Informe Musical Semanal sin batallitas

Imagen

Se cumple exactamente un año desde aquella declaración institucional para decretar el estado de alarma como consecuencia y respuesta a un avance y desarrollo descontrolado del virus SARS-CoV-2 en nuestro país. Seguramente habrán caído en la cuenta tanto si tienen buena memoria para las efemérides como si han vagueado actualizando sus respectivos timelines de redes sociales. Buena chapa está cayendo hoy de peñita contando su anecdotita de qué hacía o qué planes tenía antes del día que cambió el normal devenir y curso del pasado 2020 y, casi por extensión, 2021. Entiendo que mi generación, y adyacentes, al no haber vivido en primera persona hechos históricos que han marcado nuestra sociedad como puedan ser la Guerra Civil, posterior dictadura o la Transición tengamos que buscar nuestras propias fechas marcadas en rojo para construir narrativas. Pero una cosa es eso, y otra dar la brasa contando batallitas en tonito épico cuando, afortunadamente en la mayoría de casos, el sacrificio más grande que hemos hecho ha sido aguardar en casita un tiempo y cortar nuestra actividad social. A ver, que con esto no quiero decir que muchísima gente sí que ha sufrido, y sigue sufriendo, pérdidas-humanas o materiales-, o que el sector sanitario siga enfrentando una batalla real en primera línea, pero de ahí a apoderarnos todos de un discurso épico con tal de que te queden guapas las stories de este fin de semana o saques unos likes lastimeramente, hay un buen trecho. No sé si seremos la generación más preparadas en la historia de este país, de lo que no albergo dudas es de que somos la más cansina y menos original. Menos turra cuando no procede, amig@s.

King Gizzard & The Lizard Wizard: L.W.

https://f4.bcbits.com/img/a2018491224_10.jpg

Quizás por el hecho de empezar a verles como unos cansinos, o simplemente porque uno ande más con el ojo a vizor a otras tendencias sónicas, últimamente he descuidado mi relación con los entrañables australianos King Gizzard & The Lizard Wizard. En 2020 no les eché demasiada cuenta a colación de la cara de la moneda A que tiene su reverso-o en mi opinión más bien anverso- ahora en 2021. Hablo de L.W. como continuación de aquel K.G. de hace unos meses. Y sin embargo, por lógicas internas difíciles de explicar he vuelto a comulgar estas dos últimas semanas con ellos con un disco que a priori no tenía todos los ingredientes para reconquistarme. En ese viaje continuo de la banda en el que revisitan texturas, sonidos y facetas de sus distintas mutaciones, ahora tocaba de nuevo evolucionar su vertiente microtonal y de influencia de rock anatólico que les granjeó aplausos en el festín de 2017 con Flying Microtonal Banana. A mí, tengo que admitir, que aquel disco nunca me pareció de lo más acertado de aquella colección y añada. No obstante, su revisionismo sónico aquí sí que me ha entrado tremendamente bien. En los temas en los que esas guitarras y sonoridades lo inundan todo como en Pleura o sobre todo una Static Electricity que es tremendo “cumbiote” con el que armar tremendo cotarro arropado por las guitarras de Stu y Walker. No menos ácidas y psicotrópicas son East West Link -inicio cuasi imaginando un western con localización en Oriente Medio- y Ataraxia donde la afinación de guitarras es menoz bizarra y más convencional. Como casi en toda la obra ese registro en falsetto de Stu Mckenzie lleva el peso. Funcionan los recursos igualmente de manera acertadísima en la cantada por Ambrose Supreme Ascendancy con un teclado de aires orientales marcando tono o en la enajenación de See Me impulsada por un ritmo en iteración que te taladra el hipotálamo mientras la percusión te mueve el bullate. Espectacular. Y para colmo de buenas noticias para acabar se pegan un volantazo continuando esa deliciosa y favorita faceta de doom de cuerno quemado que entronca los ocho minutos y medio de K.G.L.W hacia su pasado con Infest The Rats’ NestThe Great Chain Of Being– partes concretas del Murder of the Universe. Si quisieran, sacaban los colores a buena parte del panorama actual stoner/doom. Estarán como una regadera, pero se han cascado un disco que entra directo a su Top-5 por no decir Top-3. Golazo por la escuadra.

An Autumn for Crippled Children: Carefully Breathing

An Autumn For Crippled Children prep new LP (stream a track)

A los holandeses An Autumn for Crippled Children no les he terminado de pillar el punto del todo pese a las loas que han recibido recientemente. Véase el caso de su anterior y reciente del 2020 All fell silent, everything went quiet y su habitual post black experimental con el que debería tener una mayor afinidad habida cuenta de mis gustos personales. Y sin embargo, no hago el click necesario. Con un año de decalaje ya tienen material de estudio nuevo para publicar continuación discográfica. Será en Mayo, titulada rimbombentemente As The Morning Dawns We Close Our Eyes -nombre digno del edulcoramiento nominal propio de unos Explosions in the Sky- y que abrirá el tracklist con la compartida Carefully Breathing donde exploran terrenos conocidos con una base influenciada por el shoegaze y voz afilada blacker. A ver si con este elepé es con el que definitivamente compro su música.

Bones of the Earth: The Empire Never Ended

Al trío de Arkansas Bones of the Earth es a unos a los que tengo fichados gracias al ejercicio de un sludge abrasivo, berraco y brutote de normal al que saben dotar de más texturas para convertirlo en algo más. Caso clarísimo es el segundo adelanto del que será su segundo disco en el que se coronan con una pieza larga de casi ocho minutos con un tramo post-metalero de muchos quilátes. Más que disfrutables los guitarrazos de Erik Ebsen como el tono arrastrado de las voces dobladas de los otros dos tercios del trío. Espíritu de YOB sobrevolando en ciertos desarrollos y riffs, todo bien. 2 canciones compartidas y por ahora 2 de 2.

Spelljammer: Abyssal Trip

https://f4.bcbits.com/img/a0668222468_10.jpg

Con una portada y un diseño de artwork que es amor a primera vista y con las credenciales de ser recomendados fervientemente en doomcharts me he encontrado con portentoso melocotonazo de stoner/doom desde Suecia de la mano de Spelljammer. No los pilotaba en absoluto, en parte probablemente porque su único disco de larga duración data del ya lejano 2015 y ahora han tenido a bien darle continuación con una obra de riffs densos cual cóctel de mercurio y petróleo a partes iguales que señala a las coordenadas habituales del género. Ya desde la entrada en Bellwether con el bajo atronando te peinan y dan movimiento a las cervicales. Mismos derroteros, los de la lentitud bien entendida, los que persiguen en Among The Holy con el referente de Sleep viniéndome a la mente unas poca de veces. Ese astronauta también se asemeja al “marijuanata” de la última obra del trío norteamericano. Algo de sus paisanos Monolord también hay pero que me aspen si no hay dosis de Matt Pike en ese remate final de la citada canción con un Robert Sörling presentando credenciales a las seis cuerdas. Aún mayor el solaquísimo en la final Silent Rift. La homónima hace gala de eso que pregonan en su bandcamp de “slow and heavy most of the time”. Diez minutos si cabe superiores a Among The Holy con un olor a válvula quemada que sientes desde la distancia mientras cabecesas sumido en un gozo absoluto. El solaco final pone el broche de oro a un temarral como una catedral. Los principales contrapuntos en cuanto a dinamismo y salirse del patrón citado en el disco vienen ofrecidos por Lake y Peregrine. La primera sorprende por el paso mucho más rabioso y rápido en baterías y riffs. Más sludge, por decirlo en términos de etiquetas. El segundo tramo a lo OM es también digno de mención y disfrute con el bajo de Niklas Olsson apoderándose de lo sinuoso del ritmo. Peregrine es un interludio instrumental más progresivo y con menos apego al resto de piezas. Echan el resto en el cierre con Silent Rift bajo la misma fórmula. Acabas los tres cuartos de hora como si tu hubiese dado una tunda un peso pesado. Muerte por aplastamiento. Brutales. Firme cantidato al TOP de final de año.

Bonus Track I: OSEES Snickersnee Levitation Session II

¿A quién no le gusta juguetear con una grabación 360º mientras tocan una juguetona canción los OSEES en directo?

Bonus Track II: Lewis Texidor y Derby Motoreta’s Burrito Kachimba

¿A quién no le gusta escuchar a un yanqui con acento andaluz comentar y sucumbir al temazo Gitana de los Derby Motoreta’s Burrito Kachimba? Inserte aquí su meme favorito de orgullod de patria chica andaluza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s