TOP 25 Discos 2020 (II): 20-16

Sindicatos de Policía cargan contra la serie Antidisturbios por presentar a  los agentes "como drogadictos y alcohólicos"

¿Y ahora en qué basamos la sostenibilidad cultural? ¿Ha existido en manera alguna ese concepto aplicado a la industria/cultura musical a lo largo de su evolución? Con la interrupción prolongadísima del circuito de conciertos y festivales, todo se ha ido, por resumir, más o menos al mismísimo garete. Hemos asistido a epitafios varios de salas de conciertos -especialmente dolorosa a nivel personal la “muerte” de la Rocksound barcelonesa-, a ausencia de estrategia clara y medidas contundentes en el campo cultural para salvaguardar tejido intrínseco de una pata cultural que no sabemos si ha quedado herida de muerte- lo cual por otra parte demuestra que sus cimientos eran nada sólidos- o si de aquí en adelante debe dar una vuelta de tuerca de bastantes grados a su modelo. Desde el punto de vista de consumidor encontrar soluciones que permitan echar adelante el asunto debiera estar meridianamente claro y sin embargo nos cuesta cambiar hábitos y vicios de nuestra era. ¿Seremos capaces de cambiar el paradigma de consumo musical vía streaming con modelo abusivos para los artistas? ¿Las plataformas de streaming con tres duros mal contados de donación piensan que somos tontos? ¿Es ahora más que nunca el momento de predicar con el “Support your local band”? Muchos interrogantes que iremos intentando resolver como sociedad de consumo de una industria musical en constante agitación. Tocará poner de la parte del consumidor más que nunca para que la parte del “chiringuito” que merece la pena vuelva a funcionar en cuanto sea posible.

20- Biznaga: Gran Pantalla

https://f4.bcbits.com/img/a4127936858_10.jpg

Cerraba la última posición de la tanda anterior de álbumes aludiendo a la parte andaluza. Y aquí seguimos con ese origen del 50% de la banda más el extra del origen del nombre de unos queridísimos por mi parte Biznaga. El tercer disco de los Biznaga era uno de los hitos musicales marcados a fuego en mi mente desde su anuncio. No era para menos, dado dos precedentes tan disfrutables como Centro Dramático Nacional y Sentido del Espectáculo que los situaba como punta de lanza del sonido punk ácido y melódico en castellano de los últimos años. Han volado siempre deprisa con canciones con talento a partes iguales en cuanto a patrones instrumentales y ganchos líricos de un escritor como Jorge Navarro que con esta nueva entrega se termina por consagrar muy por delante de muchísimos coetáneos que no alcanzan lo atinado de un tipo que aquí ha dado en el clavo en cuanto al concepto que obviamente se apodera de toda la obra. Reflexiones causticas que nos muestra ese lado desagradable de nuestro apego a la tecnología, algo de esa parte fea de esta era “pantallacentrista” que refleja metafóricamente la portada del disco. Es, por tanto, Gran Pantalla lo más ambicioso hecho hasta ahora por Biznaga, sin dudas, y les sale conjonudamente bien consiguiendo enlazar un buen puñado de canciones con ese hilo conductor que es el ente de “la pantalla” como denominador común de nuestro pecados posmodernos 2.0. Siguen teniendo el don de sacar pelotazos que corear cortitos y al pie como lo son 2k20, Motores de Búsqueda Avanzada – con ese coreable estribillo inquietante de “lo que busqué me encontró”- y mi favorita en cuanto a musicalidad Error 404 que en ciertas estrofas me recuerda a la fantástica Las Brigadas Enfadadas. Loas y alabanzas a un Álvaro García que tiene en su estilo vocal todo lo necesario para sonar reivindicativo, melódico, canalla y crítico a partes iguales. Un lucimiento el del cantante que redondea una ejecución coral de un cuarteto de trayectoria impecable hasta el día de hoy.

19- MSW: Obliviosus

https://f4.bcbits.com/img/a1336418655_10.jpg

En una primera aparición de proyecto one man-metal-band de este TOP nos encontramos con Obliviosus de MSW. En este caso el JuanPalomo es MSW que será conocido por los más cafeteros por su pasado como músico de apoyo en directo a A.L.N de Mizmor y sobre todo por su tropel de referencias bajo el nombre de Hell desde hace varios años. En cuatro canciones el norteamericano nos roba el alma en base a unas dolorosas composiciones que automaticamente emparento con los magistrales trabajos lanzados por Mizmor que tantas horas de alucine me han proporcionado. El riff de entrada de O Brother ya enuncia grandeza antes de dar paso a lo magno de la voz aportada por la colaboradora Karli Mcnutt. La crudeza posterior es todo un viaje purgatorio de pecados y exorcismo de demonios internos. Como para no enamorarse con el blast beat, riffs y bramidos finales que coronan una canción más grande que Júpiter. Hay tiempo para contrarrestar la tenebrosa oscuridad como en Funus con un piano que aporta el contrapunto conjuntamente con unas cuerdas y violines desgarradores en una pieza totalmente instrumental. Humanity arranca con un arpegio bajonero que unidas a las funestas cuerdas ya rezuma negrura y depresiva oscuridad por todos los poros. Una intepretación limpia y melódica vocal que igualmente te eriza el vello antes de la catarsis posterior con un tramo final excelso nuevamente. El broche final lo ponen los casi veinte minutos del tema homónimo en el que más pasajes y desarrollos tienen lugar de todo el disco. Guitarras reverberizadas, arreglos épicos, cristalinos tramos, oscuridad latente, purgación de doom extremo y acoples disonantes finales. Absténganse los que odian las producciones homemade crujientes y abrácenlo los amantes del metal extremo más primigenio y crudo.

18- Osees: Protean Threat

https://louderthanwar.com/wp-content/uploads/2020/09/unnamed-1.jpg

Como en aquel mítico capítulo La Constante de la no menos legendaria serie Perdidos se podría decir que la constante de todos los seriales de repaso anual musical de esta casa es que siempre se cuela John Dwyer y sus Osees, o como haya tenido a bien reabautizarlos cada año. En realidad como todo norma tiene su excepción y en 2019 no entró pero aquí estamos en 2020 y tenemos un Protean Threat como obra capital de lo lanzado por Dwyer en estos 12 meses. Tras un Face Stabber algo deslavazado en conjunto firman ahora una obra de una mayor dimensión y de consumo muy directo dados sus menos de cuarenta minutos donde no se van por los cerros de Úbeda en las habituales excursiones jammies de su pasado reciente. Tenemos un buen puñado de temas en los que las guitarras rugen y el fuzz se apodera de la maquinaria como la conocida Scramble Suit II, la velocista Dreary Nonsense, la brutalérrima hija bastarda de Gholü, Animated Violence y Overthrown pretéritas que es Terminal Jape o en otra línea la enajenada de Mizmuth y Persuaders Up! que da cierre. No menos disfrutables son la dupla seguida Gong of Catastrophe-probablemente mi favorita- y Canopnr’74 ofreciendo motivos suficientes para amar también a Dwyer cuando tira de riffs rarunos y arreglos más experimentales. La chulería del riff ahogado de If I Had My Way parece sacada de una secuencia de una película de Guy Ritchie, el sinte y la guitarra vacilona de Red Study es otra pieza más que notable de un conjunto que únicamente sestea en el tramo justo posterior al melocotonazo Terminal Jape. Sin sacar su mejor disco, los Osees siguen abonados al notable alto con cada nuevo lanzamiento y eso está a la altura de poquísimos, máxime sabiendo del ritmo de publicación de nuestro cagadiscos favorito del universo rock.

17- Loathe: I Let In and It Took Everything

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/A1%2BP-9xaTAL._SL1500_.jpg

El disquito hipster de la añada dirán algunos a efectos del cierto hype entre la comunidad metalera más gafapasta que supuso a comienzos del 2020 (pre-pandemia global) de este segundo disco de la banda de Liverpool Loathe. Si hay algo que supura en este I Let It In and It Took Everything es esa mezcla tan bien tejida de los momentos más propios de los breackdowns más recalcitrantes propios del metalcore -véanse los ejemplos de Aggresive Evolution y sobre todo la opresiva Broken Vision Rhythm y una Gored donde parecen un cruce entre Daughters y Code Orange- con un un compendio de pasajes más cinemáticos, melancólicos y voces limpias que recuerdan innegablemente al bueno de Chino Moreno y su intepretación con Deftones en discos como Ohms y Gore. En esa línea destacan la belleza de una Two Way-Mirror y la no menos hermosa Screaming en la que la línea de guitarra parece sacada de un Daniel Kessler de Interpol en sus días más inspirados. Es en Screaming y su conjunción de elementos donde más potencial vislumbran las armonías de Kadeem France y Erik Bickerstaffe si bien en canciones como New Face in the Dark y la preciosista A Sad Cartoon también lo clavan. Los arreglos y producción de los interludios como 451 days, la inquietante Red Room, la intro Theme y A Sad Cartoon (Reprise) más que sobrar dotan de un aura de magnificencia al conjunto tremendamente agradable. Los alérgicos a los intensitos pueden huir como de coronavirus de un disco que si por algo destaca es por sus buen hacer en la combinación de esos pasajes tan deudores de las armonías shoegazers y un encaje melódico con capas y bien de reverb en una producción a mi manera de ver sobresaliente. Otro guantazo es Heavy Is the Head That Falls with the Weight of a Thousand Thought donde el arranque parece que tiren por la vena blackgazer con una blast beat típico pero el asunto acaba por irse por derroteros más habituales del metalcore de bandas de la última hornada con cierto equilibrio técnico y garrulismo. Toda una agradable sorpresa que me ha enganchado absolutamente y a la que poco pero puedo poner meses después de su lanzamiento.

16- Auðn: Vökudraumsins Fangi

Vökudraumsins Fangi | Auðn

El tercer disco de los islandeses Auðn es igual de ininteligible que los anteriores -es lo que tiene el islandés para el españolito medio- amén de compartir con su predecesor Farvegir Fyrndar que es todo un melocotonazo de black metal de nuevo cuño. Publicado nuevamente con Season of Mist y con el respeto ganado hace 3 temporadas con uno de los mejores discos de black melódico/atmosférico de la década a nivel europeo, el sexteto tenía que tomar reválida para consagrarse como uno de los tótems a reinar de aquí en adelante en el género. Y vaya si lo han hecho. Quizás Vökudraumsins Fangi es menos obnubilante que el antecesor pero contiene todo lo que nos emociona de la banda condensado en un puñado de canciones. El inicio con el tema más largo del conjunto es una declaración de intenciones. Hjalti Sveinsson desgañitándose con esa marca especial de la casa que es el tono extra-angustioso en sus growls. Afilados trémolos en Einn um alla tíð y blast beats para entrar en materia. El single Eldborg muestra credenciales a nivel del batería Sigurður Kjartan Pálsson que durante toda la obra luce notablemente. En los claroscuros vuelven a coronarse como en el pasaje de respiro de la citada Eldborg o en las guitarras dobladas y el reverb luminoso de Birtan hugann brennir que parece hija bastarda de Skuggar del anterior álbum. Más fuerte es la apuesta en la hipercompacta y condensada en tan solo 3 minutitos Drepsótt o la fiereza del blast beat continuado de la también urgentísima Á himin stara. Sin embargo las 2 piezas que más brillan sobre el resto son una Ljóstýra que reluce quilates melódicos con su intruducción melódica para posteriormente alcanzar cotas de la oscuridad hiriente y fría que los norteños saben infligir como pocos y la perfectísima Næðir um. De Næðir um decir simplemente que es una de mis canciones favoritas de todo 2020. Una barbaridad en cuanto a recursos, intención y resultado. Solo por esos riffs excelsamente arrastrados y lamentosos de la introducción instrumental ya computa como temarral. Ojalá venga ya el frío para pasarlo con lo gélido de unos Auðn que no son flor de un día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s