Informe Musical Semanal tachando líneas de la agenda

904924

Me da que la regla esa de los 21 días y el adquirir algo como hábito permanente no va conmigo. Supuestamente ya el fin de semana pasado debería estar uno hecho a la coyuntura de aislamiento doméstico y al pasar las horas dentro de casa tanto para lo laboral como para el asueto. Y ciertamente, hasta esta misma semana, todo ha ido razonablemente bien en el ámbito de adaptación profesional como en la búsqueda de “matahoras” en sospechosos habituales como la música, lecturas, series o películas. Una suerte de encaje de muchas líneas en la agenda y su posterior tachado. Atravesar palabras con rayones para tolerar nuestros reproches internos ante la falta de estímulos externos. Creía ir por el buen camino, máxime teniendo en cuenta que tampoco es que en la última y actual etapa de mi vida haya abundado lo social y lo dinámico, sino más bien lo sedentario. Sin embargo, y quizás acrecentado por ciertas fatigas profesionales a todas luces relativas, esta semana mi organismo no ha encontrado el confort en sus horas de sueño habituales y han llegado algún que otro episodio de desvelo cual profeta de que eso de los 21 días y la asimilación de las rutinas es otra magufada sin mayor base que la complacencia para los que como uno van faltos de voluntad para según qué cosas. Quienes tampoco parecen haber desarrollado nuevos hábitos en este mes casi condicionados por la situación son nuestros artistas musicales. Como bien exponía Iván de la Nuez en un artículo, la mayoría de artistas ante el incierto panorama de su principal flujo de ingresos, directos, han optado por intentar copar espacio digital con presencia, sesiones live y un bombardeo que puede conseguir un efecto contrario al deseado. Acaparar y acaparar. Estar y que te vean para no desaparecer. Entiendo la reconversión y reciclaje de ideas de los artistas y su estrategia de generarse cuota de atención para que la “marca” no se devalúe como el mercado bursátil en tiempo de crisis pero no me cabe duda que en muchos casos responde más a obligaciones corporativas que a cierta impostada cercanía con sus fans. Estará divertido seguir el futuro inmediato post-pandemia en la industria musical.

Sweven: The Eternal Resonance

https://f4.bcbits.com/img/a1511473876_10.jpg

El death metal melódico escandinavo del nuevo proyecto de Robert Andersson, ex- Morbus Chron, ha venido como pintado en una semana de nubarrones grises. Su disco The Eternal Resonance rezuma esos sollozos ahogados -en ocasiones casi de vocalidad ronca- con una envolvente musical trabajadísima en un disco que es toda una sorpresa de principios de temporada. Los primeros compases del single Mycelia sin ser del todo representativos de la obra globalmente son de una punción y perfección absoluta y los habré oído un par de docena de veces esta semana. Me gusta que en la mezcla del habitual Magnus Lindberg (Cult of Luna) el bajo tengo sus momentos de presencia imponente acercandose a los Blood Incantation más proggies y benevolentes. También de aquellos primeros Opeth. Sin embargo, con la citada Mycelia mi cerebro activa automáticamente la conexión con el cercano Down Below de Tribulation. Influencias suecas de death melódico que brillan en el buildup final de Solemn Retreat – ojito al tramo preciosista que también bebe de Peaceville Records- y en la consutrucción más musculosa de de Visceral Blight. Esa especie de virtuosismo bien más luminoso que se cuela puntualmente en Solemn Retreat también está contenido en el solo de The Sole Importance. No menos importancia tienen en el disco tanto el inicio como el final. La intro instrumental The Spark con esa escala juguetona desenchufada es todo un disclaimer para quienes busquen otra concepción del death metal más extrema. Esos ramalazos y vertiente progresiva más limpia en Sanctum Sanctorum tienen sus mejor exponente en un ejercicio cuasiintrumental si no fuese por los ecos de rezos en latín que definen un disco calmo, de tono apesadumbrado y solemnidad acongojante. Notable y profundo álbum para semanas de desasosiego.

 

Moura: Moura

https://f4.bcbits.com/img/a3579463583_10.jpg

Tres han sido los avales de entrada para acercarme al primer disco de esta nueva formación gallega: Moura. En primer lugar el sello que lo publica: los paisanos de Spinda Records, en segundo término la recomendación en la Rockzone de Abril por parte del siempre atinado criterio de Gonzalo Puebla en materia nacional y por último una música intrínsecamente vinculada al folclore y raíces gallegas que han venido en un momento pintiparado cuando servidor ha andado últimamente leyendo las novelas policiacas ambientadas por aquellos lares de Domingo Villar. En el combo hay peña conocida de Lüger y Guerrera entro otros, y en su mezcla psicodélica intentan fundir lo enraizado en su patria chica con bastante acierto. Siendo uno un poco alérgico al folk espiritual algo turrero -véase el caso de Myrkur a la que difícilmente trago- he de admitir que el asunto me ha entrado como la seda. Da el pistoletazoEira con ese aire esotérico para luego convertirse en una composición de psych-prog muy cercana a lo que en el pasado me han ofrecido bandas como Pyramidal, The Last 3 Lines o The Soulbreaker Company. En de Interzona A Annexia y esos sintes espaciales tan oportunos encuentro la continuación natural al disco del año pasado de los citados alicantinos y algun son de los propios Atavismo con esas líneas zigzagueantes de guitarra que parecen querer arrancarse a cantar. Sublime el trabajo ahí de Diego y Hugo. O Curioso Caso De Mademoiselle X y su lento fraguar proporciona momentos más clásico/ácidos conjuntados con una experimentación final tan agradable como sugestiva. En Ronda das Mafarricas lo galaico toma mayor cuerpo si cabe durante la primera mitad y ceder finalmente el testigo a otro tramo de “guitarras melenudas” y Hammonds espaciales. Otro acierto de Berto y ya van unos cuantos.

 

 

Mamaleek: Come & See

https://f4.bcbits.com/img/a0687484033_10.jpg

El dúo Mamaleek no ponen las cosas sencillas. Su mezcla de una especie de hardcore experimental difuminado a lo Daughters con un background y solidez conductora del black metal central los convierte en una rara avis. Si a esos le sumas que Come & See está grabado con una máxima crudeza y en un directo casi a pelo, recogido por una Jack Shirley conocido por sus trabajos más pulidos con Deafheaven u Oathbreaker, la aventura está servida. En formato como banda, este tercer largo, hay ratos que parece una jam improvisada con gritos por encima y con un sentido de libertad bastante amplio. En la loca inicial Eating Unblessed Meat hay un poco de todo eso y más. También desafía la menos incómoda y más radiable “melódicamente” Cabrini-Green. El espíritu aparentemente rebelde en ocasiones se transforma en líneas crudas de gran belleza peor enmascarada detrás de distorsión y suciedad en parte por la dirección deseada de tomas en vivo. Elsewhere contiene patrones post-rockeros que no costaría ver en los citados también habitantes de San Francisco Deafheaven. La más tortuosa y bizarra Whites of the Eyes (Cowards) sería un soundtrack perfecto para la próxima película de Ari Aster. Menos comulgo con la parte final del disco donde las ideas empiezan a asemejarse a las oídas justo antes. En Street Nurse hay una guitarra destartalada desquiciante hacia el final que no termina de aupar el tema en cuestión como debiese. Finalmente We Hang Because We Must con ese espíritu de aceleraciones y arrebatos a lo free jazz tampoco me dice mucho más que el resto de compañeras de tracklist. No es un disco de pasillo de clínica dental -pese a esa flautilla final que se cuela- ni para escuchar de fondo mientras preparas uno de esos cuquibizcochos que ahora tanto gustan de lucir en las redes sociales. Gustarán quizás a seguidores de BIG BRAVE y los holandeses An Autumn for Crippled Children. Un renglón torcido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s