TOP 25 Discos 2020 (IV): 10-6

Para gustos, colores. Y es que en la parte más noble de esta lista me estoy percatando que básicamente todo se podría meter en el cajón de sastre global del metal. Quizás solo 1 excepción, a la que llegaré en la entrega final. Otra tendencia de esta lista, ésta sin intención, es la casi nula presencia de mujeres. Si otros años artistas femeninas como Chelsea Wolfe, Emma Ruth Rundle, Anna von Hausswolff, Angel Olsen o grupos con presencia fémina capital como Slowdive, Grajo, Triángulo de Amor Bizarro o MONO han acabado entre mis favoritos, este año no ha sido el caso. Quizás perfectamente podría haber colado el de Kelley Lee Owens y sobre todo el de Emma Ruth Rundle con Thou pero finalmente no las metí cuando hice la selección definitiva. En listas de medios más generalistas sí que he visto nombres como los de Phoebe Bridgers, Fiona Apple y en el pop más global a Dua Lipa o Taylor Swift. Como aquí no somos de dar demasiadas explicaciones ni de rasgarnos las vestiduras en exceso, simplemente comentarlo como anécdota. Al turrón que ya estamos en el TOP 10!

10- The Ocean: Phanerozoic II: Mesozoic | Cenozoic

https://f4.bcbits.com/img/a0905132563_10.jpg

La continuación del disco publicado en 2018 por los alemanes The Ocean, que entró en el repaso de mejores de aquel año, difícilmente podía tener un inicio más brillante. Más allá del hilo conductor y lo geológico-conceptual del grupo hay que disfrutar de un un nuevo disco de Robin Staps y compañía en el que la banda se muestra en un estado de forma bárbaro. El comienzo del álbum es arrebatador con una dupla Triassic Jurassic / Cretaceous -donde vuelve a estar presente Jonas Renkse de Katatonia- que es uno de los mejores inicios de disco de este 2020. Más de veinte minutos totales de lo mejor del metal progresivo con una sección instrumental excelsa en dos temas épicos como dos soles. Cierto es que a partir de ahí todas las canciones van en una línea más directa. Por ejemplo en Palaeocene con colabo del sueco Tomas Hallbom – de los extintos y banda de culto Breach- parecen una banda más cercana al sludge abrasivo con pasajes post-rockeros que a su habitual post-metal de tintes prog. La transición de Eocene con ese arpegio ya conocido del primer tema sirve para que Loïc Rossetti se luzca en un registro limpio que también domina. Aún más redonda es la pieza instrumental cinemática Oligocene en el que los ritmos programados y sintetizados les sientan de maravilla a la banda berlinesa. Retoman el pulso con Miocene / Pliocene que rezuma elementos característicos de la banda por doquier con un estribillo ultra-melódico, unos derroteros ciertamente novedosos. La machacona a la par que bella Pleistocene apoyada sobre los teclados es todo un grower con Rossetti cantando maravillosamente sobre una plétora de arreglos excelentes. Esos coros y juegos vocales son una maravilla a nivel de producción y es otro de los mejores momentos del disco. La  intrigante Holocene  -en parte por la novedad vocal del batería, que con las baquetas se luce de lo lindo- pero algo escasa de fuerza, quizás se me antoja de lo poco que modificaría de otro disco de notable alto tirando a sobresaliente en el que Robin Staps y su cohorte se lucen de lo lindo demostrando el porqué son unos pesos pesados del género. Una pena que la pandemia haya tenido que posponer su tour que tenía previsto pasar en un mes por la península y que habrá que esperar a un Junio de 2021 que todavía no tiene certidumbres para estos eventos. Soñemos.

9- Izthmi: The Arrows of Our Ways

https://f4.bcbits.com/img/a1796041123_10.jpg

Desde Seattle llegó a principios de año uno de los mejores trabajos de black atmosférico. Sí, otro más. Y eso que en este año ha habido tela, y de calidad, que cortar en dicho palo. El difícilmente escribible nombre de Izthmi es ante el que responde una banda del puro underground de un sonido marcadamente influenciado por exitosas bandas del género como son sus paisanos Wolves in the Throne Room. To Traipse Alone… también remitirá con sus guitarras limpitas a la banda de culto Agalloch pero es mucho más que una copia barata de un subgénero ciertamente trillado con recursos algo efectistas en demasidas ocasiones. La intensidad de los growls y la imaginería propia y cambiante de los riffs les confieren cierto toque de libertad dentro de los parámetros archiconocidos del género. El uso de la melodía en la citada To Traipse Alone… está milimétricamente manufacturado como los mejores del género y redondean una de las piezas más completas de metal a secas del 2020.  El buen fluir entre temas debido a esos puentes de linealidad entre ellas también ayuda en la experiencia de conferir una identidad global al tracklist de esta ópera prima. Con un inicio en Chasm bastante sumergido en efectos y en un loop casi hipnótico para nada esperable de las etiquetas citadas entras en la mencionada To Traipse Alone… y a partir de ahí llega el gol por la escuadra de los norteamericanos. En … This Listless World vuelven a salir ganadores en el engarce de melodía contenida y urgencia más afilada sobre todo auspiciada por los blast beats. El juego de guitarras entre Autumn Day Schibret y Brett Tomsett en A Shout that Bursts Through The Silence of Unmeaning es de toma pan y moja con algún pasaje donde irremediablemente se cuela la influencia de la otrora banda de John Haughm. Si el final de este tema te parece grandérrimo, el broche de oro del tema homónimo te acabará por demoler con una exhibición técnica a la altura de los ungidos. Mejor debut del 2020 para servidor.

8- My Dying Bride: The Ghost of Orion

Resultado de imagen de my dying bride the ghost of orion

My Dying Bride puede argumentalmente defender que de los 3 de Peaceville son el conjunto que mejor ha sabido envejecer/madurar. Las esperanzas que servidor tenía puestas sobre su decimocuarto trabajo discográfico -se dice rápido- eran altísimas en vistas a dos adelantos tan brillantes como la apertura incomensurable del disco que es Your Broken Shore y la melancólica Tired of Tears que compartieron con antelación a su lanzamiento allá por el Marzo de eclosión pandémica. Citar la melancolía y los tintes oscuros tristones en la música de los ingleses debería a estas alturas ser redundante. No buscan en este disco tampoco dar un giro de 180 º en ese aspecto y ni falta que les hace. La fórmula de los cortes largos con cierta melodía arrastrada en las guitarras del bueno de Andrew Craighan también entran en To Outlive the Gods, en donde los arreglos de cuerda de Jo Quail y el violín de Shaun MacGowan juegan un papel tan importante como en Tired of Tears. La apesadumbrada y magna voz de Stainthorpe sin embargo brilla con más luz en otros cortes de la segunda mitad del álbum. En la línea gótica y con algún matiz más death a lo Your Broken Shore podríamos meter a The Long Black Land que quizás podría competir libra por libra por ser el tema más destacado del disco. Pelos como escarpias en la parte central y desarrollo instrumental con un Andrew Craighan dominando como pocos este arte del buildup. Menos me aportan la colaboración mas folkie de la cantante de Wardruna en The Solace, que parece creada por y para la transición entre las dos mitades del disco. En The Old Earth de nuevo rozan la perfección más absoluta y es que el arpegio de la intro ya es de lagrimita y su transformación en el riff denso a la par que ahogado cual lamento en mitad de la noche la elevan al firmamento. El doom gótico por el que forjaron la leyenda era esto. ¿Cuántas formaciones pueden pellizcar de esa manera? No muchas, ya les digo yo que con los dedos de las manos las contamos y nos sobran. Si este discazo fuera poco, con el EP Macabre Cabaret nos han regalado otras tres canciones dignas del nivelón de The Ghost of Orion, de hecho, pienso que con un par de cambios entre ambas obras el disco hubiese escalado al TOP 5 personal fácilmente. Toca quitarse el sombrero.

7- Vous Autres: Sel de Pierre

https://f4.bcbits.com/img/a1618483696_10.jpg

Advertíamos de la múltiple presencia gabacha en la primera entrega de este TOP cuando hablábamos del disco de SLIFT. Y aquí estamos, y ya adelanto que no acabamos. Vous Autres y su segundo álbum ha sido en mi fuero interno sólido candidato a pelotazo post-black metal del año. Cuando tiras la puerta abajo con un inicio apabullante de disco como es Onde ya uno entrega las armas desde bien prontito y cae rendido. Nueve minutos gloriosos de tormentoso black en el que las percusiones electrónicas y ramalazos industriales también tienen cabida sin desentonar lo más mínimo. Vesuve que también usaron de adelanto en la promo de su sello Season of Mist no le va a la zaga en cuanto a derroche técnico y tortuoso paso. Más ambiental aunque con tramos de blast beats incisivos. Ahí tras ese mayúsculo comienzo paran pulsaciones para fusionar lo orgánico del crepitar de un fuego con efectos sintetizados en una interlúdica Ecueil que queda hermanada en estilo y efectos con la final Nitre. La última usa como elemento natural evocador el cantar de varios pájaros para anudar alrededor la pieza más ambiental y con carácter de copar y ampliar el espectro sonoro con mayor dinámica en este segundo trabajo de los de Nantes. En medio tienen tiempo para una más continuista sobre el primer trabajo Sans Sèves y de una In Humus donde regresan al desarrollo largo que tanto rédito les otorga al inicio del disco. Introducción atmosférica que encajaría en un disco de Foscor e incluso en uno de Alcest y posterior catarsis blacker con trémolos y doble bombo acompañados de aullidos cortantes y fríos. El final épico es otro de los pasajes más entonados de todo el trabajo. Un disco que pese a haber sido editado por un poderoso sello del universo metal va a volar muy por debajo del radar en todos los repasos que hayáis leído o leereis y que sin embargo cuenta con suficientes razones para convertirse en la revelación underground metalera de la temporada en su ramo.

6- Gaerea: Limbo

Seguimos con el catálogo de 2020 de publicaciones del sello francés -la presencia por una y otra vertiente del páis vecino en esta lista se mantiene- de la mano del segundo trabajo de larga duración de los también vecinos, pero portugueses, Gaerea. El quinteto Gaerea es uno de esos nombres de la escena de nueva hornada black metalera europea no nórdica que más ruido viene generando en el último lustro. Y eso que la formación sólo cuenta con un EP, un disco publicado en 2018 que los catapultó, Unssetling Whispers, y un publicado a finales de Julio, este Limbo, con el que empiezan a consagrarse y asomarse a la liga de lo grandes nombres surgidos de la escena polaca, islandesa o griega en últimos años. Ciertas son las similitudes en cuanto a un sonido blacker de base melódica con Mgła o en patrones más épicos con los austriacos Harakiri for the Sky. Un comienzo de álbum tan espectacular y mayúsculo como son los 11 minutos de To Ain ya te ponen derechito y en órbita. Espectacular el trabajo de Nuno a las baquetas en un tramo final de blast beats digno del olimpo de bateras del género. Angustia y tonalidades oscuras con matices como decíamos son la base sobre la que se sustenta un disco con el suficiente dinamismo como para que dejarte con sensación de estar ante una banda con recursos suficientes para sacar la cabeza. Los trémolos y uso de cymbals nos remiten al sonido de los dos últimos álbumes de Mgła. La inclusión de coros y ciertos ramalazos más épicos en ciertas transiciones tampoco sobran. El catártico inicio de Glare con sus disonancias y blast beats es otro punto álgido del tracklist. Más arriesgada y saliendo de cierto patrón y zona de confort es el desarrollo instrumental de los primeros minutos de una Conspiranoia que libra por libra se presenta como candidata a pelear con los dos primeras temas a pieza más redonda de la obra. Menos extrema, sí, pero con unos cambios rítmicos y transiciones que acojonan tanto por lo compositivo como por la fluidez con las que se suceden. Dan muestra de confianza guardándose el tema más largo para el final. Trece minutos en los que acabar de darnos razones para auparlos como uno de los absolutos ganadores de 2020. Deja menos ojiplática que To Ain pero de nuevo el trabajo de baterías y afligidas voces nos endulzan otro alegato misántropo enrabietado más comedido en vigor, pero altamente adictivo en cuanto a trabajazo melódico. Tremenda francesinha nos han regalado unos Gaerea que deberían estar en todos los repasos de lo mejor del año de la prensa especializada metálica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s