Informe Musical Semanal con la que está cayendo

Image result for tool fear inoculum

¿Se puede hablar esta semana de otra cosa musicalmente que no sea del nuevo tema de Tool? Sí que se puede, obviamente. Sobre todo si en todo lo que llevamos de Agosto hemos estado bastante offline en lo que se refiere a dar la matraca con las bondades musicales de nuevos lanzamientos. De hecho, este mismo Viernes se lanzaron dos discos de los de gran tirada, cada uno en su palo, como son los nuevos plásticos de Bon Iver y Slipknot o el remozado de Touché Amoré al  …To the Beat of a Dead Horse. A servidor aún no le ha llegado la vida para ponerse con ninguno de los nuevos elepés citados, por lo que no esperen que os cuente hoy nada sobre ellos sino que más bien hoy recopilaré en una entrada más larga si cabe de lo habitual un puñado de discos y música que me han acompañado últimamente en las largas tardes estivales en casita al resguardo de la que está cayendo. Música válida igualmente para hacer el zángano en el sofá como para disfrutar de las canónicas vacaciones de Agosto y fiestas de Pueblo de la próxima semana. Fin de semana festivo por antonomasia a lo largo y ancho de la geografía nacional por lo que desde aquí no seremos menos y también estaremos embaucados en algún fregado que impedirá probablemente que dedique tiempo a juntar letras hasta próximas fechas. Avisados quedan. Ahora a meterle ficha a la música enlazada más abajo. Enjoy!

Sacri Monti: Waiting Room for the Magic Hour

https://f4.bcbits.com/img/a3333182677_10.jpg

Arrancamos con el fantástico disco de psicodelia rockera polvorienta que han lanzado el quinteto de San Diego Sacri Monti. Banda que no tenía la suerte de haberme cruzado hasta ahora y que a Dios gracias he tenido a bien de darle su espacio tras recomendaciones en foros de confianza y comprobar que estaban en el más que recomendable festival portugués Sonic Blast que precisamente este fin de semana ha tenido lugar. Segundo disco de una banda que despliega todo un arsenal de riffs de ese corte clásico revivalista pero con bastante más garbo y tino que multitud de bandas que simplemente se pierden entre jugueteos con pedales de wah wah. Hay momentos en los que me es inevitable pensar en un cruce bastardo entre el Nick DiSalvo de los Elder más pausados cruzado con el pellizco de las guitarras made in David Gilmour. Es el caso de los brillantísimos 8 minutos y 55 segundos del segundo corte, Fear and Fire, capaz de hacer una entradilla soberbia y luego arrollar en virtud a la magia fuzzy de esas fusiones de líneas de guitarra dobladas de Brenden Dellar -también cantante- y Dylan Donovan. Y es que si te gusta en cualquiera de sus múltiples variaciones el sonido de la guitarra eléctrica con esto vas a disfrutar como un cerdo en una cochiquera. Al disco se le caen los riffs de principio a fin. Hasta en supuestos interludios más espaciales donde los teclados psicodélicos cobran importancia como en Armistice te quedas con la boca abierta con el sonido que sacan estos buenos hombres. Sonido además no demasiado pulido en cuanto a producción para confirmar más la sensación garagera. Los ramalazos progresivos-psicotrópicos tienen cabida en el medio tiempo bello que es Starlight – aunque cuando te descuidas hay una parte final en la que parece como si Brent Hinds de Mastodon se hubiese comido un mongui y se viese tocando con la generación andaluza de los Triana y compañía- o en la magna conjunción de astros que es Affirmation incluyendo gran trabajo al micro de Dellar. Más rollo viaje astral es esa especie de interludio Wading in Malcesine que enlaza con el tema más enraízado en la tradición americana que es You Beatiful Demon. Si por la primera media hora fuera, disco del año casi. Ese es el nivel.

 

IDLES: I Dream Guillotine

Image result for idles new single

Inconfundible la base martilleante de bajo del achuchable Mr. Adam Devonshire que abre I Dream Guillotine, cara B del single publicado en formato siete pulgadas el pasado 2 de Agosto por nuestros cafres con corazón favoritos de Bristol. Conocíamos Mercedes Marxist, pero este tema me parece superior en cuanto a devolvernos esa sensación de los IDLES más vertiginosos del espíritu de las pasadas Faith in The City, Benzocaine o Never Fight a Man with a Perm. Cuando había bajado un poco el hype con ellos ahí están pegándome un buen escupitajo a la cara para que no les vuelvas a perder la fe. Muy grandes.

 

Tort: Void Addiction

https://f4.bcbits.com/img/a3590774027_10.jpg

A menudo se extiende el cliché de la Barcelona moderna en la que apenas se rockea y que mucho menos adora el metal extremo. No es el momento ni el lugar de entrar en contraposición ni argumentar para confirmar ni desmentir tal visión, sino de traer a escena una de las bandas que pueblan la escena del metal más patansoso y fangoso de las que habitan la ciudad condal. Hablamos de Tort, quintento catalán anclado en las ondas más crujientes y mugrientas del sludge. Densida sónica al nivel de meterse entre pecho y espalda un cóctel de osmio y mercurio es lo que encontramos en su nueva referencia Void Addiction. Disco editado por sellos underground nacionales como el catalán Discos Macarras, el cántabro Odio Sonoro y el murciano Catabasis Records. Imperium Diabolicus tras una introducción comienza a apabullar con riffs que harán retumbar tus tímpanos y su desafío concluirá con un excelso tramo de guitarra abriéndose paso cual machete en manglar ante tanta distorsión imperante. Las voces casi death se apoderan de Predominance con su oprimida atmósfera que se clavan como puñales, solo apto para los no alérgicos al gutural. En el adelanto Pike, Darts & Chopper muestran una humareda más cercana al stoner de Sleep pero con voces mucho más hirientes. Si me tengo que quedar con el momento más redondo de toda la obra es sin duda con el corte final. Reborn in the Grave se eleva majestuosa por encima de los 13 minutos y con la que Xavier Álvarez, cantante, termina por purificar sus pecados durante el pesado y oscuro caminar de ese doom más recalcitrante y poderoso. ¿Quién dijo gafapastas everywhere? Tomen dos tazas.

Russian Circles: Blood Year

https://f4.bcbits.com/img/a2119011724_10.jpg

Otro maldito disco de post-metal sonando en Antípodas Sonoras en 2019. Y probablemente no acabe aquí la cosa, algo que es consecuencia directa de que servidor ha entrado en reconexión con dichas sonoridades gracias a una buena ristra de discos publicados este año. El séptimo trabajo del trío de Chicago Russian Circles era un esperadísimo disco por mí debido a la expectación previa de los tres temas que habían llegado a compartir antes de la fecha de lanzamiento del 2 de Agosto del trabajo grabado parcialmente en el estudio de Albini de Chicago aunque con la mano del siempre omnipresente Kurt Ballou. Todo queda en casa, en la Chicago de los pioneros instrumentales experimentales Tortoise y hogar también de sus compañeros de generación y latitudes musicales Pelican. Todo a favor para un Blood Year al que le achaco el mismo defecto arrastrado de casi todas las obras de Russian Circles: la escasez de minutaje. Siguen la misma fómula del pasado de apenas alcanzar los cuarenta minutos con pocos cortes. Habrá gente que les critique con cierta razón que no muestran gran cosa en lo que a desarrollo o progresión de matices se refiere. Un temazo como es Arluck se asemeja a cierto tramo zigzagueante de guitarras a Harper Lewis del Station y sobre todo a la progresión principal de Malko del gran Geneva– y desde entonces han caído 11 añazos- y la crudeza de Milano quiere recuperar descaradamente mimbres de la etapa más cruda que dejó canciones como Burial. El lento caminar de Kohokia me sabe a gloria a mitad del tracklist durante algunos instantes y me ofrece la sensación en los arpegios iniciales que podría haberse colado en el II de Toundra perfectamente, lo cuál a estas alturas de la película debe entenderse como un cumplido. La dupla final con Sinaia y Quartered es de lo más destacable del conjunto. Sinaia suena 100% Russian Circles aunque la falta algo de épica para coronarse. A Quartered en sus seis minutos y pico ni le falta ni sobra nada. Tras una explosión de acoples y ruidismo el señor Sullivan nos regala un riff pesado que vertebra todo el tema. Engorilamiento máximo con el buen hacer de la sección rítmica y con el remate final de guitarra en el tema más marrullero y rompenucas del disco. ¿Estamos verdaderamente a pesar de todo lo dicho ante un disco clasificable como malo de Russian Circles? No lo creo. En la comparativa con su carrera no creo que salga mal parado ante el anterior Guidance por ejemplo. Puede que contenga momentos donde den algún síntoma de estancamiento y sesteo y que eso acabe por contaminar las excelentes impresiones de Arluck y Quartered por citar mis favoritas del disco. Típico álbum que puede venirse arriba o abajo en función del momento en el que te sumerjas.

 

City and Colour: Strangers

Image result for city and colour

Mira si tenía olvidado al bueno de Dallas Green y su proyecto City and Colour que no me he enterado del percal de su nuevo disco que publicará en Otoño hasta que esta semana ha compartido un vídeo oficial para acompañar el tema ya lanzado en Junio llamado Strangers. Siempre es agradable reecontrarse con las melodías y ese timbre aterciopelado del también guitarrista/cantante de los semiresucitados Alexisonfire. Strangers sigue la senda más coral abierta por el compositor canadiense con Little Hell. Claramente con ímpetu de single y con cierto gancho en el estribillo. Una de las voces masculinas cristalinas que siempre más me han gustado regresa con nueva música. Y eso siempre es bien aunque sea un poco más tarde de lo que debería haber aparecido aquí.

 

Oh Sees: Captain Loosely

Image result for oh sees

Qué difícil es decodificar la mente de John Dwyer y lo que esperar de sus creaciones bajo el paraguas Oh Sees. Sigue el mamoncete sin darnos respiros presentando temas de Face Stabber y ahora lo hace con una Captain Loosely en la que la psicodelia vía sintetizadores y ruiditos varios se apodera por completo de una canción en la que no oirás bramar ni pegar guitarrazos al norteamericano. Güevazos por compartir lo que a todas luces podría meterse en el saco de interludio probablemente. Difícil tarea encontrar un hilo conector que enlace todo lo oído hasta ahora. Un sinsentido por otra parte muy propio de la carrera de una banda apasionante.

 

Hesitation Wounds: At Our Best When We’re Asleep

Image result for hesitation wounds

Otra golosina sónica de dos minutitos cortesía de Jeremy Bolm. En este caso con su proyecto paralelo Hesitation Wounds quienes ya sea han paseado por aquí con motivo de su nuevo disco Chicanery. Caña burra hardcorizada más corrosiva que lo que le tenemos acostumbrado a oír con los últimos Touché Amoré al bueno de Jeremy. Algo por debajo este tema de la velocísima Paragons of Virtue que compartieron a principios de verano.

 

Flesh of the Stars: Mercy

https://f4.bcbits.com/img/a0396468379_10.jpg

Volvemos a Chicago para reseñar un disco de un grupo al que no tenía en el radar hasta ahora. Estamos hablando de la banda Flesh of the Stars que pese a llevar sólo con el grupo desde 2014 ha publicado ya cuatro discos si contamos el que hoy es objeto de juicio aquí. De la floreciente escena que circula por los derroteros más melódico-melancólicos del doom norteamericano surge esta banda. Su sonido circula entre lo cristalino del juego de voces, algún teclado y guitarras con ese sentimiento evocador tristón como en los 22 minutazos del tema homónimo que abre Mercy. Mucho más orientados a la melodía que los Pallbearer, Khemmis o YOB por citar tótems que han conseguido ganarnos en los últimos tiempos. Dicho esto, resuelven con bastante gusto los giros hacia terrenos más propiamente metaleros sin que la mezcla quede demasiado artificial. Espectaculares y magristral interpretación del líder Matt Ciani en la pluscuaperfecta Procession. De una épica desbordante tanto en el trazo grueso como en las atmósferas más cercanas al shoegaze que a otra cosa. Especial y de inmediata impronta ese riff precioso del tema en cuestión que podría haber sido parido por el Brett Campbell en estado de gracia del Heartless. Igualmente destacable como insertan con un peso específico importante sintetizadores sin que chirríe para nada en la mezcla. la vocalista femenina Rachel Rustemeyer -quien al parecer ya ha colaborado con ellos en el pasado- mete su voz en Wisteria. Rites en cambio tiene la potencia necesaria para que cumpla el cupo más metalero del largo. Los casi 10 minutos de Burial para cerrar transmiten como si Ben Gibbard de Death Cab for Cutie se quisiese pasar al metal pero le saliese la vena melódica por todos los costados. Un disco sonoramente tan bello como la portada que lo envuelve.

 

Tool: Fear Inoculum

Image result for tool

Y para el final lo inevitable. Hablemos de Tool y su tema de adelanto de Fear Inoculum. Música nueva de estudio de Tool tras 13 largos años. Por aquel entonces ni estaba en mi etapa de universitario. Sobra decir que tras el trolleo interminable de la banda la parroquia ya estaba con el cuchillo entre los dientes para soltar puñaladas a nada que su música nueva que tanto se ha hecho de rogar no estuviese a la altura de su catálogo pretérito. Y bueno, qué queréis que os diga, me encanta que todavía queden bandas que despiertan pasiones y hacen correr ríos de tinta entre crítica y su fandom. En lo musical, el tema homónimo que abre la veda arranca con unas familiares percusiones tribales de Danny Carey que recuerdan sobremanera a aquellas de Right In Two y Reflection incluídas en sus anteriores dos discos. Crecimiento continuo de las guitarras de Jones durante los minutos y un Maynard James Keenan muy contenido en lo vocal aportando más en los matices -algo similar a lo que hizo el pasado año con A Perfect Circle- que con el chorro vocal. Espectacular el tramo que da arranque esas guitarras boomerang marca de la casa de Jones a partir del sexto minuto que es donde la cosa se pone seria de verdad. Voz de Maynard como el que llama al rezo desde su particular minarete y un tramo en la estrofa en la que canta las líneas de “Exorcise…” que me recuerdan muchísimo a cierto pasaje de The Remedy de Puscifer, o quizás es que imagino cosas cuando se trata de esta peña. El minuto final instrumental con los instrumentos enseñando músculo es puro Tool, regalando ese solo final distorsionado de Adam Jones que se le ve la identidad a la legua. Final con redobles sincopados que también le hemos oído en el pasado y punto final.  Al final la principal crítica que se le está haciendo a la nueva música –hateos aparte- son en relación al uso de recursos ya conocidos y que por tanto no provocan ninguna sorpresa en primera escucha. Personalmente mi veredicto es que se trata de un buen tema, especialmente destacable la segunda mitad, y que probablemente cumpla su función de dar comienzo a un esperadísimo disco al que todavía hay que esperar hasta final de mes para resolver qué misterios nos aguardan tras tantísima espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s