Informe Musical Semanal esquivando rebrotes y quemaduras cutáneas

math equation meme | Tumblr

Quizás con el panorama que hay fuera del confort de nuestras casas, y en concreto con la ascendiente preocupación por los rebrotes que van diseminando nuestra geografía con el dichoso virus y el sofocante castigo de las altas temperaturas habituales de la fecha, podría parecer lógico no tener ni chispa de ganas de pensar en vacaciones, planes estivales y demás mandanga social tan propia de estas fechas. Y sin embargo, aquí estamos. Contando una semanita apenas para volver a asistir a un concierto – en principio será el de Mujeres en el Parc del Fòrum el próximo Domingo– y con la vista puesta en la siguiente semana y unas merecidas vacaciones y descanso laboral que puede irse al traste si el confinamiento se materializa en la ciudad de Barcelona. Leo con estupor las actuales cifras de nuevos positivos y las tendencias, estadísticas y números asociados al contaje de datos oficiales en mi zona y me provoca una jaqueca tremenda al buscar la interpretación racional de la magnitud relativa detrás de los dichosos números. Ni porque uno haya estudiado cálculo infinitesimal y álgebra lineal consigue dar con la tecla para poner el solfa el baile constante de los guarismos. Angustioso. En lo estrictamente musical, la noticia mayúscula de esta semana ha sido el fallecimiento del merecidamente reverenciado Ennio Morricone. Triste deceso de una figura musical superlativa cuya ascendencia en los géneros habituales de este Blog, rock y metal, es tan notoria como esos usos de The Ecstasy of Gold por parte de Metallica en sus entradillas en vivo, las propias que hacían The Mars Volta con A Fistful of Dollars o el enlace de Man With a Harmonica previa a su Knights of Cydonia de Muse. Mejor no continuar por la senda de caer en eso que con tanto tino señalaban Parqusvr en su chanante tema Tom Petty y posar el ojo en la actualidad sin caer en la tentación revisionista melancólica del legendario compositor italiano. Arrivederci, Ennio.

Bell Witch and Aerial Ruin: Stygian Bough Volume I

https://f4.bcbits.com/img/a0339555290_10.jpg

Una semanas después del lanzamiento de este proyecto conjunto/casi split de Bell Witch al alimón con Erik Moggridge aka Aerial Ruin he sacado definitivamente un veredicto para un trabajo al que le pesa en exceso el conocimiento de la obra previa de sus integrantes. Me intento explicar. Las líneas trazadas anteriormente por ambas bandas estaban claras y aquí más que fusionarse durante la totalidad de la hora y poco que dura el disco, parece quedar demasiado señalada la personalidad de cada parte del ente total según el pasaje en el que estemos. Más allá de este asunto hay que reconocer que para quien haya comulgado con las propuestas previas de estos señores, de la oscuridad y lo compungido, encontrará aquí buenas razones para volar sin motor. The Bastard Wind es quizás el punto más brillante donde se fusiona el mundo letárgico folkie de Moggridge y el funeral de quilátes de bellezas del dúo de Seattle. Más cuesta arriba se hacen los siguientes casi 13 minutos apoyados en un inmutable arpegio de guitarra acústica de Moggridge en Heaven Torn Low I (the Passage) a la que se le echa en falta algún cambio de patrón final. Un hecho que llega en la siguiente Heaven Torn Low II (the toll) compartida como adelanto del disco en su momento. Una canción que suena demasiado obvia al sonido de Bell Witch. Un hecho que veo que no soy el único en apuntar tras leer la review de Pau Navarra para la Rockzone. Prelude devuelve a la cara de la moneda desenchufada con esos ecos de órganos arquetípicos para desembocar finalmente en otros 19 minutazos con más comunión celestial en The Unbodied Air. Ese lento crujido y épica final -que pese a conocida se disfruta igual- remonta la sensación global de no estar ante una colaboración obvia sin más, sino que parece con entidad suficiente para tener un presente y un previsible futuro como deja entrever el haber titulado a la obra con la coletilla del ordinario de primer volumen. La oscuridad se cierne sobre uno hasta cuando los rayos de sol más iluminan.

MSW: Obliviosus

https://f4.bcbits.com/img/a1336418655_10.jpg

Seguimos deambulando por el tortuoso camino que lleva al infierno de la mano de los moradores habituales de las sendas del doom extremo. En este caso el JuanPalomo es MSW que será conocido por los más cafeteros por su pasado como músico de apoyo en directo a A.L.N de Mizmor y sobre todo por su tropel de referencias bajo el nombre de Hell desde hace varios años. Tengo que reconocer que el mérito de ponerme en el radar de este nuevo trabajo es gracias a la inconmesurable labor de prescriptor de los rincones de lo extremo del gran Silver, forero de La Plazoleta del ForoAzkena. Mucho más digerible en cuanto a duración este trabajo que el anterior destacado en este post. En cuatro canciones el norteamericano nos roba el alma en base a unas dolorosas composiciones que automaticamente emparento con los magistrales trabajos lanzados por Mizmor que tantas horas de alucine me han proporcionado. El riff de entrada de O Brother ya enuncia grandeza antes de dar paso a lo magno de la voz aportada por la colaboradora Karli Mcnutt. La crudeza posterior es todo un viaje purgatorio de pecados y exorcismo de demonios internos. Como para no enamorarse con el blast beat, riffs y bramidos finales que coronan una canción más grande que Júpiter. En Funus es la labor de MSW al piano la que aporta el contrapunto conjuntamente con unas cuerdas y violines desgarradores en una pieza totalmente instrumental. Humanity arranca con un arpegio bajonero que unidas a las funestas cuerdas ya rezuma negrura y depresiva oscuridad por todos los poros. Una intepretación limpia y melódica vocal que igualmente te eriza el vello antes de la catarsis posterior con un tramo final excelso nuevamente. El broche final lo ponen los casi veinte minutos del tema homónimo en el que más pasajes y desarrollos tienen lugar de todo el disco. Guitarras reverberizadas, arreglos épicos, cristalinos tramos, oscuridad latente, purgación de doom extremo y acoples disonantes finales. Una bestiesa que se diría en catalán.

Svalbard: Open Wound

6 New Songs You Need to Hear This Week: 5/25/18 | Revolver

Un poquito descolocado sí que me he quedado al oír los primeros segundos de la canción que adelanta el nuevo disco de la banda de Bristol Svalbard. Su anterior disco del 2018 gustó en esta casa con esa combativa interpretación de Serena Cherry, sun frontwoman, y un hardcore de estructura melódico-fiero a partes iguales entretenido. Open Wound quiere sonar descaradamente épica sobre todo en los tramos más edulcorados con la voz endulzada y se queda un poco en tierra de nadie con unas guitarras envolventes aparentemente muy sobreproducidas. Me gustaría que ahondasen esa vertiente más cercana a Rolo Tomassi de temas pretéritos como Unpaid Intern que estos paisajes ensoñadores, que por otra parte hay que admitir que ya colaron en canciones como lorek anteriormente. Seguiremos atentos.

Pallbearer: Forgotten Days

Pallbearer - Metal Storm

Volvemos a los riffs arrastrados y a la melancolía del doom, aquí más melódico, de nuestros queridos Pallbearer. Muchísimas ganas de poder hincar el diente a la continuación como Dios manda del grandérrimo Heartless de un ya lejano 2017. Primer aperitivo es una Forgotten Days que aun cumpliendo su cometido me parece algo menor en cuanto a impronta e inventiva en los patrones de riffs y el habitual buen hacer a la guitarra de de Brett Campbell y Devin Holt. Ese solo y girito rozando el AOR también me acaba rechinando. Otros a los que darles el beneficio de la duda y tiempo.

Silversun Pickups: Toy Soldier

Silversun Pickups Release Reimagined Version of "It Doesn't Matter ...

Hubo un tiempo no tan lejano en el que a los angelinos Silversun Pickups se les consideró el next big thing del Arena Indie. Argumentos como sus primeros discos, Carnavas y Swoon, los situaba como sucesores más o menos naturales en una línea no tan lejana a Smashing Pumpkins o Placebo entre otros y la verdad que tenían temazos y ese factor especial para petarlo. Sin embargo, el paso del tiempo y unos discos siguientes bastante ramplones y desalmados han impedido que hayan dado nuevos pasos hacia arriba en el escalafón. Esta semana me he topado de nuevo con ellos a raíz de una versión de la sobada Toy Soldiers de Martika. Resuelta de manera efectiva y con ese estribillo tan característico en la voz de Brian Aubert.

Enslaved: Jettegryta

Enslaved archivos | SUMMA INFERNO

Reconozco que nunca me he tomado demasiado en serio la carrera de los noruegos Enslaved. No sé muy bien que prejuicio es el que da explicación a mi distanciamientos para con su música cuando el terreno del metal progresivo europeo suele ser caldo de cultivo de bastantes bandas que escucho con asiduidad. El caso es que el segundo extracto de su nuevo álbum a publicarse en Otoño, Jettegryta, ha captado en positivo mi atención como para incluirlos dentro de este repaso semanal. Épica casi vikinga y algún ramalazo proggie como cabe de esperar del longevo combo. Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s