Informe Musical Semanal y los metales raros

Image result for la guerra de los metales raros

Hay que ver cómo nos gusta complicarlo todo. En cualquier ámbito o materia específica proliferan cada vez más palabros y términos altísimos que convierten automáticamente al receptor del mensaje en profano pese a que esté medianamente habituado al lenguaje y argot del asunto. Véase como ejemplo la reflexión del mundo futbolístico -hoy que precisamente medio país andaremos pendiente del Clásico- que hacía sobre la comunicación periodística Valdano estos días. Una escapada hacia adelante con cierto uso de un lenguaje rimbombante que también nos sucede a los que intentamos describir, comentar o simplemente debatir sobre música. ¿Cuántas etiquetas para referirnos a géneros musicales usaré en cada texto que publico? Apuesto a que un mínimo de un par de docenas. Y si nos movemos al inabarcable ámbito del metal la ecuación se complica. Pongo precisamente el ojo en lás páginas de Bandcamp de los grupos que hoy presentaré y aparecen cosas como ” cascadian black metal”, “atmospheric post-metal” y “blackened sludge”. Una sectorización y ramificación la del universo del metal que ha traído un porrón de etiquetas para referirse a un puñado de músicas que siendo metal entran para muchos en el saco underground de “metales raros” como si apuntáramos a esos elementos tales como el itrio, el erbio o el cerio. Difícil tarea la de acercar ciertos sonoridades a un oyente más casual de heavy metal más clásico si tiramos de terminología de nicho. Y no, esto no es una guera de los metales raros contra nada, para eso ya está el recomendable libro acerca de la explotación industrial en estos tiempos de revolución del Siglo XXI.

Izthmi: The Arrows of Our Ways

https://f4.bcbits.com/img/a1796041123_10.jpg

Porbablemente sea el enésimo álbum y proyecto que os presento en el que la sombra del éxito de Deafheaven sobrevuele, y sin embargo las comparaciones no son nada evidentes aun cuando hablamos de parámetros musicales bien similares. A saber, aquí tenemos a una banda que indudablemente bebe de toda la evolución melódica del black metal de los últimos años y que finalmente cataliza todo en canciones con cieerto equilibrio entre melodía e intensidad y unan inclinación por lo técnico algo más acusada que otros proyectos más copy/paste del éxito de los californianos citados. The Arrow of Our Ways destaca por ser más enérgico que la mayoría de bandas que han venido a combinar preferentemente con black el shoegaze. La parte más ambiental la ponen las breves excursiones del cantante y encargado de sintetizadores en canciones como Chasm o la descolocante (The Angels are Lost). No son en absoluto estos cortes los que se ganan el mérito para ensalzarlos. Cuando arrancan toda la potencia, incluyendo doble bombo y trémolos fundiéndose a la punzante voz de su cantante Jakob Keizer, es cuando salen ganadores. A SHOUT THAT BURSTS THROUGH THE SILENCE OF UNMEANING es una maravilla cocinada a fuego lento, sacando a pasear incluso algunas guitarras agrestes desenchufadas – imposible no pensar ni que sea por deferencia de cercanía geográfica con Wolves in the Throne Room o los más lejanos Agalloch, aunque con los segundo es más evidente la reminiscencia en To Traipse Alone…– confiriendo cierto espacio sobre la maraña más potente que conforma el núcleo de la canción. La mencionada To Trapise Alone con sus alaridos y sube-bajas es perfectamente otro de los puntos álgidos del álbum. En cualquier caso, la canción que a mi modo de ver se eleva por encima de las demás y acaba por pedirte al cuerpo otra escucha más es el brillante cierre con THE ARROWS OF OUR WAYS donde la banda muestra un poderío de guitarras apabullante con Autumn Day Schibret y Brett Tomsett  coronándose con ciertas líneas angulosas e imaginativas. De nuevo miramos hacia la zona noroeste pacífica norteamericana con un combo que condensa y funde lo mejor de lo abrasivo, ambiental y emocional de una corriente que no para de dar buenas noticias, al menos para quien no es alérgico a lo menos “true”.

 

Buensuceso: Terra Incognita

https://f4.bcbits.com/img/a2513491632_10.jpg

Desconozco si lo jienenses Buensuceso han titulado su nuevo disco haciendo un guiño al debut de los cada día más gigantescos Gojira. El caso es que Terra Incognita aun no compartiendo identida sónica con los franceses sí que tiene ese “algo” místico que también destilan las composiciones de los hermanos Duplantier. Buensuceso es otros de esos nombres de la escena andaluza menos obvia y experimental dentro de los círculos del metal junto a otros destacables como Orthodox, Oddhums o Santo Rostro. The Awakening Of Third State y su desarrollo me llevan con sus tramos de capas y bruma progresiva envolvente a pensar en cómo sonarían bandas como Aathma si se rindieses tributo a ISIS. En una línea plenamente instrumental se colocan canciones como Same Solitary Dilemma de matices aún más progresivos y con importancia de teclados o el aire espacial de Silene. Más preponderancia de la guitarra y un sonido a lo post-metal de Neurosis encuentro en la destacable How Did We donde la pegada y ritmo machacón dibujan paisajes más áridos. En distintos mandamientos se sustenta una An Ablazing Fire que muestra duranle la primera parte una voz limpia de Sergio Espinosa en quizás la “pieza” más ambiental junto a Silene y sobre todo Contusión- cantada en castellano- de todo el conjunto antes de explosionar hacia una final que indudablemente remomora lo mejor de esas catársis apoyas en sintetización de todo unos Cult of Luna que arrasaron el año pasado con  un A Dawn To Fear en el que no hubviese desentonado este tema. Poca broma pues el nivel.

 

Postvorta: Porrima

https://f4.bcbits.com/img/a1399881648_10.jpg

No tenía en el radar a los italianos Postvorta hasta este nuevo disco que han publicado la semana pasada. Conviene advertir a los lectores que no es este un disco que se oiga fácilmente en una sentada ya que aquí el sexteto se extiende durante casi hora y media con únicamente cinco actos. Sin necesidad de calculadora se vislumbra que en varios de ellos se van por encima del cuarto de hora sin problema. No es la observación una queja sino precisamente una llamada para llevarse a desengaños por quien no guste de paladear tranquilamente. Sludge o doom ambiental llaman algunos a una música con bastante carácter cinemático en el fluir y desarrollarse y con un especial sentido de estar atinado en contruir melodías entre los grises. Epithelium Copia contiene cierta parte central con un bajo al frente deliciosa y sabe mutar incluyendo una parte vientos – en concreto un trombón- dando un componente de magnificencia al tema superlativo para finalmente desembocar en unos riffs partenucas que podríamos emparentar en el sludge machacuellos que han tenido a bien de darnos bandas de aquí como Adrift. Es posible que durante muchos minutos la evolución minimalista de las canciones acabe desesperando a quien disfrute más de la agonía y angustia que transmite a las intepretaciones de Nicola Donà. Más pantanosa en muchos momentos suenan Vasa Praevia Dispassion y con aroma final a The Moth Gatherer. En Decidua Trauma Catharsis incrustan al final en forma de ecos voz femenina, Francesca Grol, contrarrestando el cierto sentido más ominoso y pétreo de la propia canción que a su vez es de lo más “directo” que conceden. Poca luz se cuela por las rendijas de March Dysthymia y Aldehyde Framework que continuan lo iniciado. Algún aire oriental se infiltra en el cuarto tema amén de un tramo de spoken word y más cabida a lo experimental en la última que es además la más larga de todas y con mayor presencia de arreglos cuasiorquestales al final como si de un requiem propiamente se tratase. La firma de masterización de Magnus Lindberg no es casualidad. Un nombre a añadir a la escena italiana que me ya pilotaba como Messa o Nero Di Marte.

 

Elder: Omens

Image result for elder band

Qué jodidamente buenos son Elders. Nick DiSalvo es un protegido de esta casa y hay muchas ganas de continuar su historia, máxime cuando se piensa que ya van para tres años sin disco largo de estudio de la banda. Embers adelanta su nuevo trabajo a publicarse en Abril. Da gusto reencontrarse con esa dupla magistral que forman a guitarra y bajo DiSalvo y Jack Donovan con una química especial incluso en un tema mucho más “amable” que de costumbre en cuanto a melódico y sobre todo concepción vocal.  Expectación absoluta por ver los caminos que han tomado una vez arreglado los cambios de formación y tras un EP que supo a poco en 2019. Aquí diez minutos para deleitarse y comprobar que siguen tocados por la varita. Ese desarrollo instrumental de los últimos tres minutos es de lo mejor oído en 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s