TOP 25 Discos 2019 (V): 5-1

Aquí andamos sufriendo aún los excesos de la alta ingesta calórica de viandas navideñas. Con esa delicia celestial a mano que es el cotizado turrón fabricado en Agramunt me dispongo a encarar la última tanda de Discos de esta lista/ranking de discos favoritos de 2019. Hay que admitir que inevitablemente uno sea ha dedicado los últimos días más allá del “comercio y bebercio” a esa actividad tan sana y cada vez más predecible que es hojear en sentido figurado los Tops de los principales medios musicales tanto nacionales como internacionales. Y claro, algo de desazón sí que me queda. La reflexión es que hay mucho de predecible en la mayoría de los tops de medios más generalistas nacionales que he tenido a bien ver. En medios digitales de relumbrón como Indiespot o Binaural veo la tónica general de encumbrar discos como los de Angel Olsen, Lana del Rey, Sharon van Etten o Weyes Blood que son fijos en cada lista. Más me soprende aún la unanimidad del hypazo de la temporada que es el trabajo de Fontaines D.C. Banda que más allá de algún pelotazo contado me parece de lo más random e insulsa en contenido y forma. En los nichos pues la casi siempre amplitud de miras en el metal según cada publicación-aunque con cierta tónica general de enseñar el plumero metiendo a los gigantes Rammstein, Slipknot y Tool en la cúspide- y cada subgénero especializado. Al final el ejercicio sirve más, como he leído en Twitter, para descubrir que para confirmar sesgos. Es por ello que quizás os sirva mi selección y esta gran tanda final, o quizás no, y sigáis dando la turrita con vuestras curated playlist de Spotify de repaso anual. Allá vosotros. Enjoy!

 

5- Spirit Adrift: Divided by Darkness

Image result for spirit adrift"

Durante cierta parte a mitad de año pensé que el tercer disco de la banda de Arizona Spirit Adrift podría encaramrse a final de año a lo más alto de mi Top. Al final tras deliberar y por méritos ajenos no ha sido así, pero qué más da. El disco creado por el proyecto liderado por el norteamericano Nate Garrett ha tocado posiblemente techo con un álbum que supone el paso y evolución natural a lo ya mostrado en su anterior Curse of Conepction (2017). Melódicamente insuperables, descaradamente épicos y más directos en cuanto al usos de patrones ritmos y estructuras menos enrevesadas. Conteniendo ese lado melódico del doom más dulzón pero sobre todo con un aroma clásico que denota un disco con las pelotas suficientes para sonar grandes y épicos sin el menor atisbo de enrojecerse por el camino. Esas guitarras limpias del final de Divided By Darkness, la dicotomía entre riffs pesados y esos arpegios celestiales en Born Into Fire empiezan a sumergirte en un universo excelentemente parido. La golosina sónica que es Angel and Abyss busca sin reparos tocarte la patata con un tono vocal de Garrett que podría gustar a toda la legión de seguidores del heavy metal clásico e incluso el hard rock más recalcitrante y demodé. El final y remate de dicho tema es puro Ozzy Osbourne con unas guitarras y estructura con micro paradinhas que en mi mente son parientas lejanas de Bark at the Moon. Eso por no comentar el guiño de la carcajada forzada. Una pieza de orfebrería que más que una anticualla es todo un cañonazo. Y sin embargo hay muchas más profundidad en un disco que a simple vista puede pecar de directo y efectista. Oigan Hear Her con cierto ramalazo más proggie y escalas siderales de guitarra o los fraseos finales de guitarra dobladas en Tortured by Time y me darán la razón. Cuando bajan las revoluciones como en el medio tiempo épico instrumental de colofón al disco que es The Way of Return suenan apabullantes e insuperables y casi se nos cae una lagrimita ante tanta puñetera belleza. 41 minutos de un disco que de cabo a rabo muestra una diversidad estilística en la que por momentos piensas en Pallbearer, en otros en el aroma clásico de Sabbath o Metallica y que parece la obra perdida que en su día no terminaron de cuajar unos Trivium o Avenged Sevenfold para conquistar al seguidor metalero de grandes recintos. Ojalá peguen el salto que merecen.

 

4- Adrift: Pure

https://f4.bcbits.com/img/a2008800309_10.jpg

Quitamos solo una palabra anterior y nos quedamos con el para mí sin género de dudas disco más importante publicado en 2019 por una banda estatal. Hablo de los grandérrimos Adrift. La banda madrileña tras cierto periodo extendido de hibernación ha regresado con un demoledor Pure 7 años después sin haber perdido parte del mojo, pero además con un momento de inspiración instrumental y vocal que habla de probablemente una de las contadas con los dedos de una mano bandas españolas de metal con más capacidad para transcender fuera de nuestras fronteras. Seis temarrales como la copa de un pino. Publicado vía el sello sueco Temple of Torturous, y con una magnífica promoción internacional previa compartiendo adelantos a través de varios medios de referencia, este tercer disco de Adrift supone la consagración definitiva de una de las bandas del metal nacional más sólidas de este milenio. El arranque con el tenso crescendo de Pure casi yéndose a los nueve minutos es toda una muestra de poderío, una potencia sónica que se ve continuada en Mist de corte más post-metalero y en la que la sección rítmica conformada por Dani al bajo y Jaime García a la batería se torna densa como el osmio. Sin embargo, encorsetar a Pure dentro del sludge y el post-metal y nombrar a los Neurosis, Isis y Russian Circles le hace poco favor a un disco que busca algo más allá. Un tema como Confluence of Fire que es capaz de intercalar guitarras más melódicas y zigzagueantes –se nota la mano de Maca y su reflejo de los últimos Toundra- y evolucionar hacia una catarsis sónica en la que la desgarradora voz de Jorge sabe ceder el espacio hacia terrenos más espaciales, etéreos y progresivos es buena prueba de ello.  The Call es probablemente la más compacta del conjunto, donde se asoman a la magnificencia de todo unos Cult of Luna. En Embers, en cambio, donde la banda es incluso capaz de virar levemente hacia terrenos más pantanosos hacia la segunda mitad del corte y coquetear con una especia de solo de guitarra en transición para redondear otro claro acierto. La exhibición vocal de Jorge requeriría otro post dedicado a ello. Para cuando llegues al final del minutaje los ojos ya se te habrán salido de las cuencas y echarán humo tal y como queda reflejado en la portada de un disco que roza la perfección en los palos que toca en multitud de momentos.

 

3- Cult of Luna: A Dawn to Fear

Resultado de imagen de cult of luna a dawn to fear

A esta gran banda de Umeå (Suecia) parecen venirles pequeños los retos discográficos que se van planteando en cada paso que dan en una carrera musical con ningún desliz ni paso en falso. Sus últimas referencias, el brillante EP junto con Julie Christmas en 2016 y un Vertikal que ya ha cumplido seis añazos, seguían elevando el listón para un combo que tiene fama de de milimetrar cada paso que dan. A Dawn to Fear en la distancia corta deja menor impronta que álbumes consagrados como el citado predecesor Vertikal o el Salvation. Dicho hecho no es óbice para que hayamos acabado rindiendo pleitesía una vez más a Johannes Persson, Magnus Líndberg y secuaces. Pese a la a priori excesiva duración, el disco se va a la hora y diecinueve minutos, tenemos a una banda sonanda igual de compacta que de costumbre y con una primera parte del tracklist bordeando lo excelente por no decir de matrícula de honor. The Silent Man es todo un artefacto que crece y crece y en la que ya dan muestras de esa potencial casi industrialoide machacón en la sección rítmica y de un gusto exquisito en los arreglos sintetizados y teclados por parte de Kristian Karlsson. No queda por debajo el aura de magnificencia plomiza de Lay Your Head to Rest donde el bueno de Johannes Persson deja su sello personal. El tema más corto del conjunto pero con esa atmósfera densa y compromida de la que siempre han hecho gala. La homónima A Dawn to Fear mucho más sosegada y melódica que las anteriores y que no explota en lo que caracterizaríamos como post-metal hasta el tramo final. Deliciosa toda esa parte cinemática central post-rockera y una presencia de órgano colosal igualmente. No son poca cosa tampoco el tenso constante crescendo de Nightwalkers o los quince minutos de una Lights on the Hill a la altura de ellos y casi nadie más. Aquí tenemos a unos Cult of Luna sabiendo alternar esas parte más etéreas y melancólicas dejando respirar a cada instrumento y permitiendo mostrar esos tonos grises melódicos en los que siempre han sabido moverse como pez en el agua. Se guardan para el final el as The Fall, conteniendo esa épica latente que sirve para poner de relieve su doctorado en cultivar el noble arte de los claroscuros y sube-bajas. De haberse ahorrado el cuartito de hora de We Feel The End y Inland Rain es más que probable que fuera libra por libra el ganador de la añada. Aún así, A Dawn to Fear bordea la perfección en gran parte del tracklist.

 

2- Mizmor: Cairn

Image result for mizmor cairn"

A.L.N aka Mizmores capaz de pellizcarte el alma como pocos artistas consiguen hacerme. Su anterior Yodh de 2016 con su fusión entre black-doom y atmósferas asfixiantes ya nos enseñaba todo el poderío en cinco piezas singulares de un artista cuyo sentimiento de angustia sabía volcarse en su música como pocos están dotados para hacerlo. Para mucho este nuevo Cairn no sublima lo de hace tres años. No estoy yo entre los que piensan así. Obra imponente de la que es intrínsecamente esencial el contenido lírico y trasfondo de dudas existenciales que marcan a la obra con matices más melancólicos- hay pasajes en los que sobrevuela la sombra del funeral doom– y como narrador de un viaje fascinante inmersivo de reflexiones tan crueles como lo absurdo de la realidad de la vida que planea sobre la maravillosa apertura de Desert of Absurdity. La perdida de la fe  y la toma de decisiones vitales marcan el eje central vertebrador de un disco que en lo estrictamente musical es menos hiriente que su predecesor. ¿Es este algo malo per se? No neceseriamente como demuestra este genio de Oregon en la transparente introducción de Desert of Absurdity o con o el son final de Cairn to God que podría colar por ser firmado por YOB o Pallbearer mismamente. Asombrado me quedo tanto con la pulcritud de detalles con la que es capaz de elevar Cairn to God con momentos que me hacen pensar en cómo me sobrecogía muchos tramos de Mirror Reaper de Bell Witch. Ídem con la crudeza con la que es capaz de golpear desde el inicio en la tensa Cairn to Suicide. Acongojante esa sensación buscada cuando el tema frena y vuelve a aparecer esa guitarra acústica que parece querer anunciar un réquiem ante un acto fatídico como el suicidio. El más de cuarto de hora final con The Narrowing Way me lleva al convencimiento absoluto de estar frente a una obra atemporal. Magistral doom y unos riffs y growls capaces de abrir el cielo en dos. Sensorialmente único. Cautivante a la par que te atiza el alma y la psique.

 

1- black midi: Schlagenheim

Resultado de imagen de black midi cover

En las últimas semanas he dedicado tiempo a decidir a quienes otorgar la plaza de honor de mi selección de discos de 2019. Ha habido años como con YOB y Slowdive que lo tuve clarinete y otros como este 2019 en el que según me pille el día te contestaré uno de los cuatro discos de las posiciones más altas de este TOP. Entonces, ¿Por qué he otorgado tral privilegio a unos imberbes londineses de propuesta diametralmente opuesta a gran parte de lo reseñado estos últimos días? Pues quizás precisamente por eso. Por la frescura, juventud y por encapsular unos temas en los que tienes post-punk loco, math-rock del que no aburre y una concepción artística muy superior a la edad que dictan sus ID´s. No se me alteren por verles incluidos con distinguidas notas entre gurús del moderneo como Anthony Fantano o biblias venidas a menos como Pitchfork, el material incluido en los 43 minutops y 15 segundos del impronunciable Schlagenheim bien vale un potosí. Su propuesta vira entre lo experimental y progresivo, arrebatos matemáticos, noise y una libertad en estructuras y ritmos que les dota de una personalidad propia difícil de clasificar. Ayuda en la sensación la raruna voz y tratamiento de las mismas de su cantante y guitarrista Geordie Greep. Capaces de ser rápidos y furiososos en cortes más punkies como 953 o la explosiva Near DT, MI con la batería del portentoso Morgan Simpson echando humo y pegar unos frenazos tremendos hacia la mitad del toma y crear una atmósfera de tensión brillante. En el último tema citado hacia la parte gritada son capaces de sonar como unos primeros At The Drive-In supermineralizados para luego cacharrear de manera más marciana para concluir la canción. Esa rara capacidad que es dejarte desconcertado en pleno 2019 la atesoran estos chicuelos y lo demuestran en bmbmbm con ese bucle hilarante “She moves with a purpose… Oh, what a magnificent purpose”. Otro momento poderosamente hipnótico es Reggae  y ese lamento vocal personalísimo “and it may be!”. Fuimos testigos de cómo las gastan en unos directos que tienen más de jam pura y de juego entre púberes privilegiados instrumentalmente que de convencionalismo. Una auténtica catársis y frenesí intrumental con patrones tan imaginativos como cargados de intensidad. No sé si son the next big thing, si acabará siendo flor de un día, si su tufillo arty les granjeará detractores entre según qué parroquias ni cómo dar continuación a un disco tan enrevesado y excelso como este. Lo que sí tengo clarísimo es que son la irrupción más meteórica con sustancia que ha dado la pérfida Albión en muchos años, sin contar a IDLES. Ojalá su crecimiento y mantenimiento de nivel sea como los de Bristol. El pelotazo y sopresón del año. No hay más, amigos.

Un comentario en “TOP 25 Discos 2019 (V): 5-1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s