australiana quedara al servicio de lo que toda la vida ha sido la contratación para Bodas, Bautizos y Comuniones (BBC). Al final, según se lee, no fueron los australianos sino los suecos Europe, lo cuál confirma que de pasta irán sobrados esta peña pero gusto precisamente no les sobra. En fin, que allá cada uno con su pasta y reputación, al final todos somo viles mercenarios que por dinero nos cortamos hasta un brazo si es menester. Volvamos a lo meramente musical y dejemos el marujeo para quien guste,y es que ya va tocando recobrar los tempos y rutinas habituales en esta casa tras haber estado más de lo que debiera sin traer mandanga nueva en estos repasos dominicales de periodicidad no tan definida.

Black Mountain: Destroyer

Image result for black mountain destroyer

Con el nuevo disco, quinto trabajo, de Black Mountain me ha dado por reflexionar y trazar cierto paralelismo con lo que habitualmente con las críticas y premios en el sector audiovisual de la industria del entretenimiento, y en concreto, con el cine. Es claro y nítido que un género como el drama y derivados se valora comunmente más que la comedia y raro es el caso de que un film de esta segunda categoría acabe cosechando mayores parabienes y respaldo vía premios que películas “más serias”. Y traigo esta metáfora a colación del nuevo disco unos Black Mountain que suenan más directos, rockeros en cierto sentido que nunca y que sin embargo no dejan el poso que trabajos más densos, espaciales y cocinados con menos de energía primaria y más de poso crearon no hace tanto. Destroyer no es IV ni In The Future– curioso cuanto menos que sus mejores álbumes y alegrías vengan con los álbumes pares- sino que muestra el proyecto de Stephen McBean por unos derroteros similares a su pasado pero mucho más al grano. Que McBean haya hecho limpia en el grupo tan sólo quedándose con el omnipresente teclista Jeremy Schmidt, quien sí sigue imprimiendo su sello marciano a las composiciones. Canciones como la acelerada Future Shade, la raruna y saturada Horns Arising o Licensed to Drive rockean y contienen esa dosis de rock psicodélico menos revivalista que el de unos Rival Sons que tanto disfrutamos. Sin embargo un disco que sigue la fórmula de quedarse en apenas 42 minutos -otro hecho es que sus obras que merodean la hora son las más completas- se le puede criticar que metan un interludio de efectos sintetizados como es Closer to the Edge que no deja de ser un fragmento musical de la citada Licensed to Drive o que patinen un poco al arriesgar con temas tan dispares al resto del conjunto como son Pretty Little Lazies y sobre todo FD’72 en el que la sombra Bowie planea. Sin la voz hipnótica de Amber Webber, su sutituta Rachel Fannan pese a doblar alguna armonía en temas como High Rise o Future Shade no pellizca como hacía en su tiempo Amber. Estos Black Mountain no dejan de ser disfrutables con guitarrazos y teclados evocadores con canciones como High Rise, Horns Arising o Licensed to Drive por sí solas ya te alegran el rato pero que en conjunto deja con la sensación de que no está a la altura de obras pretéritas en las que te dejaban extasiados y pensando que eran la mejor banda del planeta en lo suyo.

 

Vlack Salzo: Mareternum

60507671_572829466540923_2168312607298027520_n.jpg

Todo no va a ser hablar de bandas superconsolidadas por aquí sino que también toca dar espacio a bandas noveles que arrancan su trayectoria. Es el caso de otra banda más de la cantera floreciente y nutrida de bandas post-rockeras/instrumentales proveniente de Barcelona y alrededores que responde ante el nombre de Vlack Salzo. Creo que fue por alguna recomendación vía Twitter me topé con este artefacto de un proyecto del que no tengo más detalles que los que la propia banda comparte vía sus RRSS. El caso es que dentro de un estilo que normalmente peca de copy/paste con su disco han captado mi plena atención. Capaces de sonar vigorosos como en los primeros compases de Amanecer Rojo para luego evolucionar hacia una melodía mas cinemática en los puentes y fluir posteriormente con bastante tino sin caer en clichés. Por sonido temas como el citado o Electra recordarán a Exxasens con quienes firman precisamente la potente Lightning con un trabajo a la batería la mar de notable, algo que no es aislado ya que el trabajo a las baquetas también destaca en Beatifica. Igualmente reseñable es el peso de los teclados en canciones como Cleyra y sobre todo en una sobresaliente Mareternum en donde la influencia de unos 65daysofstatic parece diáfana, para terminar rematando el álbum con un clímax de guitarras épico como mandan los mandamientos del género. Sí, es el enésimo proyecto que navega por las aguas instrumentales salido de la escena catalana, y sí parece que también tienen el talento y ese factor X especial parece hacerles sobresalir sobre todo el tropel de bandas. Delen una oportunidad que merece muchísima la pena.

 

Pallbearer: Atlantis

pallbearer-sub-pop-1560526385-640x640.jpg

No hay quien les tosa a Pallbearer en el doom melódico últimamente. Nuevo tema incluido en un recopilatorio de singles de la icónica Sub-Pop. Menos contundentes que en el pasado y más enfocados en las melodías melancólicas de los riffs de Brett Campbell. Capaces de trerlo gordo y traerlo fino estos señores. En la segunda mitad la canción se erige más vigorosa con un tempo que recuerda a las alegrías de Heartless en 2017 y un compungido solo que nos pone los dientes larguísimos pensando que están en un momento de forma espectacular. Ojalá no tarden en darle continuación a aquel fantabuloso disco que tanto disfrutamos.

 

Clutch: Evil

zc4qrUwi4RQ8fwrgYaF83R.jpg

Se hace difícil no querer a Clutch en sus múltiples facetas y es que la poderosa vozarrona de Neil Fallon te pone las pilas en menos que canta un gallo. Con este tema nuevo compartido, Evil, no descubren la pólvora ni enseñan nada que no les hallamos ya oído y sin embargo siguen funcionando. Potencia, guitarrazos, groove y ese toque revivalista pero más asalvajado en virtud a la voz de su líder. Todo bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s