Informe Musical Semanal sin trazas de festivales

Image result for thom yorke

Imagino que esta semana se habrán enterado sí o sí que en nuestra geografía se han celebrado alguno de los festivales veraniegos más masivos. Probablemente lo hayan hecho vía redes sociales dado que quien más y quien menos enseña cada vez más fotitos de postureos varios durante la celebración de estos grandes eventos, en apariencia, musicales. La vertiente musical y su poder de atención y convocatoria reducida ante el absurdo de los posts patrocinados de toda una sarta de vendehumos profesionales. En fin, ya saben que  en esta nueva era de la burbuja de los festivales, publicidad, marcas dictando una “Coachelización” de festivales jóvenes como veteranos es el precio a pagar -nunca mejor dicho-  por estar dispuestos a sufrir según qué cosas para alcanzar a ver a gente como The Cure, Thom Yorke o Weezer. MadCool, BBK Live y NOS Alive, tres festivales masivos de la península ibérica, han sido este fin de semana y servidor poco os puede contar al haberme autoimpuesto año sabático en este apartado de música en vivo, obviando al AMFest que no lo computo por no jugar en la misma liga que los gigantes. Espero que a los asistentes de los festivales citados no les hayan amargado sus asistencia los sujetos de la misma calaña que los que ya andan sufriendo las consecuencias del darwinismo y sus selección natural. Todo sea por la foto cuqui…

Thom Yorke: Anima

Image result for thom yorke anima cover

He esperado para otorgarle su necesario espacio a la tercera obra bajo su proyecto en solitario de Thom Yorke. Y he querido hacerlo así a sabiendas de su currículum fuera de Radiohead y su uso de la electrónica como vehículo conductor de emociones, y dado que no siempre me encuentro en la mejor de las predisposiciones para enfrentarme ante unas sonoridades que hemos de reconocer no se encuentran entre las que más cultivo, ha pasado un tiempo hasta que ya he decidido con el asunto. Con lo contenido en Anima a nadie sorprenderá Yorke ya que la conjunción de esa electrónica que bebe del IDM y sobre la que cincela aquí y allá con su inconfundible timbre de voz su mensaje no es gran novedad con respecto de los antecesores Tomorrow´s Modern Boxes y The Eraser. Dentro del habitual tono melancólico y concepción de la realidad, devenir, distopías y demás vaivenes de la sociedad actual en la línea de Black Mirror siguen ancladas la mayoría de las composiciones del bueno de Thom. Sonidos y producción impecable por parte del siempre omnipresente en su carrera Nigel Godrich. En los arrebatos de electrónica más hipnótica, como son los casos de Traffic, Twist o cierta parte del cierre Runwayaway, nos encontramos con esa fina línea que une temas del pasado en solitario del inglés como The Mother Lode, The Clock o Cymbal Rush con nombres como James Holden o el lado ambient de Burial. A pesar de lo dicho, es el tramo central de Anima, el más orgánico por decirlo de alguna manera, el que me consigue obnubilar. Los sintetizadores al servicio de la mejor de las emociones en una Dawn Chorus que funciona aún mejor acompañada de las imágenes del ambicioso corto dirigido por Paul Thoma Andreson disponible en Netflix. Que sí, que quizás es el tema más Radiohead de todos, pero no negaremos que en canciones como Suspirium Yorke consigue el mismo efecto de que se te caiga la baba al igual que con su banda al completo. Not The News por su parte tiene ese aura simple y oscura con encanto mientras que The Axe es probablemente la composición más completa del conjunto y con su downtempo se corona como la otra gran joya del conjunto. Impossible Knots con esa línea de bajo cual Colin Greenwood preparándose para tocar Myxomatosis tiene su punto pero no llega al éxtasis de Dawn Chorus y The Axe. No sé cuánto perdurará este disco en mi vida en los próximos meses pero seguramente venga a ocupar ese pequeñito hueco que cada año ocupan obras del palo, véase el año pasado el All Melody de Nils Frahm o el Blood de Rhye aún siendo éstos discos que discurran por derroteros algo diferentes. Por ahora funciona más allá de lo anecdótico de side project, bien por Thom y bien por nosotros.

 

Molly: All That Ever Could Have Been

Image result for molly all that ever could have been

Hay discos que no disimulan para nada ponerte el anzuelo de primera para que piques. Es el caso del trabajo de debut del dúo austriaco Molly-curioso que probablemte el otro nombre musical de dicho país que me viene a bote pronto también sea una dupla: Harakiri for the Sky- lo mejor de toda la obra con su hora de duración y ocho temas lo muestran tan pronto como la primera canción. A decir verdad, Coming of Age con su progresión de cuarto de hora ambient/dream es más de tres cuartas partes de la razón por la que les he dado bola a estos dos chicuelos de Innsbruck. Algo similar a lo que me pasó en 2018 con Could Deepen de Them Are Us Too. Capaces de dibujar paisajes tan bellos como los de las montañas alpinas donde residen. Ese shoegaze y final de clímax épico a lo MONO que te derriba en Coming of Age por desgracia no tiene continuación en toda la duración de la obra. Hay temas que por el timbre de voz de Lars Andersson parece que estés escuchando a Jonsi de Sigur Rós, algo que me ocurre en la mayor parte de The Fountain of Youth y Vogelnest, y en otros momentos más entonados donde recuperan la épica en su justa medida como Weep, Gently Weep suena a un eslabón intermedio en la cadena sonora que va de Slowdive a Beach House. La parte final del tema homónimo del disco, el cual también se va por encima de la decena de minutos, también logra que sientas que hay algo especial en esta banda novel. As Years Go By  marca a mitad de camino entre Coming of Age y Weep, Gently Weep el momento más reseñable aparte de las citadas. Quizás no te cambien la vida y quizás te olvides pronto de este disco, pero Coming of Age es una de las canciones más bellas que escucharás en todo el año musical.

 

Elder: The Gold & Silver Sessions

https://f4.bcbits.com/img/a2012554351_10.jpg

Tres canciones y 33 minutos de música Elder siempre son buena noticia. Ni que sea en forma de un EP que tiene más de jam lisérgica/psicotrópica que de disco de estudio de una de las bandas que en los últimos años más alegrías nos ha dado en el terreno de cuando lo progresivo se entromete en las tierras del stoner. Confeccionado en base a progresiones menos punzantes que lo oído en Lore y el gran Reflections of a Floating World, sexto mejor álbum de 2017 para el que escribe, Elder se muestran algo más frágiles que de costumbre. El primer arrebato guitarrero distorsionado de DiSalvo no llega hasta el remate final de la apertura Illusory Motion. Im Morgengrauen  y su etérea progresión espacial tiene dejes a Pink Floyd y a los Black Mountain de IV. Más satisfactoria es la pieza final que con sus dieciocho minutazos es básicamente dos terceras parte del minutaje. Weißensee que arranca con un ritmo extraño se convierte poco a poco en la típica jam psicodélica que sabes donde comienza pero no dónde te lleva. Con un loop hiptnótico vertebrando como eje central, la canción adquiere cada vez más músculo hasta desembocar y mutar hacia el minuto 7 y seguir creciendo con paso sólido y firme. Tienen cabida algún arreglo de teclado o sinte bastante reseñable -¿lo del final es un órgano real?- a la par que la habitual clase magistral de Nick DiSalvo a las seis cuerdas, todo confluyendo en una explosión final para quienes teníamos ganas de los Elder más vigorosos con dos minutos y medio marcianos con exhibición de solo mediante. No es la obra que esperamos con ansias pero mientras tanto nos calma el gusanillo.

 

Oh Sees: Poisoned Stones

Image result for the oh sees

Seguir la carrera de Oh Sees es divertidísimo. Y no sólo por los múltiples cambios de nombres, que si siglas ahoras, que si ahora me como la preposición sino porque cuando menos te lo esperas te sacan un disco o incluso de tema a tema te dejan picueto. Si hace poco nos habían adelantado un tema de 20 minutazos ahora van por la vía rápida con Poisoned Stones que no llega a 4 minutos. Dwyer y su cohorte de escuderos tiran aquí por una marcianada garage psicodélica en la que los efectos y procesamiento de la guitarra de Dwyer casan a las mil maravillas con esa estética de 8 Bits del vídeo que acopaña al tema. Ruidicos Dwyer para todos y más contentos que unas castañuelas. Acabaremos tan zumbados como él.

 

Opeth: Heart in Hand

Image result for opeth new album,

A Opeth los había dejado casi caer en el olvido. Buena parte de culpa la tienen unos últimos discos que me dejaron cero impronta. Quizás la última vez que les presté atención fue con el Heritage y de aquello han pasado ocho añazos. Pero como Miguelito Åkerfeldt ha tenido a bien seguir publicando nueva música y presentar nuevo tema de adelanto del que será el decimotercer disco en la carrera de los influyentes suecos Opeth. Para ello han compartido un tema Heart in Hand el cual presentan en el inglés habitual pero como novedad en su idioma natal ya que desvelan que así han grabado en ambas versiones su nuevo largo llamado In Cauda Venenum. En lo meramente musical Heart in Hand nos devuelve a unos Opeth intensos y con una de las canciones mejor paridas por el grupo desde el lanzamiento del Watershed con lo que renovamos ilusiones en que volvamos a una versión más metalera de una banda que ha ido paulatinamente transformándose, un hecho que también queda reflejado en el constante de la primera parte del tema con la finalización acústica y lucimiento vocal de Åkerfeldt. Tienen nuestro voto de confianza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s