Informe Musical Semanal y el señor de las moscas

Pancarta Vallecas

En la noche del 24 de Enero, ni dos meses atrás, me sentaba a la mesa de un restaurante de cocina especializada china acompañado por un buen amigo y su pareja oriunda de Shanghái. Para más inri era víspera de Año Nuevo Chino, el de la Rata como animal simbólico. A uno que ya empezaba a oír noticias provinientes de la lejana provincia de Hubei y de la urbe de Wuhan asociadas con cierto virus le pareció apropiado interesarse por la situación y obtener información de primera mano con alguien que desde la distancia empezaba a mostrar unos fundados temores que a este lado de occidente no impedían a servidor y compañía disfrutar de la cena. Ya se sabe, cuando algo no te toca de cerca dificilmente empatizas. Hoy, 15 de Marzo, escribiendo estas líneas la situación es tan grave como ya lo era aquel día en aquella cena, con la única diferencia de que ha llegado a tu puerta y ha devenido en un Estado de alarma para nuestro territorio. En estos días el altavoz en los medios, y a otro nivel-escala en RRSS, es para los expertos en la materia científica epidemiológica y para los que quedan retratados para la posteridad como payasos/bufones/cantamañanas o directamente hijos de la gran que opinan y glosan sobre lo divino y lo humano, así que preferiré abstenerme de comentar ya que por desgracia no me encuentro en el primero de los grupos citados. Por favor, háganse un favor y si están en mi misma situación de ser un profano en el asunto, no incrementen la ya extensa e infame lista que quedará en la hemeroteca. Ya tenéis casos de alelás temerarias que no callan ni debajo de agua, ridículos de personajillos politicuchos de aquí y de allá y ombliguistas que no merecen el aire que respiran. También sería conveniente salir de nuestro egoísmo exacerbado y peores instintos, y es que al final se nos quedará esto como la célebre novela de William Golding, El Señor de las Moscas. Sólo el pueblo salva al pueblo pero mira que nos empeñamos en cambiar el verbo salvar por ahogar. Son las 20:00 y he salido al balcón a dar las gracias a quien lo merece. Para manifestaciones así sí contad conmigo- aunque conviene no ser solamente posturetas cuando la cámara enfoca- porque sólo el pueblo salva al pueblo aunque nuestra naturaleza humana se empeñe en ponerlo difícil.

My Dying Bride: The Ghost of Orion

Resultado de imagen de my dying bride the ghost of orion

My Dying Bride puede argumentalmente defender que de los 3 de Peaceville son el conjunto que mejor ha sabido envejecer, o madurar si gustan. Las esperanzas que servidor tenía puestas sobre su decimocuarto trabajo discográfico -se dice rápido- eran altísimas en vistas a dos adelantos tan brillantes como la apertura incomensurable del disco que es Your Broken Shore y la melancólica Tired of Tears. Citar la melancolía y los tintes oscuros tristones en la música de los ingleses debería a estas alturas ser redundante. No buscan en este disco tampoco dar un giro de 180 º en ese aspecto y ni falta que les hace. La fórmula de los cortes largos con cierta melodía arrastrada en las guitarras del bueno de Andrew Craighan también entran en To Outlive the Gods, en donde los arreglos de cuerda de Jo Quail y el violín de Shaun MacGowan juegan un papel tan importante como en Tired of Tears. La apesadumbrada y magna voz de Stainthorpe sin embargo brilla con más luz en otros cortes de la segunda mitad del álbum. En la línea gótica y con algún matiz más death a lo Your Broken Shore podríamos meter a The Long Black Land que quizás podría competir libra por libra por ser el tema más destacado del disco. Pelos como escarpias en la parte central y desarrollo instrumental con un Andrew Craighan dominando como pocos este arte del buildup. Menos me aportan la colaboración mas folkie de la cantante de Wardruna en The Solace, que parece creada por y para la transición entre las dos mitades del disco. Mismo pecado el de actuar como interludio sin ofrecer mucha chicha el del tema homónimo, algo que en parte se ve compensado y justificado por la canción más larga del conjunto que le sigue. En The Old Earth de nuevo rozan la perfección más absoluta y es que el arpegio de la intro ya es de lagrimita y su transformación en el riff denso a la par que ahogado cual lamento en mitad de la noche la elevan al firmamento. El doom gótico por el que forjaron la leyenda era esto. ¿Cuántas formaciones pueden pellizar de esa manera? No muchas, ya les digo yo que con los dedos de las manos las contamos y nos sobran. Quizás la fórmula de intercalar pasaje cortos entre las piedras angulares y columna vertebral del disco le reste algún apice a la hora de afianzarse como disco del año, pero con una tripleta como Your Broken ShoreThe Long Black Land-The Old Earth cual Larry Bird-Kevin McHale-Robert Parish cualquier les baja del olimpo.

Dwaal: Gospel of the Vile

https://f4.bcbits.com/img/a1571965743_10.jpg

Puede ser que los noruegos Dwaal se identifiquen con el doom metal, sin embargo escuchando su música a mí me sobreviene meterles en una clave más post-metalera con atmósferas que pueden recordar en desarrollos más reposados a ISIS como en los más opresivos a los belgas Amenra. No sé muy bien como ha llegado a estar apuntado el nombre de esta banda de Oslo en el archivo de notas de lanzamientos pendientes de mi móvil pero el caso es que ha merecido la pena pegarle su par de escuchas al disco. Lanzamiento de una banda que muestran más de una virtud. Paciencia para cocinar a fuego lento una carta de presentación del disco como Ascent en donde la ascendencia, valga la redundancia, de ISIS a mí me cuadra. La oscuridad imperante de la pesada Like Rats mucho más doom y sludge empieza a engarzar la parte de potencia con la más técnica con algún detallito y arreglo que me hacen pensar en los también norteños The Moth Gatherer. El vocalista Bjørnar Kristiansen tanto en Like Rats como en otros tramos afligidos de las siguientes Gospel of the Vile como el cañonazo Obsidian Heart Burns suena a un vitaminado Colin H. de Amenra. Gustazo sumergirse en los sintes inmersivos que va colando sutilmente Siri Vestby y en aguas densas como si mercurio fuesen. Quizá sea ese el puntito extra para levantar la cabeza de entre otros tantos grupos similares. La macedonia de riffs en Obsidian Heart Burns podría alzar la mano como momento del disco. No conviene escatimar tampoco la tensión y amenaza creciente en la conclusión con Descent que sirve para terminar de manufacturar un disco de presentación para otra banda cultivando las nobles tierras de los Neurosis y compañía con bastante acierto y tino sin caer en la turra durante toda la obra.

Oranssi Pazuzu: Uusi teknokratia

Resultado de imagen de oranssi pazuzu new song

Seguimos por las frías tierras escandinavas yéndonos en esta ocasión a visitar la Finlandia de los majaras de Oranssi Pazuzu. Mira que me ha costado tiempo adentrarme y engancharme a la propuesta de esta banda capaz de fusionar psicodelia y black metal en unas composiciones de una libertad y sentido experimental más grandes que la vida. Ahora bien, una vez dentro esto es droga pura. Los creadores de Värähtelijä y Valonielu ya se han dejado de hostias y entregan un corte de adelanto de su nuevo disco. Uusi teknokratia es otra jodida maravilla que durante 10 minutos te lleva por una particular atracción de feria psicótica con sube-bajas, cambios de ritmo, sonoros y con presencia de más elementos que los que contiene la tabla periódica. Diversión para la cuarentena, amigos. El disco completo, Mestarin kynsi, el 17 de Abril. Esperemos para entonces haber superado esto.

Bonus Track: Danny Carey plays Pneuma

Hace tiempo que no metía una bolita extra en estos repasos semanales más centrados en la actualidad a nivel de lanzamientos, crónicas de conciertos -ahora con la situación global y todo en el aire imposible- y críticas de discos. Pues eso, que de regalo hoy Mr. Danny Carey dándole al tema mientras toca en directo Pneuma del último y polarizante disco de Tool. Madre mía, Danny, bájale…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s