TOP 25 Discos 2020 (I): 25-21

Qué es «El colapso», la serie de Filmin llamada a convertirse en historia  de la televisión

En 2020 han publicado discos nombres como Car Seat Headrest, Touché Amoré, Pallbearer, Bell Witch, Elder, IDLES, Triángulo de Amor Bizarro o Viva Belgrado. Lista de nombres con denominador común en que todos han entrado con alguna o varias referencias recientes en puestos de honor de los TOPS anteriores anuales de Antípodas Sonoras. Sus discos de este año, sin ser bodrios para nada, no han conseguido en su totalidad encaramarse a la selección final de 25 obras de este año. Hecho que habla no únicamente de un buen nivel de la añada musical -de lo poco a salvar a futuro de tan funesto periodo- sino del innegable factor que supone que las comparaciones a menudo son odiosas y también que uno es más permeable a la novedad que a lo conocido, al menos en caso de uno como yo que condimenta con bastante variedad la dieta musical. Tampoco entra el esperadísimo regreso de los Deftones. ¿Hubiese sido diferente la perspectiva para con Ohms de haber existido en un mundo paralelo sin Covid su concierto de Razzmatazz? Al final es una selección personal, quizás menos meditada que en años anteriores en cuanto a posicionamiento, pero igualmente recomendable en tanto y en cuanto, como se suele decir, no están todos los que son pero son todos los que están. Después de un parón de actividad considerable en el Blog que mejor que desgranar mi selección favorita. ENJOY!

25- Mogwai: ZEROZEROZERO (Soundtrack)

https://f4.bcbits.com/img/a4243984074_10.jpg

Empieza a ser bastante común en los últimos tiempos que parte de la parroquia de mi timeline reaccione con sensaciones encontradas antes las novedades musicales de los escoceses Mogwai. Fue el caso por ejemplo de la tímida -y probablemente justificada- alegría ante el single de adelanto del que será su nuevo álbum de estudio a publicarse en Febrero 2021. Leía por entonces aquello de “dejad de hacer Bandas Sonoras” por aquello de sus últimos pasos. Y si bien entiendo el trasfondo de la queja, no la comparto. Y es que la banda comandada por Stuart Braithwaite en algunos de sus scores para documentos audiovisuales han sido capaces de entregar composiciones trabajadísimas que van un paso más allá de la faceta más canónica de la primera parte de su laureadísima carrera como estandartes del post-rock instrumental de nervio, riff y crescendo. Me gustaron en cierto modo sus trabajos para el documental de Zidane y para KIN, y aún más grata ha sido la experiencia de ZEROZEROZERO. Una serie, la de Amazon Prime, que si por algo destaca es por una exquisita música que transita hábilmente entre pasajes sintetizados calmos a otros de mayor tensión. Hecho que queda reflejado perfectamente por esa dupla maravillosa y de contraposición que es la pareja inicial. Visit Me con un teclado arquetípico de Mogwai que puede recordar a los ecos de I Know You Are but What Am I? del, en ocasiones minusvalorado, Happy Songs for Happy People, o la posterior I’Jim Morrison, I’m Dead, si bien más minimalista en recursos como en naming del tema. Más allá de la valoración del engarce de la música con la plasticidad de las imágenes a las que va unidas, creo que Mogwai afianzan esa faceta más sintetizada de una evolución que quizás se retrotraiga al Rave Tapes, pasajes del Atomic y KIN e incluso a ciertas canciones del último Every Country´s Sun pero con una mayor soltura a la hora de no depender de recursos archiconocidos de su pasada obra. Para mí no suenan deslavazados ni flácidos en absoluto, al revés, con una dirección y pulcritud en los detalles que redondean un soundtrack que sobrevive y funciona más allá de su función principal, lo cual no es poca cosa en estos casos.

24- Moura: Moura

https://f4.bcbits.com/img/a3579463583_10.jpg

Psicodelia y ramalazos del folclore galaico es lo que han conseguidor captar en esencia una banda como Moura que se ha presentado en sociedad con un largo -no tanto en cuanto a cantidad de temas en el tracklist– editado por ese sello tan crack como es Spinda Records. Es quizás en bandas con pasado reciente en el sello gaditano en quienes podemos encontrar afinidades en unos riffs psicodélicos que a buen seguro gustarán a los seguidores de Atavismo. En algunos tramos deliciosos de Da Interzona a Annexia tienen esos dejes space de Hammod psicodélico con fraseos que redoblan a los riffs que tanto nos emocionan a los que empezamos a vislumbrar la adultez -o puretismo- rock. Probablemente los casi nueve minutos de dicha canción sean el momento donde más se alza el quinteto en su debut. La explosión final distorsionada tras una progresión psicodélica de manual es de mojar pan y volar sin necesidad de motor ni alucinógenos. Cuando discurren por un folk de raíces más marcado como en el desarrollo inicial de O curioso caso de Mademoiselle X o la más mística Ronda das Mafarricas tampoco desentonan para nada. Al final las desembocaduras en esos solos y chispazos más heavy psych me acaban conquistando con una propuesta que a los amantes del progresivo sin más etiquetas también tendría que acabar calando hondo. La cuota de representación de la Galicia Calidade este 2020 para Antípodas Sonoras no viene de la mano de titanes como Triángulo de Amor Bizarro o Sangre de Muérdago, que cerquita se han quedado eso sí, sino de un fresco debut de una banda que mezcla cositas de otras bandas patrias la mar de recomendables como Pyramidal, Guerrera, Atavismo, Melange o Grajo. Siempre en bien además leerse los créditos de un álbum en el que han sonado instrumentos que uno no pilota, es el caso de la zanfoña, o vihuela de rueda. El quinteto coruñés con miembros que han militado en referentes como Guerrera o Lüger consigue anotarse una de las sorpresas nacionales en clave rock y folk con un disco que desde Abril ha mandado en cuanto a progresivo nacional de 2020. Aplausos.

23- Slift: UMMON

https://f4.bcbits.com/img/a1086175569_10.jpg

Spoiler: no serán Slift el único combo de la vecina Francia en estas entregas de lo mejor del año para servidor. El trío de Tolouse con su segundo álbum obtuvo bastante cuota de hype en aquel primer tramo de 2020 prepandemia europea. Un disco como UMMON que arranca con una Blitzkrieg como Ummon poniendo toda la carne en el asador desde el primer segundo es como para enamorarse del garage psicodélico de la banda comandada por los hermanos Fossat. Cuando sacan músculo tienen todo eso que amamos del John Dwyer más vigorésico y arman un garage hipervitaminado con el en que engorilarse de mala manera. Ese acelerón final de It´s Coming o una Hyperion de rugidos significativos refuerzan la faceta más belicosa de los gabachos. Por contra también existen múltiples momentos donde se van más por las ramas en el sentido de una psicodelia tradicional como en las instrumentales Sonar y Aurore aux Confins hasta la más cálida y etérea Dark Was Space, Cold Were the Stars. En un término medio podríamos situar cortes largos como Citadel on a Satellite y Altitude Lake. Temas que me traen a la mente una evolución más garagera y menos stoner de lo que Elder ha intentado publicar este 2020 quedándose un poco a medias. Los setenta minutazos de duración pueden ser un peso para un disco que se corona en los momentos de mayor urgencia y fuzz pero los argumentos musicales que van dejando a lo largo del minutaje y cancionero bien merecen colarse entre las obras favoritas del año. Y quien eche de menos el fragor de los conciertos sudorosos que al menos se enchufe en casa la actuación de principios de año para KXEP y al menos tendrá un chute de adrenalina en vena para recordar épocas mejores. Allez les bleus!

22- Mujeres: Siento Muerte

https://f4.bcbits.com/img/a0898811675_10.jpg

En un año tan paupérrimo como este 2020, había que meter un disco buenrrollista en esta lista. Es el caso de Siento Muerte de Mujeres. Se han quedado fuera por los pelos los de Dogleg y Chubby and the Gang en líneas de sensaciones similares, que no musicales. Y pese a lo paradójico de una titulación de disco, casi oxímoron, el rollo yé-yé de garage pop es todo lo que le ha faltado a un 2020 escaso, por no decir vacío, de alegrías y jolgorios. Les sale la jugada excelente al trío barcelonés con unas composiciones en las que van soltando una buena pila de micro-himnos. Tú y Yo, Cae La Noche y A Veces Golpes de entrada ya es un festival en sí mismo. Se salta uno adrede una Besos que según la ocasión me parece notable o pop random. Esos coros jangle pop meets surf de A Veces Golpes son un jitazo patrio máximo de 2020 sin lugar a dudas. Más allá del gancho de los coros las líneas de guitarras ya se las hubieran apropiado si pudiesen los australianos Rolling Blackouts Coastal Fever para a mi modeo de ver algo insulso disco de este año por ejemplo. La segunda mitad del disco también deja una sensación de estar ante la obra más madura del conjunto. Auténtico Colapso o Todo Bien confirma a Yago sueltísimo en unas melodías vocales que brillan tanto como esas habituales luminosas líneas de guitara. La homónima Siento Muerte recupera el garage más machacón de tiempos pasados con resultados excelentes. El alocado final es digno de pogo de colofón final de bolo cuando se abra la veda y podamos disfrutarles presentando unos temas que probablemente en conjunto superan a Un Sentimiento Importante que ya les aupó otro escalón dentro del escalafón alternativo nacional. Lo naíf musical bien entendido hecho álbum. Diversión asegurada.

21- Dellafuente: Descanso en Poder

Dellafuente presenta “Descanso En Poder” – TIU | Future Music

Paren las rotativas. Un disco que se sale del tiesto habitual sonoro que se cuela entre mis favoritos. Más allá de chanzas, Descanso en Poder de Dellafuente me parece un disco de madurez absoluta de un artista que ya tenía la vitola de peso pesado dentro de la escena nacional de eso que ha venido a bautizarse de manera algo vaga con la etiqueta de urbano. Probablemente con muchos menos focos que un C Tangana o una Rosalía de turno y sin embargo con bastante más chicha que rascarle a una obra que en menos de media hora muestra al granadino sobrado de recursos en diversos campos. Con una temática que gira sobre la idea de la “muerte” del artista y posterior reinvención así como el recurrente tema del dinero asociado a la cara negativa vital del ser humano, algo que ya en su pasado tocó con buenos mimbres en Nana del Pordiosero. En la faceta de colaboraciones en busca de singles absolutos deudores de éxitos pasados como Guerrera o Ya no te veo le sale cara con Palante y Patrás, Flores Pa tu Pelo, Yalo Yale y Pa que no te duermas. Unos temazos que dejan en paños menores las supuestas bondades de El Mal Querer de Rosalía. Sin duda la pulcrísima, fina y acertada producción, con un Antonio Narváez a reivindicar, es probablemente el gran salto sobre su obra pretérita. Es el tono reflexivo de La Recomellía y la más conceptual Nubes donde sobresale por encima de la mayoría de propuestas que alguna vez he intentado que me entraran. En Nubes usa el recurso del coro final sin chirriar y aupando la épica de un tema que de primeras me parecía excesivo pero que a todas luces define la idea que ha querido plasmar el artista granadino. Esa vena flamenca de sus raíces tan sólo tiene ahora cabida en una Toco el Cielo que no es para mí. Hay que reconocerle al artista que dentro de su generación es, despojado de recurso y autotune, de los que mejor se defiende con su voz, algo que obviamente suma a la hora de pellizcar por ejemplo en Nubes. La cuotita andaluza de este TOP sin contar la parte proporcional de la siguiente obra en el TOP.

Un comentario en “TOP 25 Discos 2020 (I): 25-21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s