Informe Musical Semanal y el Estado de Malestar

Resultado de imagen de calles vacías barcelona coronavirus

La única salida de este fin de semana la hice ayer para bajar la basura y acudir al supermercado a por contadas provisiones. A diferencia de hace una semana los estantes y frigoríficos lucían opulencia de artículos. En cambio, peor apariencia teníamos todos los compradores que, tras una primera fase de histeria de aprovisionamiento compulsivo, parecemos haber entendido definitivamente la crudeza de la situación. La curva de casos sigue superando a la italiana con el delay de los 8 días de diferencia desde la proliferación de los primeros brotes en Italia. Una semana de confinamiento -autoconfinamiento que dirá algún indigente moral- que todavía no deja ver frutos y que a todas luces parece insuficiente. Nos habíamos acostumbrado a llenarnos la boca con aquello del Estado de Bienestar y la Sanidad como pilar básico garantista del mismo, y ahora resulta que las vergüenzas del mismo quedan al aire tras políticas de recortes hacia la única línea de vida de la que disponemos en caso de desgracia y que nos debe salvar de caer al vacío. No es tiempo de lecturas políticas dicen muchos. Claro, como si casi toda en esta vida no tuviese relación directa e indirectamente con ella. Los más optimistas abogan por la moraleja que dejará este cuento que por ahora se desarrolla sin final feliz a la vista, una reafirmación transversal de defensa real de lo público como garante de la sociedad. La percepción actual en cambio, lo que deja aparte del reguero de víctimas y drama santiario es un descosido tremendo en prácticamente todos los sectores económicos del país y un drama cortoplacista que responde a las siglas de ERTE. Un mecanismo vendido como paracaídas salvavidas para evitar el estampamiento de la clase trabajadora asalariada por cuenta ajena y en el que sin embargo subyace una socialización de pérdidas por parte de la inversión y capital privado a la que dicho de paso ha faltado tiempo para entregar a su masa trabajadora tal paracaídas sin siquiera haber llegado al aeródromo. Estado de Alarma, Estado de Malestar y estado de incertidumbre que hacen tambalearnos a toda una sociedad que nos vemos con una mano delante y otras detrás encomendándonos a los Dioses -quien guste de ello- para que frene el avance de la pandemia y de paso no descalabre del todo las ya maltrechas economías. No, no corren buenos tiempos para que os traiga dream pop y melodías luminosas. Se vienen tiempos aún más oscuros.

Ikarass: Relapse Into Desolation

https://f4.bcbits.com/img/a0071970788_10.jpg

Un disco que se titula recaída en la desolación difícilmente podía tener mejor timing para la travesía semanal personal. Sin embargo, no sólo lo metafórico me tiene conquistado en este trabajo de presentación de la banda vizcaína Ikarass. Absolutamente anonadado ante un muestrario en cinco canciones del mejor post metal y sludge que se puede oír no sólo aquí sino en toda Europa. El quinteto se muestra en gran cantidad de momentos a caballo entre la faceta menos proggie de The Ocean y Cult of Luna. Desde Guided by Greed queda patente la fortaleza de un conjunto en el que cabe destacar de primera la desgarradora interpretación vocal de su cantante Imanol. Capaces de emular la potencia de patrón machacón propia del género y cuajar durante doce minutos una canción por la que los belgas Amenra pagarían. No menos interesante son los desarrollos instrumentales. Oigan la maravilla de introducción de Blood Heaven en la que el bajo de Unai te atraviesa a lo Russian Circles para luego dotar de cierta épica post-metalera a otro tema de 10. Más sinuosa y pausada arranca Descend con unas melodías que subliminalmente acaban por quedarse en tu cerebro. Aunque la labor de escoger una canción entre el tracklist sea ardua es quizás ésta donde la cantidad de matices compositivos toca techo. Colosal exhibición en la angulosidad en mareas de las guitarras y el tino en las transiciones hacia los pasajes de mayor negrura como el ominoso cierre. En el tema homónimo se colegian en hacerte sentir lo mismo que los admirados Cult of Luna, y eso son palabras mayores para una banda nueva en el panorama. En la final Deception todavía queda tiempo para constatar alguna querencia por un paso aletargado doom ciertamente siniestro y apetecible. No miento si os digo que es desde ya el mejor disco de metal de mi 2020. Un digno sucesor del aldabonazo de Adrift de 2019. En pie.

 

Agvirre: Silence

https://f4.bcbits.com/img/a1584398701_10.jpg

Menuda cosa loca este EP de esta joven formación de nombre igualmente extraño. Agvirre es un trío mancuniano que combina el post-black con sintes y con cuerdas con cierto enfoque más propio del arreglismo sinfónico que de lo que cabe esperar de su uso aplicado al metal. Para mayor deconcierto inician con dos minutos de ruidos casi industriales antes de ir al grano. Muzzle and Mask y sus doce minutos dan para múltiples escuchas y todavía quedarte perplejo por la osadía en cierta combinación de elementos. Loquísima la sucesión del coro femenino, la grabación robótica, los blast-beats y un loop que parece homenajear a The Prodigy. Más allá de la bizarrada aparente hay para rascar en una música con mayor dirección y sentido que lo oído por ejemplo este mismo año en lo desquiciante y desnortado de Violet Cold. La digamos cara B del Ep es una Abandonment donde se permiten el uso de unas melodías para con su blackgaze que funcionan razonablemente bien. El final edulcorado es otra vuelta de tuerca más en el compendio de un cóctel tan singular. Se les debe agradecer a este colectivo de músico el uso no indiscriminado del violín y recursos electrónicos a unas composiciones que ganan enteros con su inclusión pero que podrían funcionar con una estructura igualmente menos adornada. Más que recomendables. No todo en Manchester son las mamacharradas que suelten los Gallagher y Morrisey.

 

Rosy Finch: Scarlet

https://f4.bcbits.com/img/a3549663646_10.jpg

Si hacen memoria en el 2017 uno de los discos nacionales más inspirados fue el que entregaron Hela con Death May Die. Su cantante Mireia Porto ya no está en la formación actual alicantina actual pero sí ha dado continuación al otro proyecto que lidera: Rosy Finch. Pese a los cambios en el acompañamiento de la artista, y rodeándose de otros nombres conocidos de la escena como Óscar Soler de Pyramidal y Juanjo Ufarte de Grajo ha lanzado este Marzo la continuación discográfica de la banda. Con una temática hilvanando alrededor de los sentimientos y el color rojo como nexo de unión de los títulos, el trío transita a medio camino entre un stoner rock y un post-grunge denso. A destacar lo instrumentalmente bien ejecutado Lava y de Vermilion donde la propia Mireia me recuerda en algún tramo a los trabajos de Teri Bender Gender con Crystal Fairy. La arrastrada Amaranto cantada en castellano va por una vía más noise y descarnada. Igualmente reseñable es el riff central que vertebra Ruby tamizando las influencias distorsionadas de la artista en un corte en el que incluso se descuelga con una especie de solo por encima del patrón principal, convirtiendo el remate del tema en uno de los momentos más brillantes del cancionero. En Scarlet y su tensión creciente hacia la explosión guitarrera también consigue un efecto similar. El buen manejo del minutaje de todos los canciones también ayuda a esa sensación de disco de canciones que te arregla bastante bien la tarde con una dosis equilibrada de experimentación y toques algo más heteredoxos– como la velocista Alizarina y sus voces dobladas- sobre un disco de guitarras distorsionadas bien parido e interpretado.

 

Katatonia: Behind The Blood

El segundo adelanto del duodécimo disco de los suecos Katatonia tiene mayor empaque que el primero que nos compartieron. Tampoco estaba demasiado difícil superar el listón. Con Behind The blood recurren a un estilo mucho más clásico apoyado en la inconfundible voz del siempre embelesante Jonas Renkse y sobre todo en múltiples solos de Anders Nyström. Sin tener la gloria de épocas pasadas al menos si que deja la sensación de canción propia de los suecos con elementos melódicos con algún matiz progresivo muy diluido y con la confirmación de que los Katatonia que miraban años atrás hacia terrenos más oscuros dificilmente retornen. Al menos el nivel de decencia musical anda algo por encima de Anathema…

 

Viva Belgrado: Bellavista

Resultado de imagen de viva belgrado

Ya os contamos someramente que nos pareció en directo los nuevas temas del disco a publicarse en breve de los cordobeses Viva Belgrado. Ahora, por fin comparten la versión de estudio y vídeo de acompañamiento de una de las canciones que tira por una de las vías más poppies en cuanto a lo vocal de Cándido de su carrera y con un estribillo de esos polarizantes de lo-amas-o-lo-odias. Como contrapunto y gancho melódico hay que admitir que resulta adictiva si bien no parece que sea la dirección sónica que más predomine en el nuevo material. Seguiremos atentos.

 

Paradise Lost: Fall From Grace

Resultado de imagen de paradise lost band

Parecen haberse puesto de acuerdo los 3 de Peaceville Records para sincronizar lanzamientos este 2020. Si la semana pasada hablabamos sobre el fantástico nuevo disco de My Dying Bride es ahora turno de ir desvelando cartas por parte de Paradise Lost. El decimosexto disco de la banda saldrá en 15 de Mayo bajo el nombre de Obsidian. Desde ya tenemos en nuestro poder una Fall From Grace de temática apesadumbrada para que los de Halifax muestren su habitual tono de lamento con un encanto especial sobre todo en la línea de guitarra que redobla al estribillo, incluyendo solo final de muchos quilates por parte del bueno de Greg Mackintosh.

Oathbreaker: Ease Me (Jesu Remix)

Resultado de imagen de oathbreaker jesu

El tema Ease Me de los belgas Oathbreaker llevado a un terreno totalmente sugestivo por el siempre tocado por la varita Justin Broadrick. Espectaculares cinco minutos y medio en el que la electrónica abraza la voz de Caro Tanghe en uno de las mejores canciones de este 2020 sin género de dudas. Estará incluida en un EP con cuatro versiones de la misma canción en cuestión que la banda belga va a publicar el próximo 8 de Mayo.

 

Chrome Waves: A Fair Wind

https://f4.bcbits.com/img/a2622659167_10.jpg

La banda de Indiana Chrome Waves, capricho blackgazer de pasada temporada, han vuelto con un tema de casi cuarto de hora publicado en un split con Gridfailure en el que exploran una versión más cinemática de su propuesta con un resultado tremendamente satisfactorio. Tampoco hubiese pasado nada si James Benson hubiese dejado todo el peso a esas programaciones y a la presencia del saxo que también envuelve el patrón rítmico que acompaña al teclado durante toda la composición hasta los minutos finales donde tiran por el todo a la épica. Gran tema para reconciliarnos con un conjunto que puede dar muchas alegrías.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s