Informe Musical Semanal consumiendo (post-metal) por encima de mis posibilidades

Sin título

Reflexiono estos días sobre los hábitos de consumo en tiempos del coronavirus. Entiéndase consumo como ese actividad de la sociedad capitalista que genera negocio vía la adquisición/venta de bienes y no a esa connotación negativa de consumo que seguirá practicando cada cual desde la soledad de sus confinamientos. La necesidad de consumir y su manifestación patente en el capitalismo más voraz tan socialmente inoculado, en mayor o menor medida, en cada generación que habita a día de hoy este planeta se ha visto alterada y atacada por las consecuencias derivadas de la pandemia. Quizás lleve razón el ficticio -y a la vez tan cruelmente real- Jeppe de la recomendable serie noruega Exit en su alegato en el capítulo final sobre la naturaleza humana y las bondades para con ella del sistema capitalista llevado al extremo. Sin tener yo la lucidez necesaria para categorizar al respecto, sí que me da por observar ciertos patrones de comportamientos estos días encaminados por ahí. ¿Acaso soy el único que piensa que ahora todo Dios ha doblado sus visitas al súper de confianza para hacerse con sus supuestas compras de primera necesidad? Hecho probado el del ir y venir constante de carritos y bolsas de rafia a poco que hayan usado el balcón para algo más que convertirse en una suerte de mezcla de la Inquisición y Gestapo. Dirán que es resultado de una posible psicosis ante un posible desabastecimiento, yo en cambio también lo relaciono al hecho de que nos han cortado el grifo de otros estímulos con los que saciábamos antes nuestras ansias materialistas. Sin centros comerciales, tiendas, cafeterías, restaurantes, cines y demás es innegable también que esa robusta cadena de supermercados valenciana es la única coartada posible para salir de las cuatro paredes. Sin embargo aquí estamos, binge watching, mantita y consumiendo por encima de nuestras posibilidades que dirían los remilgados de la 1ª División de la UE. La Europa fetén según ellos. Yo no me libro y lo que ando consumiendo por encima de mis posibilidades esta cuarentena, y por extensión lo que llevamos de año, es música encuadrada directa o indirectamente en el post-metal. Discos y discos. Algunos pasan sin pena ni gloria. Otros, en cambio, los traigo a colación aquí. En esta entrega Telepathy, WuW y Dawn of Ouroboros. Y porque he me cortado que podría calzar también lo nuevo de Irist o Velnias. La cabra siempre tira al monte. Si de la heroína se sale espero que de esto también.

Pearl Jam: Gigaton

PEARL JAM anuncia nuevo disco: "Gigaton" - Hellpress

Ha tenido que llegar una pandemia de proporciones bíblicas para que les preste atención a Pearl Jam. No será probablemente la primera vez que confiese por aquí que a la banda de Eddie Vedder les he dedicado más bien lo justito en tiempo. En parte debido a que de los nombres gordos de aquella escena Seattle 90’s siempre me parecieron escalones por debajo de los otros o quizás precisamente por una carrera longeva más enfocada en unos parámetros rockeros musicalmente menos atractivos para servidor. Dicho esto, he ido picoteando entre sus canciones sueltas de sus discos más acertados e ido comprobando un progresivo declive que no esperaba cambiasen a estas alturas de la película. Pero mira tú por donde que ni tan mal el nuevo Gigaton. Dejando a un lado lo estéticamente horrendo a mi parecer de la portada y el propio título del album, tampoco sería mucho aventurarse decir que es su mejor obra en casi veinte años de lenta decadencia. Recuperan la energía y vigor de los viejos tiempos especialmente en las notables Who Ever Said, Quick Escape y Take The Long Way. En las dos últimas incluso Mike McCready se permite el lujo de colar solos puntuales. Destaca también Ament con esa línea de bajo en primer plano a lo Flea en Quick Escape. En el lado positivo de la balanza meto sin reservas a la emotiva y efectista Seven O’clock con un Vedder sueltísimo vocalmente – con sus ornamentos y recursos clásicos y marcas de la casa- y a la contestataria Never Destination. Los dos primeros singles, según me pillen me encajan o no. El problema viene en una segunda mitad bastante turras con ese registro más pausado y folkie. Buckle Up, Come Then Goes y Retrograde me hacen bostezar muchísimo y me recuerdan por qué siempre me acaban poniendo nerviosos. Los aires magnos y épicos del cierre River Cross con ese órgano no logran devolverme lo jovial y entretenido del primer tramo del disco aunque ofrece algo más que sus predecesoras. En resumen, un disco del que picotearé de vez en cuando algunos temas sueltos pero que reafirma mi cabezonería de andar siempre de perfil con una banda que de una manera u otra siempre consigue aburrirme soberanamente ni que sea en ratos puntuales y concretos. Manías, sí, pero no termino de verles el lado sobresaliente, admitiendo el notable en sus días buenos.

 

Rolling Blackouts Coastal Fever: She’s There

Rolling Blackouts Coastal Fever: «Gran parte de la mejor música ...

Cars in Space nos puso a todos alertas con el que será segundo largo de los australianos Rolling Blackouts CF. Con She’s There siguen entregando canciones con esa capa de transmisión de buen rollo con unas líneas de guitarra de fácil digestión pero con un claro gancho. Menos completa que el citado primer adelanto pero con suficientes bazas para no desentonar dentro del que será su nuevo disco. Yo sigo dentrísimo.

Telepathy: Burn Embrace

https://f4.bcbits.com/img/a2488515565_10.jpg

No tenía en cartera al cuarteto instrumental británico Telepathy. El conocimiento de ellos viene a raíz de su nuevo disco, tercero en su carrera, y a la recomendación de cierta cuenta que tiene a bien recomendar a diario bastante buena mandanga. Al enfrentarme al enésimo disco instrumental y post-whatever lo primero que ha capturado mi atención ha sido lo jodidamente buenas que son las baterías por parte de su batería Albert Turek. En esta especie de sludge cinemático tienen a bien de introducir matices como blast beats como es el caso de la inicial Eternal Silence con sus sube y bajas arquetípicos de los post-metalero. Más incisivos que unos primeros Russian Circles o Pelican en pasajes concretos. Pariah y su clarividencia dejan unos momentos finales y riffacos de brocha gorda excelsos. El final de la misma es de lo más reseñable del conjunto con su explosión. Menos redondas me parecen las composiciones en las que pecan de algo de languidez. El tramo central del disco avanza como manda el post-metal de tomo y lomo con las salvedades de las inclusiones de esos dobles bombos y blast beats como arreones de mayor intensidad. Las capas de guitarras de Piotr y Richard Powley llevan el peso en mayor grado. En Aonaran y en virtud a las atmósferas creadas vuelven a captar mi atención con otro compendio de buen hacer instrumental. En la penúltima y ultima canción llega lo desenchufado, las voces y los arreglos de cuerda de la omnipresente Jo Quail. Los ecos y voces reverberadas de fondo de la final Burn Embrace me recuerdan al ritmo y melodía de aquella canción de Baroness Eula que cerraba el disco amarillo. Banda que asoma la cabeza y como mínimo merece una escucha a poco que andes en la onda del instrumental.

 

Umbra Vitae: Return to zero

Umbra Vitae "Return To Zero - YouTube

Otro proyecto más del admirado Jacob Bannon. El líder de Converge y Wear Your Wounds sigue en constante movimiento. Su nuevo proyecto responde al nombre de Umbra Vitae y en él se junta con peña de Hatebreed y Red Chord, entre otras bandas conocidas. Como si de unos Converge pasados al death se tratase el adelanto de la ópera prima, Return to zero, son apenas dos minutitos y medio del bueno de Bannon con su habitual rabieta y arropado por una combativa sección rítmica arrasándolo todo en un arranque violento. Algún matiz menos asfixiante se cuela más tarde. Siempre atentos al escuálido cantante ya que no suele fallar.

 

WuW: Rétablir L’eternité

https://f4.bcbits.com/img/a1764136320_10.jpg

Estaba megaexcitado desde que me adentré en los adelantos de este segundo trabajo del vanguardista dúo parisino WuW. Las sensaciones se han elevado exponencialmente cual curva de contagios del dichoso virus. Me está pasando en esta primera mitad de año 2020 con Francia algo similar con lo que me pasó con Alemania el año pasado en tanto y en cuanto discos como lo de Slift, Regarde les hommes tomber y sobre todo éste de WuW me están copando gran parte de mi dieta musical. Disco, por cierto, con una portada similar al Ion de Portal cromáticamente. El salto que pega la banda, visto en retrospectiva, con respecto del anterior Rien ne nous sera épargné es casi infinito. De unas raíces post y por querencia a la experimentación que ya estaba allí ahora cuajan una obra que a buen seguro volveré a analizar con la perspectiva del tiempo en Diciembre en lo mejor del año. Pelotazas para abrir con las más larga Ce silence qui nous délivre de tout con un desarrollo bien ejecutado donde hay guitarras saturadas, sintes darkwave y una magistral dirección que recoge esa querencia por expandirse con recursos de baterías propios del free jazz más loco y fluir con naturalidad hacia un doom sepulcral. Pura libertad desde un inicio por parte de Benjamin y Guillaume Colin. Las programaciones y sintes de Benjamin durante todo el disco hará que pienses en Noah Landis de Neurosis, en Ulver o en lo progresivo y experimental de Ex Eye. El lamento ahogado reverberado de comienzo del segundo corte da paso a un riff grueso y efectos con los que volar tejiendo una maraña de capas envolventes con un patrón que aislado sería simplísimo pero que explota con una fortaleza inusitada. Mención especial para el uso de la percusión y sinte de la outro en el que de nuevo dan una lección de como cambiarle la cara con naturalidad a una canción en el transcurso del minutaje. De las conocidas siguientes no hace falta añadir mucho más. Brutal la aportación de Bruce Lamont en el saxo- algo que me hace pensar en nuestros Orthodox- y que las baterías de Assiegé para le cris du sursis son la rehostia. No bajan en intensidad ni en imaginación en la final Dans l’intense clarté de la solitude. Emotivo inicio con un arpegio que firmaría su paisano Neige. Pero lejos de caer en la épica más facilona vuelven a reivindicar una experimentación en docenas de capas superpuestas creando otra magistral canción de transiciones angulosas y con una estructura vertebral en torno a esas programaciones de B. Colin. Libra por libra el mejor disco de mi 2020. Apenas mil visionados en Youtube de alguno de sus temas nuevos me hace pensar que es un diamante oculto que muchos no testarán. No deberían perderse este viaje desde casita. Una pasada. Ya han restaurado la eternidad.

Nueva Vulcano: Disney y resaca padre

Nueva Vulcano (2020)

Cambiamos diametralmente de espectro sonoro y enlazamos la nueva música compartida por los Nueva Vulcano. Otra muestra de orfebrería melódica del trío comandado por Artur. Disney y resaca padre consigue en parte alegrarnos con la estructura habitual de las canciones de la banda. Si ese era el cometido que la banda buscaba como comentaban al adelantar prematuramente esta canción, misión cumplida.

 

Mujeres: Algo Memorable

Algo Memorable, a song by Mujeres on Spotify

Otro trío catalán que ha compartido nueva música son Mujeres. Algo Memorable con ese sinte tan protagonista y su aire lo-fi de canción pequeñita pero con espíritu grande se eleva en unos tiempos difíciles en los que ver la luz se hace complicado. Muy distinta al pasado más cercano de la banda y a la hímnica Cae La Noche que tiene muchas papeletas para ser uno de los temas indies en castellano de la añada. Ojalá llegue el Verano, pasemos esto, un Festival, solazo y varias cervezas de más con estos nuevos temas de fondo. Molt bé!

 

Dawn of Ouroboros: The Art of Morphology

https://f4.bcbits.com/img/a1570037898_10.jpg

Otro disquito más de black atmosférico, post-black o como venga a llamarse eso que tanto se cultiva en el oeste norteamericano. Cuarteto de Oakland con largos desarrollos instrumentales y voces femeninas cortesía de su cantante Chelsea Murphy. Revivified Spirits destaca por alguna guitarra que se ve interrumpida por los berridos de la cantante para irse a terrenos mucho más aguerridos. A lo largo del disco de esta nueva formación se observan múltiples recursos y partes que no siempre encajan del todo pero entre los que hay momentos disfrutables. Es el caso de Lunar Cathexis conteniendo una primera mitad algo más común para evolucionar hacia una segunda mitad mucho más inspirada en virtud a una melodía que diría es sintetizada elevando la composición una enormidad. Como todo no es perfecto recurren para rematar la canción en cuestión a un fade out y un arreglitop algo random. El interludio de piano Gateway to Tenebrosity es bastante bello y es la misma escala melódica en cuestión del tema citado. Ese black de los bosques encuentra su momento en Spiral of Hypnotism donde la sintetización épica de fondo hay ratos que me saca un poco de quicio. Los pasajes casi death de Chelsea son una constante en casi la mayoría de canciones. Al igual que era destacable en Lunar Cathexis el trabajo del melo-black en Spiral of Hypnotism y sobre todo en la muy Harakiri for the Sky penúltima Serpent’s Charm reforzando la identidad de las canciones. Un descubrimiento que puede saciar la cuota sonora de estos sonidos a más de uno.

 

Dogleg: Melee

https://f4.bcbits.com/img/a1003084598_10.jpg

¿Necesitamos un disco ahora encerrados de esos joviales y festivos que nos hagan rememorar lo bien que lo pasábamos en aquellos lejanos conciertos sudorosos en sala? Lo necesitamos. Y es precisamente ahora mejor que nunca cuando sumergirse en discos como este vendaval de presentación de la joven banda yanqui Dogleg. Un disco para despertar del alelamiento, holgazanería y acomodamiento de sofá que al que nos hemos dado en esta cuarentena. Llega uno hasta la banda de Detroit liderada por Alex Stoitsiadis en una rara coincidencia de recomendaciones entre la modernuqui Pitchfork y laLiga Azkenera del ForoAzkena. Debo reconocer que por mucho que necesitase cierto chute de adrenalina en un primer momento durante la primera escucha de los 35 minutos de Melee pensé en una mera reinvención de lo que llevó a la relevancia en un primer momento a los canadienses Japandroids. Sin embargo, siendo ese el palo predominante del disco, el disco va entregando pildoritas para ir confabulando y acabes entregando la cuchara al final. Las guitarras punzantes ya se apoderan desde inicio en el derroche de energía que es una Kawasaki Backflip que lo tiene casi todo en apenas dos minutitos y medio. Hay cabida para los coros de puño en alto en Bueno y en Prom Hell en menor medida. En Fox y su post-hardcore melódico crudo y de sensación casera convencen y le pasan la mano por la carita a los citados Japandroids del último disco. Me gusta mucho la dirección que toman en Cannonball en un tema más trabajado más allá del recursos de la velocidad con una interpretación intensa de Stoitsiadis bastante creíble y con estrofas épicas de puño en alto así como ese coro final. También compro fuertemente el juego de guitarras de Headfirst en un arrebato más math en su paleta sónica. De esa influencia con cierta corriente emo bebe también la final Ender, por mucho la más larga de todo el tracklist. Desarrollo hacia la mitad del tema que es pura poesía. Una joyita escondida al final que termina por convencerme del todo. Pasan la prueba del algodón del hype de temporada y para mí es un sí rotundo. Y tiene pinta de ser un disco que crece y crece. Sorpresón en El Molinón.

 

Pyrrhon: Another Day in Paradise

Enter the Outre Metal World of Pyrrhon, If You Dare | The Village ...

El death metal técnico y progresivo de Pyrrhon no siempre me ha entrado de buena manera. Unas trabas que no impiden para que de vez en cuando me acerque a la propuesta de los de Brooklyn. Con la “metafórica” Another Day in Paradise adelantan su nuevo disco que se publicará a finales de Junio. Con su anterior What Passes for Survival cosecharon parabienes por parte de la crítica especializada por lo que habrá que estar atentos a la extrema y vanguardista propuesta de la banda de la costa Este.

 

Viva Belgrado: Más Triste que Shinji Ikari

Viva Belgrado publicarán nuevo disco en 2020 - Zona-Zero.net

Segundo adelanto de Bellavista y probablemente si juzgamos por aquel concierto de la VOL, elección de otro de los temas más rupturistas del nuevo álbum. En la canción Más Triste Que Shinji Ikari desaparece el registro más habitual conocido de Cándido y las guitarras de Pedro Ruíz y van un pasito más allá en esa evolución que sería Por la mañana, TempranoGuillotinasBellavista y finalmente este nuevo tema. A mí no me convence, no tanto por el factor de que no sea screamo o cercana al Flores, Carne sino por cierta sensación de déjà vu del uso de topónimos en el estribillo algo que ya les conocíamos de por ejemplo una muy superior Apaga la llum del anterior Ulises. Habiéndoles visto en directo, beneficio de la duda obviamente.

Un comentario en “Informe Musical Semanal consumiendo (post-metal) por encima de mis posibilidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s